inicio quiénes somos normas de uso abreviaturas contacto

BÚSQUEDA DE TÉRMINOS



Acceso a búsqueda avanzada

TÉRMINOS VISITADOS  


TÉRMINOS RECIENTES

AGENDA CULTURAL
   Bodas de Sangre: Programación en Jaén
   Taller de creatividad dinamizado por Yanua para celebrar el Día Internacional del Libro Infantil
   Taller de fin de semana: Fotografía + Ciencia: fotografiando lo imposible



CON LA COLABORACIÓN DE



 

JAÉN, PROVINCIA DE

VOLVER
Ver fotografas Ver anexos
La provincia de Jaén se sitúa en el noreste de Andalucía, con una extensión de 13.484,5 km 2 , la tercera mayor de las ochos, y una población en el 2003 de 651.565 h., es decir, el 15.4 y el 8.6% andaluz respectivamente. Cuenta con 97 municipios, distribuidos en nueve comarcas: la de la capital y dos a este y oeste en el Valle del Guadalquivir, Lomas de Úbeda y Martos-Sierra Sur. Aunque ésta tiene parte montañosa, al igual que las comarcas de Sierra Mágina y Cazorla al sur y la de Segura al nordeste. Al norte se sitúan el Condado en Sierra Morena, donde se instalan también las dos comarcas restantes, Linares y Andújar, cuyas zonas meridionales participan del Valle.

Historia.  Esta provincia, como las demás de Andalucía, es creada en 1833, según la división realizada por el granadino Javier de Burgos, tras intentos y proyectos desde el XVIII como estructuras administrativas o intendencias al estilo francés. En el mapa de Prefecturas de 1810 aparece este distrito, aunque un poco ampliado por el norte, y en el proyecto de 1813 de Felipe Bauzá avanza por la Sierra de Alcaraz y el Calar del Mundo.

Precisamente esa zona pertenecía a la cora o provincia de Jaián dentro del Califato de Córdoba, estado andalusí independiente de Damasco, abarcando también el norte de las actuales provincias de Almería y Granada, correspondiendo, en cambio, los Montes (Alcalá la Real) y Mágina (Huelma) a la cora de Elvira. Era la circunscripción más extensa de Andalucía con una variedad de espacios y producción de olivar, cereales, vid, frutas, hortalizas, azafrán y seda. Contaba con varios distritos (Andújar, Martos, Baeza, Segura, Huéscar, Baza, Purchena), ciudades (Arjona, Porcuna, Bédmar, Úbeda, Quesada) y castillos importantes, como el de Tíxcar.

Con la fragmentación del Califato en Taifas, la de Jaén ocupaba a mediados del XI una gran extensión llegando hasta la costa de Motril, Antequera, Estepa y Cabra, pero a finales de siglo el potente reino de Sevilla comprendía buena parte de Andalucía. Y en el XIII la circunscripción de Jaén en el estado almohade es muy similar al contorno de la cora califal. Tras la conquista castellana, la comarca Sierra de Segura es donada a la Orden de Santiago y así aparece sustraida al reino de Jaén en vecindarios y cartografías (1594, 1750, 1789"). En esta última fecha están fuera de Jaén Chiclana, Beas, Siles, Segura, Hornos, Pontones, Santiago, Torres Albánchez y Benatae, recuperadas en 1833.

Límites.  La provincia adquiere los límites actuales con la incorporación del territorio señorial segregado y desaparecen como distritos propios para someterse al régimen común las llamadas nuevas poblaciones de Sierra Morena (La Carolina, Santa Elena, Fernandina"). Se mantiene una frontera septentrional muy antigua y sólida (Sierra Madrona, Despeñaperros"), por lo menos desde los comienzos de al-Ándalus, y así se recoge en el Real Decreto de 1833 ("su límite norte es el antiguo con La Mancha").

La separación con Córdoba se basa en el río Yeguas en Sierra Morena hasta llegar al Guadalquivir. Después la Campiña y, ya en el Subbético, otro río hace de límite, el Guadajoz, quedando definitivamente en Córdoba la zona de alternancia histórica de Priego y Mancha Real. La divisoria de aguas en los Montes (que otras veces pertenecen a Granada) marca las dos provincias. Y al este el límite con la ciudad de la Alhambra está fijado desde 1785 al menos, y coincide en parte con las cimas de la Sierra Segura, si bien el pasillo de Pozo Alcón está en el área de influencia de Baza.

