inicio quiénes somos normas de uso abreviaturas contacto

BÚSQUEDA DE TÉRMINOS



Acceso a búsqueda avanzada

TÉRMINOS VISITADOS  


TÉRMINOS RECIENTES

AGENDA CULTURAL
   Bodas de Sangre: Programación en Jaén
   Taller de creatividad dinamizado por Yanua para celebrar el Día Internacional del Libro Infantil
   Taller de fin de semana: Fotografía + Ciencia: fotografiando lo imposible



CON LA COLABORACIÓN DE



 

MÁLAGA, PROVINCIA DE

VOLVER
Ver anexos
La provincia de Málaga se sitúa en el centro meridional de Andalucía, lindando con Cádiz, Sevilla, Córdoba, Granada y el Mediterráneo, con una extensión de 7.308 km 2 "la menor de las ocho" y una población en el 2005 de 1.453.409 h., la segunda después de Sevilla; esto es, el 8,3 y el 18,5% andaluz, respectivamente, lo que arroja una densidad (200 h/km 2 ) superior a la media. Cuenta con 100 municipios distribuidos en seis  comarcas: la de la capital; una al este (Axarquía, con centro en Vélez Málaga) y otra al oeste (Costa del Sol, capital Marbella). Dos interiores de gran tradición: Serranía de Ronda y, al norte, con parte de la Depresión Intrabética, Antequera. Y, finalmente, el Valle del Guadalhorce, con varios centros (Coín, Álora).

Historia.  Estas tierras están ligadas al reino de Tartessos (hace 3.000 años), relacionado con una situación costera y geoestratégica, cerca del Estrecho de Gibraltar. Luego pertenece a la Bética romana, al Califato de Córdoba y a los reinos almohades (siglo XIII) y nazarí (hasta finales del XV). Pero como provincia, al igual que las demás de Andalucía, es creada en 1833, según la división del granadino Javier de Burgos, sin que existiesen antecedentes históricos estrictos. La cora califal de Rayya es lo más parecido, aunque la Serranía de Ronda y una parte occidental de Antequera formaban su propia demarcación, y por el contrario se integraban las tierras de Alhama. Entonces el puerto tenía menos importancia en comparación con la zona agraria del norte, tanto que la capital de esa provincia era Archidona, aunque destacaba Málaga, Antequera, Vélez, Suhayl (Fuengirola), Cártama y Ardales.

Tras la disolución del Califato, aparecen varias Taifas andalusíes, cambiantes en los límites, pero no coincidían ni con lo actual ni con la cora califal, estando unas veces repartido el territorio entre Ronda y Granada, y otras, entre ésta y Sevilla. El reino almohade del XIII recompone prácticamente la provincia del Califato y lo mismo ocurre  dentro del reino nazarí de Granada, donde las coras de Málaga y Ronda llegaban en ocasiones a la parte oriental de la Sierra de Cádiz y al Campo de Gibraltar. Tras la conquista castellana, las tierras de Málaga se integran en el extenso reino de Granada, salvo Antequera, que se incluye en Sevilla. En 1799 se crean en Andalucía dos provincias  marítimas, Cádiz y Málaga, y en el mapa de prefecturas de 1810 aparece una demarcación, no exactamente igual a la de hoy, existiendo por entonces otros proyectos y cartografías hasta que se define la provincia actual en 1833.

Límites. Si nos fijamos en la capital, hay un entorno de relieves desde los Montes de Málaga, al este, hasta las sierras del oeste (Agua, Tolox) que cierran el amplio y fértil valle del Guadalhorce. La Axarquía es una ladera de solana hacia el mar, ligada históricamente a Málaga (con un claro lindero marcado por la divisoria de aguas Guadalquivir-Mediterráneo); incluso con las tierras de Alhama, si bien ya en la edad Moderna (Censo de Floridablanca, por ejemplo, 1785) son distritos separados. No obstante, en el Real Decreto de 30-11-1833 se describe significativamente este límite: "A buscar el nacimiento de Riofrío por la Sierra de Alhama, y dejando esta ciudad con su término  y el de Zafarraya para la provincia de Granada".

