inicio quiénes somos normas de uso abreviaturas contacto

BÚSQUEDA DE TÉRMINOS



Acceso a búsqueda avanzada

TÉRMINOS RECIENTES

AGENDA CULTURAL
   Bodas de Sangre: Programación en Jaén
   Taller de creatividad dinamizado por Yanua para celebrar el Día Internacional del Libro Infantil
   Taller de fin de semana: Fotografía + Ciencia: fotografiando lo imposible



CON LA COLABORACIÓN DE



 
TÉRMINO
- CABEZA, VIRGEN DE LA
  ANEXOS
 
  • La romería de la Virgen de la Cabeza  Expandir
  • El origen del culto a la Virgen de la Cabeza en Andújar (Jaén) se acoge a la mitología tradicional del hallazgo milagroso, tras la conquista castellana, de una imagen sagrada a la que se atribuye haber sido escondida en tiempos de la llegada de los musulmanes. En 1227 sería encontrada por el pastor de Colomera (Granada) Juan Alonso de Rivas. Desde entonces, con los altibajos de todo proceso histórico, se convirtió en la devoción con mayor atracción popular y simbólica de los territorios centro-orientales andaluces.
        La romería a su santuario de Sierra Morena, el último domingo de abril, está considerada la más antigua de Andalucía, organizándose al menos desde 1485 por un sistema de cofradía y mayordomía similar al que ha llegado hoy. El santuario y la fiesta adquirió muy pronto un destacado carácter supracomunal, contando ya en la segunda mitad del siglo XVI con 69 cofradías en representación de poblaciones castellano-manchegas y, sobre todo, de lo que hoy es Andalucía, destacando las provincias de Jaén y Córdoba (Valle del Guadalquivir y Subbética) y, en menor medida, Málaga, Granada y Sevilla. Los sucesivos intentos de supresión de estas cofradías en tiempos de Carlos III (1773) y con las medidas restrictivas del siglo XIX, no tuvieron demasiado éxito si tenemos en cuenta que en 1779 contaba todavía con 71 cofradías, y que éstas aumentan a 80 en el siglo XIX.
        En 2004 cuenta con 84 cofradías, de las que 59 acuden al santuario cada año (las demás celebran en los mismos días sus fiestas a la Virgen de la Cabeza en los respectivos pueblos, por lo que no acuden a la romería); una cifra que sigue aumentando, si bien en el transcurso de este tiempo no siempre se han mantenido las mismas poblaciones. En el presente continúan acudiendo algunas de las viejas hermandades castellano-manchegas (Toledo, Ciudad Real, Valdepeñas, Almodóvar del Campo, Alcalá de Henares), pero siguen predominando las andaluzas, manteniendo su importancia numérica las de Jaén y Córdoba, aunque también están representadas las provincias de Huelva, Sevilla, Málaga y Granada. En 1909, la Virgen fue declarada Patrona de Andújar y en 1959 de la diócesis de Jaén.
        Los rituales en honor de la imagen se desarrollan en dos espacios y con simbologías claramente diferenciadas: en el pueblo-comunidad de Andújar y en el santuario-supracomunal de Sierra Morena. Estarán siempre presididos por el mayordomo, cargo voluntario cuyo ejercicio conlleva un considerable prestigio, pero también cuantiosos gastos de representación. Con la particularidad de que quienes han ejercido de mayordomos, se integrarán después con carácter vitalicio en la junta directiva de la Cofradía.
        Los actos dan comienzo varios domingos antes al de la romería con el “Convite de Banderas”, consistente en el recorrido a caballo por las calles del pueblo de representantes de la cofradía y mayordomo, al sonido del tambor y haciendo revolotear las banderas, en lo que se considera un tiempo de preparación. La semana que precede a la subida al santuario es considerada vísperas especialmente festivas y las calles se engalanan para la salida de la hermandad. El jueves, los cofrades y mayordomo recorren de nuevo el pueblo invitando al conjunto de la población a acudir a la romería. El viernes llegan a la ciudad y son recibidos por la cofradía matriz las diferentes hermandades filiales; un acto que tiene lugar en el ejido del puente viejo, entrecruzándose las insignias y banderas al tiempo que se saludan y abrazan los hermanos mayores o mayordomos. Después, todas las hermandades, siempre presididas por la matriz, entran en el pueblo y se dirigen al ayuntamiento, en una comitiva de notable vistosidad por la presencia de abundantes caballos, vestimentas de los romeros y, sobre todo, de las grandes banderas que particularizan en el contexto andaluz, simbólica y estéticamente, a esta romería.
        Al amanecer del sábado, se inicia la subida al santuario, distante 24 km. de Andújar. La imagen está permanentemente en la Sierra, y sólo en situaciones excepcionales ha sido traída al pueblo. La comitiva estará de nuevo compuesta por los jinetes, insignias de las hermandades y romeros, quienes irán realizando diferentes paradas en el camino (Ermita de San Ginés, Puente de la Virgen). Paralelamente, como fenómeno en auge, por el camino viejo harán su recorrido las “peñas”, hasta encontrarse en el Puente de la Virgen con el resto de los romeros.