Paisajes.  El paisaje responde a unas estructuras complementarias de montañas y llanuras, semejante al general andaluz: Sierra Morena, Valle y Béticas. Sierra Morena es el borde meridional de la placa tectónica europea, flexionada bajo la africana; plegada  en la era Primaria (movimientos hercínicos), muy erosionada antes del Triásico y elevada, rota y fracturada en los paroxismos alpinos de la  Terciaria. Su antigüedad e historia geológica explican la metamorfización y mineralización (Linares) y la abundancia de rocas duras (cuarcitas, gneis, calizas") con relieves escarpados (fallas y saltos, valles encajados, antiguos karsts), pero también formas desgastadas, antiguos pliegues erosionados y alguna penillanura.

Existen fuertes relieves y valles encajados, que a partir de Córdoba pierden la orientación hercínica para  colocarse de norte a sur y, ya en Jaén, en sentido suroeste: son las cuencas del Jándula, Rumblar, Guadalén y Guadalimar, más la cabecera el Guadalquivir, ya en el Prebético. Esta unidad no es Sierra Morena en sentido geológico, sino que se trata de materiales de la era secundaria, predominantemente calizos y de relieves plegados vigorosos. Son las sierras de Segura y Cazorla, asentamiento de un amplio Parque Natural con extensos pinares de varios tipos. En Sierra Morena se une a lo abrupto del terreno una vegetación de encinas y alcornoques con matorral predominantemente de jaras, como corresponde al mediterráneo silíceo. Es un paisaje verde, poco poblado,  con dificultades de comunicación con la Meseta, como puede apreciarse en Despeñaperros * , realidad y símbolo de frontera.

La Sierra Morena de Jaén es una montaña media, que no sobrepasa los 1.300 metros (Estrella, Cambrón, 1068), mientras el Prebético se sitúa en torno a los 2.000 (Pico Cabañas, 2028; Almorchón, 1.915; Blanquillo, 1.830). Está orientada al sur, aunque lógicamente también tiene laderas de umbría, y expuesta a los vientos dominantes del oeste. Después de pasar las montañas de Córdoba, la parte occidental provincial recibe una media anual de  500-600 milímetros, pero al este (por la influencia del las gotas frías mediterráneas y la altitud) llega a 600-700 y en Cazorla-Segura hasta 1.000 y más.

Esas altitudes y exposición hacen descender unos dos grados la temperatura media anual respecto al Valle (Jaén, 17º C) en las partes bajas y hasta cuatro en las superiores. Algo similar ocurre con las medias de los meses más fríos y calurosos, no distanciándose mucho la zona inferior de estas montañas y las campiñas en los valores medios de agosto. Las elevaciones jienenses (Sierra Morena, Cazorla, Segura" ) suponen un importante reservorio hídrico, dando lugar a los afluentes señalados del Guadalquivir y al mismo río Grande, con embalses como el Tranco de Beas, Guadalmena o Guadalén .

La segunda unidad paisajística es el Valle del Guadalquivir, antiguo mar (el Thetys), precedente del Mediterráneo, entre los bordes de las dos placas tectónicas mencionadas, una vez formadas las cordilleras Béticas. Las erosión del norte de éstas y de Sierra Morena va rellenando ese mar hasta formar el Valle, cuya zona baja aún era un lago (Ligustinus) en la época romana y hoy forman zonas de marisma en Sevilla y Huelva. La parte de Jaén se colmata antes, pero son también sedimentos recientes y blandos (molasas, arcillas, margas"), con modelados suaves de lomas, colinas y llanos  en la Campiña y terrazas cerca de los ríos, con buenos suelos en general, propiciadores de secanos y vegas, fáciles comunicaciones y asentamientos de población. En primer lugar Jaén y, luego, varios núcleos (algunos junto al río o sus afluentes ), como Andújar. A las buenas capacidades edáficas se une un clima mediterráneo con influencia continental por la lejanía del mar. En Jaén se registra una media anual de 600 mm. de lluvias, temperatura media anual de 17 ºC, y 8 y 28 ºC, respectivamente, en  los meses más frío y cálido.