Por el norte aparece muy claramente el añadido de la Depresión de Antequera, ligada a Málaga, Granada y Sevilla, según las épocas; manteniéndose después de la conquista castellana hasta principios del XIX, por lo menos, en Sevilla (en las prefecturas de 1810, poco más que un proyecto sí se le asigna a Málaga). Pero, curiosamente se impone el criterio de la división del Califato y del reino almohade, siguiendo cumbres del Subbético (Pedroso, Mollina, Caballos) desde "Almargen, por las vertientes al Guadalquivir y las Sierra de las Yeguas, al oeste de Fuentepiedra y de Alameda, hasta el Genil en la margen opuesta, donde está situado Benamejí" (R.D. 1833).

El límite oeste es también discutible por geografía e historia, pues encierra la Serranía de Ronda, cuyas vertientes occidentales están en la provincia de Cádiz, cuando incluso ahora muchos de esos pueblos se integran en el área de influencia rondeña para determinados comercios y servicios. Generalmente son circunscripciones distintas y, hacia el sur, llega a la costa relacionado con el curso bajo del Guadiaro; y, como suele ocurrir, las divisorias del litoral, sobre todo en otros momentos, vienen condicionadas por las terrestres. Con todo, no se debe olvidar que este análisis de límites, considerando naturaleza, historia y presente puede tener su interés cono conocimiento, pero es obvio que a veces "y quizás con mayor razón las provincias" integran espacios complementarios, asunto que da pie a considerar los paisajes.    

Paisajes. El esquema es sencillo en principio, formado por la Depresión Intrabética, parte de las cadenas penibéticas, con el valle del Guadalhorce, y la costa. La primera, entre las sierras subbéticas y penibéticas, se origina por el relleno de surcos y fosas debido a los aportes fluviales (limos, arcilla, arenas"), que después de los plegamientos alpinos se elevan por neotectónica y alcanzan casi los 1.000 m. de altitud, desencadenando un encajamiento fluvial muy fuerte, sobre todo en la parte oriental (cuenca del Guadiana Menor). Sin embargo, al oeste, la Depresión de Antequera, en el contacto con el Valle del Guadalquivir (del que le separan las sierras subbéticas de Mollina, Caballos, etc.) las pulsaciones orientales llegan débiles y la elevación fue mucho menor (Antequera se sitúa a 511 metros s.n.m.). Así los encajamientos son menores y se extiende una amplia llanura de clima mediterráneo con ligera tendencia a la continentalidad, cultivada en gran parte (con bastante regadío por extracción de acuíferos) y con buenas cosechas de cereales, leguminosas, olivar, plantas forrrajeras e industriales" Su situación crucial en el centro de Andalucía se va revalorizando, por otra parte, con autovías y proyectos de Alta Velocidad.

La Penibética es el resultado de los plegamientos alpinos, que involucran materiales calizos secundarios, similares a los del Subbético, pero también parte del macizo bético-rifeño con roquedo antiguo como el de Sierra Morena (pizarras, cuarcitas, mármoles") y mantos de corrimiento o desplazamiento de materiales, que complican las estructuras; concretamente aquí el complejo maláguide. Podemos distinguir varias unidades. La Axarquía (en árabe, el este), que se se extiende en la solana desde las sierras de Tejeda (2.065 m.), y Almijara (1.832), que presenta una diversidad de paisajes y una serie de pueblos de origen morisco entre vegetación mediterránea (encinas, matorral"),  cultivos de secano y vegas, donde la trilogía mediterránea da paso a invernaderos y cultivos tropicales: mango, aguacate, papayas, chirimoyas"

Los Montes de Málaga son el traspaís de la ensenada y el puerto, con alturas en torno a los 1.000 m., relieve más acusado que la Axarquía y valles encajados de la cuenca del Guadalmedina (en árabe río de la ciudad). La vegetación dominante es de pinos carrascos, encinas y alcornoques, con menos espacio cultivado que la Axarquía y también menos poblado, destacando Casabermeja.

