inicio quiénes somos normas de uso abreviaturas contacto

BÚSQUEDA DE TÉRMINOS



Acceso a búsqueda avanzada

TÉRMINOS VISITADOS  


TÉRMINOS RECIENTES

AGENDA CULTURAL
   Bodas de Sangre: Programación en Jaén
   Taller de creatividad dinamizado por Yanua para celebrar el Día Internacional del Libro Infantil
   Taller de fin de semana: Fotografía + Ciencia: fotografiando lo imposible



CON LA COLABORACIÓN DE



 

HIGUERA

VOLVER
Ver fotografas
f. bot. Arbusto o arboli­llo ( Ficus carica ) que no suele superar los seis u ocho metros de altura, con corteza grisácea y lisa de la que mana un líquido lechoso e irritante al herirla. Tiene una copa muy amplia con relación a su altura, pues sus ramas son muy largas y casi horizontales, incapaces muchas veces de soportar su propio peso; las ramillas son pelosas, de color verdoso o pardo-verdoso, cubiertas de grue­sas cicatrices que dejan las hojas al caer. Las hojas se pierden en el otoño y son muy grandes, ásperas al tacto, largamente pecioladas, con el limbo palmeado que aunque en ocasiones no es lobado, la mayoría de las veces se hiende en lóbu­los más o menos profundos; tienen un color ver­de oscuro por el haz, algo más pálido y con pelos rígidos por la cara inferior y alternan sobre las ramillas. Las flores, tanto las masculinas como las femeninas, van encerradas en el interior de un receptáculo carnoso en forma de pera que lleva un pequeño poro apical y se sitúa sobre un pezón o cabillo corto y grueso; las masculinas en la parte apical y las femeninas en la basal. Estos receptáculos son los higos, que se vuel­ven carnosos y terminan por arrugarse y colgar sin fuerza sobre las ramas; los diminutos grani­tos del interior son los verdaderos frutos. Florece a partir de la primavera y maduran a finales del verano; algunas higueras, tanto de higos negros como blancos, producen otra generación de "frutos", las brevas y flores de higo respectivamente, que maduran por San Juan y San Pedro. Ciertas razas de higuera, so­bre todo las tardías, necesitan para producir fru­to que se cuelguen de sus ramas una ristra de cabrahígos, es decir,  higos de la higuera loca o silvestre, de donde toma el insecto espe­cial de la higuera ( Blastophaga psenes L. , un himenóptero) el polen que se necesita para rea­lizar la fecundación. Este proceso se denomina caprificación y es una práctica antiquísima (se­gún Teofrasto, era ya realizada por los griegos). En España se llama "cabrahigar" las higueras. El insecto hace la puesta en las flores femeninas del higo y de ellos nacen luego las larvas; a no ser que se eliminen los huevos. Se cultiva en Andalucía y otras regiones de clima suave. Habita en la región mediterránea y suroeste de Asia, y en Egipto se cultiva desde el año 4000 a.C.. Son frutos muy ri­cos en azúcares y vitaminas (A, B y C); gozan de propiedades laxantes, emolientes y, sobre to­do, son pectorales, muy buenos en cocimiento para la tos y enfermedades del pecho. La leche de higuera contiene enzimas proteolíticas y se emplea para eliminar las verrugas; tam­bién se usa antiguamente para cuajar la leche y hacer queso. La infusión de las hojas de higuera blanca se utiliza en medicina popular en el tratamiento de la diabetes. La madera es de pésima calidad, ama­rillenta y con abundante médula.

Para más información, visite Wikanda: http://www.wikanda.es/wiki/Higuera

 

 
ZONA DE USUARIOS
Usuario:
clave:
 

MUSEOS ANDALUCES
Almería
Museo de Almería
Cádiz
Museo de Cádiz
Córdoba
Museo arqueológico y etnológico
Granada
Museo de la Alhambra
Granada
Parque de las ciencias
Huelva
Museo de Huelva
Jaén
Museo de Jaén
Málaga
Museo Carmen Thyssen
Málaga
Museo de Málaga
Málaga
Museo Interactivo de la Música
Málaga
Museo Picasso Málaga
Sevilla
Centro Andaluz de arte contemporáneo
Sevilla
Museo Arqueológico


   Andalupedia © 2013 - Todos los derechos reservados      Señas de identidad      Aviso legal      Créditos  18 de junio de 2019