inicio quiénes somos normas de uso abreviaturas contacto

BÚSQUEDA DE TÉRMINOS



Acceso a búsqueda avanzada

TÉRMINOS VISITADOS  


TÉRMINOS RECIENTES

AGENDA CULTURAL
   Bodas de Sangre: Programación en Jaén
   Taller de creatividad dinamizado por Yanua para celebrar el Día Internacional del Libro Infantil
   Taller de fin de semana: Fotografía + Ciencia: fotografiando lo imposible



CON LA COLABORACIÓN DE



 

ASOCIACIONISMO

VOLVER
Ver fotografas
El denominado asociacionismo voluntario es considerado como uno de los signos de la modernidad. Aunque existen manifestaciones del mismo en otras sociedades premodernas, es a partir de la desaparición del denominado Antiguo Régimen cuando adquieren su mayor protagonismo e importancia tanto cuantitativa como cualitativa. El mismo está constituido por aquellos grupos de adscripción no obligatoria que, careciendo primaria y aparentemente de una finalidad explícita de carácter económico, profesional, eclesiástico o político, poseen una estructura organizativa formal, reconocida por sus integrantes "lo cual no quiere decir que su existencia tenga necesariamente un refrendo legal".

Dentro de este ámbito, por lo tanto, se incluye una infinidad de formas y tipos de asociaciones con los objetivos formales o expresos más diversos y con las finalidades y funciones informales o implícitas más variadas. Estas manifestaciones de la sociabilidad formalizada constituyen elementos fundamentales en la conformación y articulación de cada sociedad, adquiriendo en cada una formas propias que las dotan del carácter de marcadores de su especificidad cultural.

Los andaluces son definidos como poco dados a asociarse. Esta idea, basada en las formas y características que presenta el asociacionismo voluntario en otros países, aun respondiendo en cierta forma a los problemas de articulación social que en muchos aspectos presenta Andalucía, no se corresponde con la realidad. No sólo existe un rico tejido asociativo, sino que el mismo presenta además componentes y aspectos peculiares que se explican fundamentalmente en conexión con los condicionamientos socioeconómicos básicos y con algunos de los marcadores profundos que definen y configuran a Andalucía como pueblo y como cultura.

Principios estructurales.  En efecto, el asociacionismo andaluz, no alcanzando niveles muy altos si se emplean los parámetros habitualmente utilizados, de carácter casi exclusivamente cuantitativo, posee formas específicas no tenidas en cuenta desde la óptica antes mencionada, las cuales alcanzan una notable implantación y significación en la sociedad andaluza. Entre los citados principios estructuradores del asociacionismo andaluz habría que señalar:

"La polarización social que dificulta la constitución de asociaciones interclasistas, y que, en los casos de las que presentan efectivamente una heterogeneidad de clase entre sus miembros, su existencia se sustente sobre la negación simbólica de las desigualdades reales existentes entre los mismos. La mayoría de las expresiones de sociabilidad formalizada tienden a configurarse socialmente de manera horizontal.

"La importancia que, en conexión con lo anterior, tienen las relaciones personalizadas, directas y cargadas de afectividad, y la desconfianza en las relaciones puramente instrumentales y formales es otro de los factores que incide decisivamente sobre el tipo y las características del asociacionismo en Andalucía.

"La relevancia del espacio local como el marco fundamental en el desenvolvimiento de la vida social y política de los andaluces, de lo que es expresión más llamativa el localismo, determina también la escasez y debilidad del asociacionismo de ámbito supralocal.

"El relativismo ideológico que caracteriza en general a los andaluces hace posible la participación de los individuos en determinadas asociaciones, aunque la definición explícita de las mismas puedan parecer muy diferentes, y aún contrarias, a la ideología y los intereses con los que pueda identificárselos.  

"La importancia que tiene lo festivo, lo lúdico y lo recreativo en el desarrollo de un campo asociativo muy rico, en comparación con otro tipo de ámbitos: económico, profesional, político, sindical, religioso"

Algunos de los tópicos existentes sobre el asociacionismo andaluz, especialmente el que refiere a su debilidad y escasez, se sustentan sobre el desconocimiento o la minusvaloración de las formas, papeles y funciones que las asociaciones presentan y desempeñan en una sociedad, como la andaluza, con situaciones distintas y procesos históricos diferentes a las de los países anglosajones. Si, en éstos, las asociaciones presentan normalmente finalidades específicas y tienen un carácter inmediatamente utilitario, la mayor parte de las formas asociativas andaluzas poseen un carácter multifuncional más allá de su finalidad concreta, explicitada formalmente en su denominación y estatutos.