El Valle del Guadalhorce se abre ampliamente de forma transversal entre las Sierras de Mijas y Almogía, para introducirse en un codo hacia el norte, encajándose por la sierra del Agua para formar un aparatoso desfiladero(Garganta del Chorro) en la Sierra de Abdalajís, y dibujar

otro codo "aquí sí parece de captura" y girar hacia el este en las tierras de Antequera. El clima mediterráneo, y hasta subtropical abajo, asciende por el valle propiciando unas buenas condiciones agrarias, donde los cultivos tradicionales, trilogía mediterránea y almendros, dejan paso a frutas, hortalizas y especies subtropicales. No falta la vegetación de quercus (cerca se halla el Parque Natural de las Nieves)  y destacan los pueblos de legado andalusí a orillas del río (Cártama, Álora), en los bordes (Coín, Alhaurín) y en las laderas.

La unidad penibética más occidental es la serranía de Ronda, cuenca interior, rodeada  de montañas (Líbar, 1.394 m., Salinas, Nieves, 1.918, Bermeja), con valles encajados e importantes ríos (el Guadiaro principalmente) de clima mediterráneo y lluvias en torno a los 700 mm, que sustentan una importante extensión de vegetación de encinas, alcornoques, quejigos y, sobre todo, pinsapos. La histórica ciudad de Ronda encabeza la comarca, pero en la Serranía se localizan multitud de pequeños pueblos de origen morisco. La última unidad paisajística es la costa, predominantemente arenosa y con clima mediterráneo, subtropical, sobre todo al este, que presenta un paisaje sumamente antropizado y casi una conurbación de pueblos, ciudades, urbanizaciones, hoteles" Desde Nerja a Manilva, pasando por Málaga y toda la Costa del Sol (Fuengirola, Marbella, Estepona")

Ciudades, comarcas y red viaria.  La mayor concentración de habitantes la tiene Málaga con un 40%, sin embargo su zona de influencia es menor que otras áreas metropolitanas, estando limitada por ámbitos funcionales muy claros como los de Costa del Sol, Valle del Guadalhorce, Antequera y Axarquía. Esto es propiciado por las características de La Hoya malagueña que han constreñido su expansión en beneficio de otras urbes, especialmente Ronda y Antequera. Las arterias principales para Málaga son la N-340 junto al litoral y la N-321 que enlaza con la A-92. Está por llegar próximamente la alta velocidad ferroviaria a la capital, que cuenta con una de las vías férreas más rentables de la Península en su conexión con Benalmádena, Torremolinos y Fuengirola, mientras que no hay continuidad hacia el litoral oriental.

Ronda y Antequera, cabeceras de sus respectivas comarcas, ostentan un grado de jerarquización por encima de su importancia demográfica; ambas ocupan una posición fronteriza, pero mucho mejor comunicada la segunda, con una reconocida vocación de centro geográfico de Andalucía, incluso con aspiraciones alguna vez de capitalidad. Su localización junto a la A-92, su ramal hacia Málaga y el más reciente hacia Córdoba, junto con el nudo de ferrocarril en Bobadilla, está siendo determinante en su reputación y en la recuperación demográfica de su núcleo cabecera.

Fuera de la Comarca de Málaga es la Costa del Sol la que más habitantes tiene con más de 230.000, acaparando Marbella un tercio del total, introduciéndose funcionalmente en el ámbito malagueño a través de la N-340, una de las vías con mayor densidad de tráfico de Andalucía. Esta autovía une los principales núcleos de la comarca: Estepona, Marbella y Fuengirola, siguiendo hacia el este por el área de Málaga. Resulta evidente la complicidad de esta vía con la expansión urbana en un litoral con turismo de marca.