El tercer tipo de paisaje está formado por el Subbético, o parte externa de las cadenas béticas (sierras de Mágina, 2.167 m., y los Montes: Pandera, Ahíllo, 1.500 m.), predominantemente calizo, con relieves de pliegues, fenómenos kársticos ( dolinas o torcas, simas, fuentes...) y una creciente presencia de cultivos, sobre todo el olivar. La disolución kárstica proporciona surgencias de agua, que favorecen regadíos y asentamientos. En conjunto es una montaña media mediterránea fraccionada, entre piedemontes y valles, a veces amplios, facilitadores de comunicaciones, con características térmicas similares a Sierra Morena. Su vegetación es mediterránea con abundancia de encinas y matorral calizo (romero, tomillo, brezo") y aquí nacen la cabecera del Jandulilla, Bédmar y Guadalbullón.

Economía.  En el paisaje agrario cordobés sobresale el olivar de forma nítida ( 87.3% de lo cultivado y 40 % del total andaluz ) y de él depende parte de la economía provincial, siendo la tercera provincia en porcentaje (50 %) de superficie cultivada (tras Sevilla y Córdoba) con tres puntos más que la media andaluza. Y, aunque es la quinta en regadíos (13%, Almería 24%), con tendencia a aumentar sobre todo en el olivar, el VAB del sector primario (casi el 20%) es el doble del promedio autonómico (10.3%) y no queda muy lejos del almeriense (24). Tras el olivar, cereales, leguminosa y tubérculos suponen el 6% del espacio ocupado, muy inferior al promedio (casi 23%).Y en los industriales (remolacha, girasol"), forrajes, hortalizas y frutas las cifras jienenses son la sexta parte (4%) de las andaluzas. Y  la vid sólo abarca el 0,1%.

Si hablamos de toneladas producidas, la aceituna de almazara alcanza nada menos que la mitad de la cosecha andaluza del 2003. Y es necesario añadir a este propósito  que el olivar tiene apreciaciones ecológicas y sociales que aumentan su mero valor económico. También está ligada a las condiciones naturales (pastos de Sierra Morena, Cazorla, Segura y Mágina) la cabaña ovina, el 63% del total de cabezas y el 14% de toda Andalucía, que da lugar a una industria derivada de cierta importancia. En el pasado, esta industria se complementaba con la minería, especialmente en la expoliada cuenca de Linares-La Carolina, ahora prácticamente abandonada: 73 establecimientos extractivos, también canteras, de casi 5.000 industriales.

La fabricación derivada de la agricultura (olivar,sobre todo) es la más destacable, con una cuarta parte de establecimientos y el 6% del VAB total, el triple de la media autonómica, localizándose en la capital y ciudades medias (Linares, Andújar, Úbeda, Baeza, Martos, Alcalá la Real"). El resto no se diferencia mucho de la pauta andaluza, destacando la metalurgia (Linares), textil, confección y materiales de construcción.

Como ocurre en las demás provincias, el VAB correspondiente a servicios es con mucho el más importante, aunque Jaén supone el porcentaje más bajo (52%, media andaluza, 64%) de las ocho provincias, sobresaliendo el  sector público. En las demás ramas, destacan el comercio, los transportes y las comunicaciones. No deja de ser significativo que lo considerado sector cuaternario (créditos, seguros, alquiler de inmuebles, servicios avanzados a empresas") queda por debajo, casi cuatro puntos, de la media andaluza. El turismo es importante en la capital, Úbeda y Baeza, sobre todo, por el atractivo de monumentos andalusíes y renacentistas; y la búsqueda de espacios naturales tiene una meta importante en el Parque Natural de Segura y Cazorla.

El producto interior bruto (PIB) gana cinco puntos  en la última década sobre el promedio cien andaluz, del que se sitúa en el 92%, mientras a escala estatal se mantiene en el 62%. En la renta familiar disponible, índice fundamental,  Jaén se sitúa algo por encima de la media andaluza.

Población.  Los efectivos demográficos de esta provincia descienden en los últimos tiempos, pasando de 674.345 en 1930 a 651.565 en 2003 (con un máximo de 781.228 en 1950), perdiendo peso relativo en el conjunto andaluz (del 14.6% al 8.6 en las dos fechas ). En gran parte se debe a la fuerte emigración, que en el periodo 1950-1980 arroja el mayor saldo negativo (diferencia entre lo que hubiera crecido naturalmente la población y los censos reales) de las ocho provincias, superior a los 400.000 efectivos, más de la mitad (el 54%, Andalucía el 30%) de la población de mediados de siglo. Se desplaza a distintos países de Europa, al área metropolitana de Barcelona, Madrid, Valencia, etc. y tiene todas las consecuencias conocidas en pérdida de recursos humanos y envejecimiento.

