inicio quiénes somos normas de uso abreviaturas contacto

BÚSQUEDA DE TÉRMINOS



Acceso a búsqueda avanzada

TÉRMINOS RECIENTES

AGENDA CULTURAL
   Bodas de Sangre: Programación en Jaén
   Taller de creatividad dinamizado por Yanua para celebrar el Día Internacional del Libro Infantil
   Taller de fin de semana: Fotografía + Ciencia: fotografiando lo imposible



CON LA COLABORACIÓN DE



 
TÉRMINO
- ANÍBAL
  ANEXOS
 
  • Aníbal en Cádiz  Expandir
  •     “Juntó Hamílcar su ejército: partió de África el año 235, antes del nacimiento de Cristo, llegó á la isla de Cádiz con una armada numerosa, así en bajeles como en gente de mar y guerra, desembarcó sus tropas y empezó á preparar sus conquistas por las tierras de Andalucía, sin que conste que por parte de la ciudad se le opusiese resistencia.
        Su hijo Hannibal le acompañaba. Los gaditanos no podian prever que aquel niño de nueve años un día iba á llenar de espanto á Italia, y á ponerse á punto de destruir á Roma, arrasando sus alcázares, y templos y muros, como más tarde otro general asoló los de Cartago. Tal vez en el semblante de aquel niño se descubrirían los rasgos de aquella energía que no pudo enervar la vigorosa fuerza de las legiones romanas, y sí el abuso de las delicias en la confianza de una segura victoria.
        Otro joven de hermoso parecer pisaba las arenas de Cádiz en compañía de Hamílcar. Era Hasdrubal, más tarde su yerno, y heredero del mando militar de las armas cartaginesas en la península ibérica.
        Hannibal, antes de salir de Cartago, había prestado ante la sola presencia de su padre, puestas las manos sobre el ara de Júpiter, el juramento de nunca hacer amistad con los de Roma (…)
        “Rota la guerra con éstos, regresó Hannibal á Cádiz, y cubrió las aras y las paredes del tempo de Hércules con los despojos que había conseguido arrebatar de la vencida y casi abrasada ciudad de Sagunto. Allí con firme voz y corazón airado renovó los antiguos juramentos de su niñez: odiar hasta la muerte el nombre romano.
        De Cádiz siguieron algunos jóvenes de bizarros alientos á Hannibal, formando parte del ejército con que este se dirijió á avasallar Italia. Algunos se distinguieron por sus señaladas proezas. Silio Itálico nombra á dos de ellos enviados por su patria la ínclita Gades: el uno se decía Tartesso y el otro Héspero. No puedo dar la razon cierta de mi sospecha, ni menos entregar al silencio que sospecho que ambos nombres son puramente ficción de Silio Itálico. Tal vez hayan existido y alcanzado la fama que este poeta les atribuye. Honor es de mi patria la realidad de su existencia: difícil el comprobarla como el combatirla (…)
        Hannibal no sólo estuvo en Cádiz cumpliendo los votos que habia hecho a Hércules y obligándose con otros nuevos para conseguir la prosperidad en la campaña que iba á emprender, sino también recorrió una gran parte de Andalucía allegando á si la gente que pudo encontrar mas apta para la guerra. Al propio tiempo, para seguridad del territorio sin duda, hizo construir en las cimas de los montes de aquellos famosos torreones, conocidos siglos y siglos después por Atalayas de Hannibal, comunes también en otras provincias de España y labrados á imitación de los que en África se erijían”.

    Adolfo de Castro
    Historia de Cádiz y su provincia. Desde los remotos tiempos hasta 1814.
 
ZONA DE USUARIOS
Usuario:
clave:
 

MUSEOS ANDALUCES
Almería
Museo de Almería
Cádiz
Museo de Cádiz
Córdoba
Museo arqueológico y etnológico
Granada
Museo de la Alhambra
Granada
Parque de las ciencias
Huelva
Museo de Huelva
Jaén
Museo de Jaén
Málaga
Museo Carmen Thyssen
Málaga
Museo de Málaga
Málaga
Museo Interactivo de la Música
Málaga
Museo Picasso Málaga
Sevilla
Centro Andaluz de arte contemporáneo
Sevilla
Museo Arqueológico


   Andalupedia © 2013 - Todos los derechos reservados      Señas de identidad      Aviso legal      Créditos  22 de noviembre de 2019