Hacia el oriente de Málaga, Vélez-Málaga predomina incluso en registros históricos desde época andalusí, cuando ya era ciudad. Con más de 50.000 ha tiene un peso funcional claro dentro de la Axarquía, justificado también por su tradición de cabecera. Además de la N-340, paralela a la costa, hacia el interior cobran importancia las comunicaciones a través de la A-335, que enlaza hacia la A-92 en la provincia de Granada, y la A-356, que conecta con la variante que une Málaga con la A-92.  

Al noroeste de Málaga, la Comarca del Valle del Guadalhorce tiene una justificación natural, donde su capital, Coín, abarca un tercio de la población. No está bien articulada por su red viaria, constituida por carreteras de segundo orden, y una estructura que divide a la comarca en dos ámbitos, norte y sur, predominando la cabecera en el Sur mientras que en el Norte lo hacen Álora y Pizarra, que conjuntamente suman un volumen de población similar al de Coín.

Población.  La evolución demográfica de la provincia de Málaga es reflejo de su transformación económica. La categoría de importante centro económico y financiero en la capital y la concentración de habitantes en torno a la franja costera, la posicionan en segundo lugar en cuanto al volumen de residentes en Andalucía. Son en total 1.453.409 efectivos en 2005, lo que significa, como dijimos al principio, el 18% de nuestra Comunidad.

No obstante, este hecho no es constante a lo largo de la historia más reciente, ya que en los años centrales del siglo XX (y coincidiendo con las grandes corrientes de emigración hacia ciudades más importantes como Barcelona y Madrid y distintos países de Europa), Málaga se posicionaba en cuarto lugar en cuanto al número de población para Andalucía (por detrás de Sevilla, Córdoba y Cádiz o Granada, dependiendo del año que contabilicemos). Entre 1950 y 1960, la población se incrementa en 25.000 h., valor que hoy en día se duplica en tan solo un año. Esto es, entre 2004-2005 crece en 55.000 personas. Este es el resultado de un elevado crecimiento vegetativo (diferencia entre natalidad y mortalidad), que se sitúa por encima de la media andaluza, pues para el año 2004 estos valores eran del 4,1 y 3,4 por mil, respectivamente, siendo Málaga "sobre todo la comarca de la capital y la Costa del Sol" la tercera provincia con mayor crecimiento, precedida de Almería y Cádiz.

Con una edad media de 40,25 años, la población activa se encuentra por debajo de la andaluza (41,32 y 42,44, respectivamente) y el paro es menor. Así, 15 de cada 100 activos están en situación de desempleo en la provincia, frente a los 17 que serían en el contexto global de Andalucía. Es importante resaltar también el volumen de población extranjera. En 2001 suponían un 6% del censo (de los cuales el 67,5% provenían de la UE, el 15,6 de América y el 12,4 de África), lo que pone de manifiesto el fuerte poder de atracción que tiene el litoral malagueño (Costa del Sol, fundamentalmente) para una población (ingleses y alemanes) que disfrutan del clima tras su jubilación en los lugares de origen. Estos valores se han incrementado de forma muy considerable y, para el 2005, los extranjeros residentes son ya el 12,5%, registrando un mayor incremento porcentual los procedentes de América (que ahora suponen el 23,5%), aunque continúan predominando los europeos (59,1%), mientras que los africanos mantienen valores similares a los años anteriores (13,5%).

Economía.  Las grandes cifras de la economía manifiestan un crecimiento superior al autonómico. Así lo demuestra la variación del VAB total, que presenta unos valores del 9,3% para Málaga, frente al 8% andaluz, siendo ésta la tendencia desde 1996. La distribución del VAB es una radiografía de las características de la provincia donde existe un predominio de las actividades terciarias, con 75,6% del total, seguidas de la industria (incluida la energía y la construcción) con un 18,8%. Tan sólo el 5,6% pertenece a la agricultura, ganadería y pesca. En conjunto, el comportamiento del sector turístico y la construcción son determinantes para mantener el ciclo de expansión de la economía provincial.

