inicio quiénes somos normas de uso abreviaturas contacto

BÚSQUEDA DE TÉRMINOS



Acceso a búsqueda avanzada

TÉRMINOS VISITADOS  


TÉRMINOS RECIENTES

AGENDA CULTURAL
   Bodas de Sangre: Programación en Jaén
   Taller de creatividad dinamizado por Yanua para celebrar el Día Internacional del Libro Infantil
   Taller de fin de semana: Fotografía + Ciencia: fotografiando lo imposible



CON LA COLABORACIÓN DE



 

PAQUIRO

VOLVER
Ver fotografas
(chiclana de la frontera, cádiz, 1805-1851). Matador de toros, de nombre Francisco Montes Reina. Toma la alternativa en Madrid el 18 de abril de 1831, de manos de Juan Jiménez Morenillo, que le cede la muerte de un toro de Gaviria. Discípulo de Pedro Romero en la Escuela de Tauromaquia de Sevilla, es un gran innovador de la Lidia, especialmente en la suerte de capote. Desde 1840 tiene una rivalidad histórica con Curro Cúchares, con quien comparte los mayores reconocimientos de la época. Se le considera un excelente lidiador, pero nunca es famoso ni actúa como un portento con la espada, sin embargo, es de fama su estocada atravesada. Durante años es el torero mejor pagado y el que más corridas suma cada temporada. Da impulso a la renovación de la lidia, aplicándole sentido artístico y creador, reformando el concepto de espectáculo taurino, por lo que se le tiene como al instaurador del toreo moderno. Escribe el libro Tauromaquia completa , donde fija su concepción del toreo. Con su nombre aparece el libro en el año 1836, obra del crítico taurino Santos López Pelegrín Abenámar, la más importante preceptiva taurina de todos los tiempos. Modifica el traje de luces, que alcanza una concepción muy parecida con la actual. Impone el uso de la gorra de torear, que en honor a su apellido se comienza a llamar montera.

Como algo propio de su valor recibe numerosas cornadas, que aunadas a una afición no demasiado discreta por la bebida, disminuye considerablemente sus capacidades taurinas. Se retira ya en la temporada de 1847 con fama de leyenda, sin embargo, decide regresar al ruedo en 1850 para ayudarse a financiar sus inversiones en el negocio del vino, que no le habían deparado demasiado éxito comercial. Lamentablemente el Paquiro que regresa no es el mismo que llega a torear 24 toros en dos días en Zaragoza entre el 13 y 14 de octubre de 1832. Fallece a causa de una cornada propinada por Rumbón el 21 de julio de 1850, que lo aleja definitivamente de los ruedos y le ocasiona una larga y dolorosa convalecencia de la que no habría de recuperarse. Es alumno del genial Pedro Romero en la Escuela de Tauromaquia de Sevilla, donde despunta muy pronto como figura. Alto, fuerte y elástico, de largas patillas, es el torero romántico por excelencia. Pasa Paquiro por ser un torero artista, inventivo y muy vistoso, principalmente con el capote, atribuyéndosele la invención del salto de la garrocha así como de varios lances de capa, entre ellos la majestuosa verónica, la tijera navarra y el abaniqueo.

 
ZONA DE USUARIOS
Usuario:
clave:
 

MUSEOS ANDALUCES
Almería
Museo de Almería
Cádiz
Museo de Cádiz
Córdoba
Museo arqueológico y etnológico
Granada
Museo de la Alhambra
Granada
Parque de las ciencias
Huelva
Museo de Huelva
Jaén
Museo de Jaén
Málaga
Museo Carmen Thyssen
Málaga
Museo de Málaga
Málaga
Museo Interactivo de la Música
Málaga
Museo Picasso Málaga
Sevilla
Centro Andaluz de arte contemporáneo
Sevilla
Museo Arqueológico


   Andalupedia © 2013 - Todos los derechos reservados      Señas de identidad      Aviso legal      Créditos  23 de octubre de 2019