        La vitalidad de esta romería no sólo se manifiesta en el creciente número de cofradías y romeros, sino en los procesos de renovación que se han planteado de algunas de sus estructuras organizativas y participativas. A comienzos de los años ochenta surgieron las peñas, como asociaciones civiles desarrolladas al amparo de la romería, pero que tienen cada vez más un creciente protagonismo en los rituales romeros, organización de los mismos e incluso en la vida social de Andújar por la diversidad de actos sociales que protagonizan al cabo del año. Del éxito de esta adaptación social, da cuenta el hecho de que hoy sean ya más de un centenar el número de peñas de Andújar, Arjonilla y Marmolejo que cada año hacen su camino propio (distinto al oficial por donde irán las hermandades con la abundante comitiva de jinetes que la forman) y con una estética que recuerda los caminos de otras romerías de Andalucía occidental: carretas, música de flauta y tamboril, trajes de flamenca, bailes de sevillanas, e incluso el bautizo ritual de los nuevos romeros en el arroyo del Gallo.
        En la ladera del Cabezo, donde se levanta el santuario se encuentran las casas de las diferentes hermandades. Cuando los romeros lleguen en el transcurso de la tarde, las hermandades acudirán al templo a saludar a la imagen y después, en el resto de la tarde-noche, todo el Cabezo se transforma en un lugar festivo en espera del día siguiente.
        El domingo, la imagen es trasladada desde su camarín a las andas, que serán portadas por los devotos que logren hacerse un hueco bajo las mismas. Se celebra la misa, presidida por las cofradías de Andújar y Colomera, y seguidamente, en una procesión que durará en torno a las cuatro horas, la imagen sale al exterior para recorrer el cerro. El orden formal desaparece frente a la muchedumbre que se agolpa tratando de acercarse a la imagen con la finalidad de hacer llegar a los frailes trinitarios que, encaramados en las andas, cogen los objetos e incluso a niños para pasarlos (tocar) por el manto de la Virgen y devolverlos. De vuelta al santuario, la imagen retorna al camarín. El regreso al pueblo de los romeros se hará el lunes. Se descansa para el almuerzo en el Lugar Nuevo, y se entra en Andújar al atardecer, siendo recibida la cofradía y los romeros en un último acto festivo.
        La importancia histórica que ha tenido esta devoción se manifiesta hoy en el considerable número de poblaciones, del entorno territorial referido, que tienen a la Virgen de la Cabeza como patrona o celebran importantes rituales en su honor. Es el caso de poblaciones como Cañete de las Torres, El Carpio, Montoro, Priego, Rute, Valenzuela, Benamaurel, Motril, Zújar, Montijos, Andújar, Cazorla, Frailes y Ronda, entre otras. De entre todas, cabe destacar, en Almería, la romería (el domingo siguiente al 8 de septiembre) al santuario de la Virgen de la Cabeza en el Cerro de Monteagud, perteneciente al municipio de Benizalón, a la que acude también con hermandad la población vecina de Uleila del Campo. En otros tiempos eran 14 las poblaciones con hermandades que venían a este santuario, y aún hoy la imagen de la Virgen que alberga está considerada entre las principales devociones almeriense, caracterizada su romería por el considerable número de devotos que acuden andando desde muchos lugares. En Granada también destaca la romería (el último domingo de mayo) a la Virgen de la Cabeza en el Valle de Zalabí, perteneciente a la población de Esfiliana, a la que acuden numerosos peregrinos de los pueblos del entorno, con la peculiaridad de concentrarse en el día de la romería tres imágenes en el santuario: la que permanece en la ermita, y las que traen los romeros de Exfiliana (con un carácter comunal) y Jeres del Marquesado (propiedad de una familia de grandes propietarios Agu). Juan Agudo Torrico
 
ZONA DE USUARIOS
Usuario:
clave:
 

MUSEOS ANDALUCES
Almería
Museo de Almería
Cádiz
Museo de Cádiz
Córdoba
Museo arqueológico y etnológico
Granada
Museo de la Alhambra
Granada
Parque de las ciencias
Huelva
Museo de Huelva
Jaén
Museo de Jaén
Málaga
Museo Carmen Thyssen
Málaga
Museo de Málaga
Málaga
Museo Interactivo de la Música
Málaga
Museo Picasso Málaga
Sevilla
Centro Andaluz de arte contemporáneo
Sevilla
Museo Arqueológico


   Andalupedia © 2013 - Todos los derechos reservados      Señas de identidad      Aviso legal      Créditos  22 de noviembre de 2019