inicio quiénes somos normas de uso abreviaturas contacto

BÚSQUEDA DE TÉRMINOS



Acceso a búsqueda avanzada

TÉRMINOS RECIENTES

AGENDA CULTURAL
   Bodas de Sangre: Programación en Jaén
   Taller de creatividad dinamizado por Yanua para celebrar el Día Internacional del Libro Infantil
   Taller de fin de semana: Fotografía + Ciencia: fotografiando lo imposible



CON LA COLABORACIÓN DE



 
TÉRMINO
- RONDA
  ANEXOS
 
  • Ronda en la literatura  Expandir
  •     Entre Algeciras y Sevilla, completamente rodeada por altas montañas, está situada la ciudad de Ronda. Acá y allá se levantan algunas pequeñas colinas, tímidamente esparcidas, como si su presencia fuera una afrenta para las salvajes rocas de los alrededores. Las casas están amontonadas junto a las iglesias, que parecen majestuosas gallinas acuclilladas, con las plumas en desorden, mientras sus polluelos se apretujan contra ellas en busca de calor. Siempre hace mucho frío en Ronda. La primera vez que la vi fue una mañana, muy temprano: sobre la ciudad, una tenue neblina gris resplandecía al sol, y las montañas, opalescentes a la luz del amanecer, veíanse tan luminosas que apenas se hubiese creído que eran macizas; parecía como si se pudiera caminar a través de ellas.
        La gente, protegiéndose la boca con un pañuelo por temor a coger una pulmonía, marchaba muy deprisa, ceñidamente embozada en largas capas. Al pasar frente a las puertas entreabiertas veía a los habitantes de las casas sentados alrededor del brasero, caldeándose, pues los hogares son desconocidos en Andalucía siendo la copa, especie de vasija redonda de bronce, de bordes bajos, en la cual se colocan carbones encendidos, el único medio de calefacción existente.
        La altura y el frío prestan a Ronda una serie de características que recuerdan las de una ciudad de España septentrional. Los tejados son bastante empinados, las casas pequeñas y bajas, construidas para proteger del frío antes que, como en el resto de Andalucía, para proporcionar frescura. Pero los frentes enjalbegados y las ventanas enrejadas con sus celosías de madera recuerdan al viajero que se encuentra en el corazón del mismo país morisco. Y Ronda figura, por cierto, en crónicas y antiguas jácaras, como plaza fuerte de los invasores. La tempranura influye en los hábitos del pueblo, y aun en su apariencia: no hay holgazanes reunidos en las plazas, o junto a las puertas de las tabernas las calles están desiertas, y su amplitud torna más manifiesta la soledad reinante.
        Los primeros pobladores de la ciudad no tuvieron necesidad de hacer las calles angostas para protegerse del sol, y éstas son en realidad tan anchas que casas de ambos lados podrían ser tenidas sobre sus frentes, y aún sobraría espacio para el rápido arroyuelo que corre por el medio.

    W. Somerset Maugham
    De Andalucía.

        Ronda es una intrincada y antigua ciudad mora de tortuosas callejas, cuestas y bajadas. Las casas son pequeñas; las puertas están hechas del nogal de buena calidad que abunda en los valles de frutales. Los peros, samboas, ciruelas y melocotones de Ronda son proverbiales. Las damiselas, al contrario que las de la oscura Andalucía, son aquí frescas y rubicundas como las manzanas reinetas. Ronda es la fresca residencia veraniega de la gente rica de Sevilla, Ecija y Málaga. Es sumamente salubre y la longevidad es aquí proverbial: así vemos que Vicente de Espinel, nacido en 1551, murió a la edad de noventa años; fue uno de los mejores músicos, poetas y novelistas de España; tradujo el Arte de la Poesía de Horacio. Espinel había luchado en las campañas de Italia, y en su pintoresca narración de Marcos de Obregón nos cuenta sus propias aventuras; es de esta obra de donde Le Sage tomó cuanto material necesitaba para su Gil Blas.
        La longevidad de Ronda se expresa en un proverbio que dice: los hombres a ochenta son pollones. Estos duros pollos octogenarios, según Monsieur Rocca, solían esconderse en las rocas y divertirse disparando contra los centinelas franceses. La puerta fue reparada por Carlos V. El Alcázar, o castillo, es propiedad de los Girón, y el Duque de Ahumada es su gobernador hereditario. Los franceses lo volaron, al retirarse, por puro afán de destrucción, ya que está completamente dominado desde otras posiciones y, desde el empleo de la artillería, no tiene valor como defensa militar.

    Richard Ford
    De Manual para viajeros por Andalucía y lectores en casa.


        La vieja ciudad mora, la griega Ronda, decisivo campo de batalla en las luchas entre Cesar y Pompeyo, semeja estar colgada del cielo y dejada caer sobre una mole de piedra partida gala en dos. Pero, ¿quién descargó el formidable golpe en las entrañas del mioceno? Abiertas las vísceras terráqueas en gigantesca autopsia, nos sentiremos curiosos visitantes de un inmenso quirófano e cuya mesa se encuentra, a 320 metros bajo nosotros, la madre tierra. Intentamos adivinar. Por allí corre un hilillo, que parece sangre, a la hora del sol poniente. Es el Guadavelín, que, a quinientos pies, rodea la ciudad y atraviesa el oscuro y misterioso Tajo.
        Pocas ciudades podrían presentar un muestrario de puentes o acueductos como Ronda: el romano, el árabe, y el nuevo, que para orgullo de nuestra generación, tampoco desmerece de sus descomunales abuelos. (...)
        Ya de vuelta y como despedida... ¡la plaza de toros de Ronda! Todo un estilo y una filosofía, una forma de entender la vida, nos evoca esta magnífica estructura de piedra construida por la Real Maestranza para sus justas y torneos. Desde Pedro Romero, legislador y teorizante del arte de la tauromaquia, hasta aquel que “es de Ronda y se llama Cayetano”, un estilo personalísimo de toreo ha nacido y se ha cobijado en esta plaza. Toda ella es solera, tradición. Hasta hace poco, en un palco especial, asistía a las corridas la clerecía de la ciudad.

    José María Pemán
    De Andalucía.
 
ZONA DE USUARIOS
Usuario:
clave:
 

MUSEOS ANDALUCES
Almería
Museo de Almería
Cádiz
Museo de Cádiz
Córdoba
Museo arqueológico y etnológico
Granada
Museo de la Alhambra
Granada
Parque de las ciencias
Huelva
Museo de Huelva
Jaén
Museo de Jaén
Málaga
Museo Carmen Thyssen
Málaga
Museo de Málaga
Málaga
Museo Interactivo de la Música
Málaga
Museo Picasso Málaga
Sevilla
Centro Andaluz de arte contemporáneo
Sevilla
Museo Arqueológico


   Andalupedia © 2013 - Todos los derechos reservados      Señas de identidad      Aviso legal      Créditos  31 de mayo de 2020