Por eso, hoy es la primera provincia con índice mayor (16.6%; media autonómica, 14.5%) de edades superiores a 65 años; a la vez que, resultado lógico, apenas llega al uno por mil de crecimiento natural (10,1% de natalidad y 9,2% de mortalidad en 2002) frente al máximo almeriense de casi 5% y una pauta andaluza de 2,7%. Y, de acuerdo con las cifras del Instituto de Estadística de Andalucía, la clasificación de la población activa en 2003 mantiene una tasa de activos inferior en tres puntos a la Comunidad Autónoma (41,6 %; 54 sobre la población de 16 y más años) y el índice de paro es similar al promedio. En la clasificación por sectores, el porcentaje de servicios (48%) es menor que el andaluz, en beneficio de los activos agrarios e industriales  (23 y 15; media autonómica, 12 y 10 ).

Jaén es la tercera provincia más extensa (después de Sevilla y Córdoba), pero con una densidad de 48,3 h./ km 2 , el 56% de la media andaluza (86,8% en 2003), si bien los núcleos con más de 20.000 habitantes alojan el 44% de la población provincial (Cádiz el 80%), bastante por debajo del total andaluz (64%), debido al inferior volumen de la capital en el contexto autonómico (la de menor población, 116.000 h).

Ciudades, comarcas y vías.  Ésta concentra sólo el 18% de la población, muy por debajo del índice máximo de Málaga (44%) y no muy lejos del mínimo gaditano (13%), situándose en una zona media de las ocho provincias respecto al segundo núcleo. Jaén registra el doble demográfico que Linares, mientras Córdoba tiene casi nueve veces más que Lucena; y, por el contrario, Cádiz cuenta menos población que Jerez, índice de 0,8%. El área o comarca de Jaén cuenta con ocho municipios más el de la capital, de los cuales Torredelcampo se acerca a los 15.000 y Mancha Real y Mengíbar a los 10.000. Es decir, no hay grandes núcleos.

La autovía Despeñaperros-Córdoba-Sevilla enlaza importantes ciudades: Linares (casi 60.000 h.) con un ramal de pocos kilómetros, La Carolina, 15.000, y Bailén, próximo a los 20.000 h. en una comarca con más de 100.000 h. Andújar, casi 40.000, encabeza otra comarca importante en esa ruta. De la capital a Torredonjimeno hay otro ramal rápido que enlaza la campiña de Martos (más de 20.000 h.) hacia Córdoba y, desde Bailén parte la reciente autovía a Granada y Motril, rozando la comarca de Sierra Mágina, pero a casi 30 km. de Huelma. El eje autonómico del Subbético (Alcalá-Priego desde Guadix) mejora mucho, pero sería necesario conectar Jaén y Úbeda con autovía, pues esta ciudad (más de 30.000 y Baeza, 15.000 h.) encabeza una importante área de influencia que se introduce en las comarcas de El Condado, Segura y Cazorla. Y, desde luego, habría que mejorar las carreteras de esas tres últimas áreas, un tanto desarticuladas en el oriente andaluz, pero de considerables valores ecológicos e históricos.    [ Gabriel Cano ].

 

 
ZONA DE USUARIOS
Usuario:
clave:
 

MUSEOS ANDALUCES
Almería
Museo de Almería
Cádiz
Museo de Cádiz
Córdoba
Museo arqueológico y etnológico
Granada
Museo de la Alhambra
Granada
Parque de las ciencias
Huelva
Museo de Huelva
Jaén
Museo de Jaén
Málaga
Museo Carmen Thyssen
Málaga
Museo de Málaga
Málaga
Museo Interactivo de la Música
Málaga
Museo Picasso Málaga
Sevilla
Centro Andaluz de arte contemporáneo
Sevilla
Museo Arqueológico


   Andalupedia © 2013 - Todos los derechos reservados      Señas de identidad      Aviso legal      Créditos  13 de noviembre de 2019