La pretendida "debilidad" del asociacionismo andaluz se basa en la aplicación de criterios cuantitativos que atienden casi exclusivamente al número de habitantes por asociación, sin tener en cuenta aspectos tan importantes, o más, para el establecimiento de la dimensión real del fenómeno, como son el grado de participación de los individuos en las actividades de las asociaciones más allá de su adscripción formal "ser bético, recreativista, rociero, coliblanco"", el nivel de concentración de la asociatividad "una sola asociación multifuncional puede incluir un número de miembros igual o superior al de varias asociaciones de finalidades específicas", la extensión de la influencia de las asociaciones y sus papeles de protagonismo en el desenvolvimiento de la vida de la sociedad local en la que se hallan insertas, la relación de las asociaciones con las estructuras, sistemas e instituciones sociopolíticos, o su importancia como referentes de identificación para colectivos, barrios, pueblos y ciudades. Mención especial, con respecto a esta función de reproducción de la identificación, debe hacerse a las múltiples asociaciones creadas por los emigrantes andaluces.

Cofradías y hermandades. Sólo la superación de los tópicos y prejuicios sobre el asociacionismo permite apreciar la importancia fundamental que, como formas asociativas, tienen en Andalucía las cofradías y hermandades, que no pueden ser consideradas como entidades de carácter exclusivamente religioso ni como elementos residuales de la sociedad estamental. Y algo parecido sucede con entidades como los casinos, círculos, peñas futbolísticas, taurinas y flamencas, las asociaciones deportivas y las recreativo-culturales de diverso tipo, las cuales, como aquéllas, actúan como espacios de sociabilidad e interacción social generalizadas, más allá de sus finalidades específicas.

Desde este punto de vista, hermandades y cofradías, casinos y peñas, sociedades de cazadores y de pescadores, y asociaciones recreativo-culturales constituyen, a menudo, auténticas instituciones políticas de notable importancia en la vida de las ciudades y pueblos andaluces. Instituciones políticas en el sentido amplio del término, como instancias que sirven de campo de acción para el establecimiento y desarrollo de las relaciones de poder entre los individuos y los grupos sociales, y como instrumentos para el logro del liderazgo y del control de dicho poder social.

Las transformaciones socioeconómicas de los últimos 30 años producen cambios importantes en estas asociaciones tradicionales, que experimentan, a veces no sin tensiones, una apertura, incluso en sus puestos directivos, a los nuevos sectores sociales emergentes, a los grupos más jóvenes y a las mujeres, lo que les supone una indudable activación, que contrasta con la decadencia, e incluso desaparición, de aquellas que no saben adaptarse a los cambios sociales "como puede haber sucedido con muchos casinos".

Al mismo tiempo, se origina la extensión de otras formas asociativas, muchas de ellas también de carácter recreativo-cultural, representativas de un modelo de sociabilidad más abierto y popular, distinto del que caracterizaba a la mayoría de las asociaciones tradicionales. Se trata, sobre todo, de diferentes tipos de peñas y asociaciones que responden específicamente a las nuevas condiciones sociales y que proporcionan a los miembros más activos de los sectores con mayor dinamismo en las sociedades locales vías para el acceso al prestigio y liderazgo social a través del desarrollo de sus redes de relaciones.

Frente a la crisis del asociacionismo vecinal de carácter cívico-político, y al carácter no pocas veces artificioso de las asociaciones juveniles, de mujeres o de la tercera edad creadas en las dos últimas décadas, al calor de políticas de promoción y participación impulsadas desde las administraciones públicas, son las asociaciones de carácter no explícitamente cívico o político, del tipo de las hermandades o las asociaciones deportivas, las que, con frecuencia, asumen el protagonismo de la participación ciudadana.      [ Javier Escalera Reyes ].

 

 
ZONA DE USUARIOS
Usuario:
clave:
 

MUSEOS ANDALUCES
Almería
Museo de Almería
Cádiz
Museo de Cádiz
Córdoba
Museo arqueológico y etnológico
Granada
Museo de la Alhambra
Granada
Parque de las ciencias
Huelva
Museo de Huelva
Jaén
Museo de Jaén
Málaga
Museo Carmen Thyssen
Málaga
Museo de Málaga
Málaga
Museo Interactivo de la Música
Málaga
Museo Picasso Málaga
Sevilla
Centro Andaluz de arte contemporáneo
Sevilla
Museo Arqueológico


   Andalupedia © 2013 - Todos los derechos reservados      Señas de identidad      Aviso legal      Créditos  21 de noviembre de 2019