El centro empresarial y financiero de la capital y la intensa actividad turística lleva a que sea la segunda provincia de Andalucía en aportación al VAB autonómico, en cuanto al sector servicios; tanto de mercado como de los demás (con un 19,5%, unos 13 mil millones de euros).  Prestando atención al sector turístico, habría que mencionar que, en 2004, 36 de cada 100 turistas (la mitad de los cuales provenían de la Unión Europea) que visitan Andalucía tienen como destino la provincia malagueña. Son en total más de 7,5 millones de personas que realizan un gasto medio de unos 40,4 euros al día.

El sector de la construcción, por el crecimiento de la capital, así como la proliferación de urbanizaciones en torno a la franja costera, está generando un VAB de más de 2.577 millones de euros, lo que supone el 24% del total andaluz, cinco puntos por encima de Sevilla. La evolución del precio medio del metro cuadrado continúa ascendiendo muy por encima de la media andaluza y en 2004 se habían finalizado 38.827 viviendas y estaban en construcción otras 42.963. Es decir, más del 30% de las residencias que se levantan en Andalucía se hacen en la provincia malagueña, valor entre 15-17 puntos porcentuales superior a Sevilla (en segundo lugar). Pero, del total de viviendas entregadas el año pasado, tan sólo un 6% eran de protección oficial.

La actividad de fabricación está creciendo lentamente. De hecho, Málaga es con diferencia la provincia que menos industrias está creando (únicamente un 2% del total andaluz ). No obstante, las inversiones en este sector son elevadas. En cuanto al número de establecimientos (aunque son más numerosos los de industrias de alimentación, bebida y tabaco, 18,7%), son las de material y equipo eléctrico, electrónico y óptico, las que mayor importancia tienen el contexto autonómico: el 22% de los establecimientos andaluces de esta categoría. El VAB para este sector asciende a casi 935 millones de euros, lo que supone el 10,5% del total autonómico, situándola en el tercer puesto en la aportación a Andalucía, detrás de Sevilla y Cádiz.

La variación interanual del VAB del sector primario es para la provincia menor (6,9) que el generado por nuestra Autonomía (18,5), lo que supone el 9,6% del total. Se está dando un fuerte crecimiento de la producción del olivar (en consonancia con Andalucía en general), las leguminosas, cereales y frutales no cítricos, mientras que el resto de cultivos presentan valores negativos. En total la provincia tiene una producción agraria de 773 millones de euros, el 8,7 % de la andaluza.

Según los datos de la Consejería correspondiente, la producción pesquera provincial (con las 5 lonjas: Caleta de Vélez, Estepona, Fuengirola, Málaga y Marbella) es en 2004 de 8.569 toneladas (un 24,5% menos que el año anterior). Esto supone el 13,5% del total andaluz, si bien asciende a casi 19 millones de euros, siendo la única provincia que experimenta una evolución positiva (3,3%) en el valor comercializado en las lonjas. Por último, los datos de la renta familiar disponible por habitante en 2003 (es decir, el nivel medio de los ingresos) se sitúa entre los 8.300 y 9.300 euros, presentando una variación de entre el 34% y el 42%, superior a la media andaluza, que está entre el 26-34%. [ Gabriel Cano / Jesús Gabriel Moreno Navarro ].

 

 
ZONA DE USUARIOS
Usuario:
clave:
 

MUSEOS ANDALUCES
Almería
Museo de Almería
Cádiz
Museo de Cádiz
Córdoba
Museo arqueológico y etnológico
Granada
Museo de la Alhambra
Granada
Parque de las ciencias
Huelva
Museo de Huelva
Jaén
Museo de Jaén
Málaga
Museo Carmen Thyssen
Málaga
Museo de Málaga
Málaga
Museo Interactivo de la Música
Málaga
Museo Picasso Málaga
Sevilla
Centro Andaluz de arte contemporáneo
Sevilla
Museo Arqueológico


   Andalupedia © 2013 - Todos los derechos reservados      Señas de identidad      Aviso legal      Créditos  30 de octubre de 2020