inicio quiénes somos normas de uso abreviaturas contacto

BÚSQUEDA DE TÉRMINOS



Acceso a búsqueda avanzada

TÉRMINOS VISITADOS  


TÉRMINOS RECIENTES

AGENDA CULTURAL
   Bodas de Sangre: Programación en Jaén
   Taller de creatividad dinamizado por Yanua para celebrar el Día Internacional del Libro Infantil
   Taller de fin de semana: Fotografía + Ciencia: fotografiando lo imposible



CON LA COLABORACIÓN DE



 

PEINES, LA NIÑA DE LOS

VOLVER
Ver fotografas Ver anexos
(sevilla, 1890-1969). Cantaora, de nombre Pastora Pavón Cruz. Nacida en una familia aficionada al flamenco, no se encuentran antecedentes profesionales anteriores a su hermano Arturo Pavón, mayor que ella. Aun así, pertenece a una saga de larga tradición en el arte jondo, pues su padre, Francisco Pavón, gitano empleado en una herrería, dominaba el cante de la fragua; al igual que su abuelo materno, Tomás Cruz, conocido en Arahal por sus tangos. Los primeros pasos de Pastora Pavón en el flamenco se producen a temprana edad, con apenas ocho años, en la Feria de Sevilla. Pero no es hasta 1908 cuando da el salto profesional, en el café del Brillante de Madrid, ciudad a la que había acudido para visitar a unos familiares. En su primera actuación sorprende al público, entre el que se encontraba presente el pintor Ignacio Zuloaga. Éste, admirado por la fuerza de su cante, decide llevársela a Bilbao para presentarla en el café de las Columnas. Tras una larga temporada actuando en diferentes tablaos españoles, decide regresar a Sevilla ya con el seudónimo de Niña de los Peines. La siguiente oportunidad es brindada por El Pena, cantaor que la hace debutar en el café de la Marina de Málaga. De allí pasa a Jerez, donde interviene en la taberna La Primera por ocho duros la noche. En 1910 graba una serie de diez discos para el sello Zonophone, con Ramón Montoya a la guitarra, y es contratada en los mejores teatros de Sevilla, compartiendo escenario con artistas de la talla de el Niño de las Marianas o Antonio Chacón, uno de sus grandes referentes. Los periódicos la anuncian entonces como la "reina del cante flamenco"

La ópera flamenca.  A mediados de los años veinte, la carrera artística de la Niña de los Peines alcanza mayor notoriedad, al enrolarse en las compañías de ópera flamenca financiadas por empresarios como Montserrat y Vedrines. A diferencia de otros cantaores, como su propio hermano Tomás Pavón, no tiene ningún prejuicio para cantar en plazas de toros ante una audiencia multitudinaria, ya que de sus ingresos dependía la economía familiar. Años más tarde, Pastora Pavón contrae matrimonio con Pepe Pinto, con quien comparte escenario y compañía. Al estallar la Guerra Civil, ambos se encontraban trabajando en Jaén y de allí decide trasladarse a Madrid por cuestiones de seguridad. En la capital española permanece durante todo el conflicto, prácticamente retirada, sin poder regresar a Sevilla para ver a su hija y familiares. El 19 de agosto de 1937 participa en el cine Salamanca de Madrid en un homenaje tributado a García Lorca, a quien le unía una entrañable amistad desde la participación de la cantaora en el Concurso del Cante Jondo de Granada en 1922. Posteriormente, en 1933, el poeta granadino le dedicaría unas palabras de elogio desde Buenos Aires: "Maestra de gemidos, criatura martirizada por la luna, voz de máscara gitana a quien el duende pone mejillas temblorosas de mujer recién besada".

Nada más acabar la guerra, Pastora Pavón y Pepe Pinto regresan a Sevilla, uniéndose a la compañía de Concha Piquer, que por entonces representaba con éxito "Las calles de Cádiz", obra de Ignacio Sánchez Mejías, anteriormente estrenada por La Argentinita en 1933. Después de completar varias giras con este espectáculo, la Niña de los Peines decide retirarse y participar únicamente en algunas fiestas y homenajes dedicados a sus compañeros. No obstante, en 1949, su marido Pepe Pinto prepara su regreso a los escenarios con la obra "España y su cantaora". Tras su primera representación, aclamada por el público sevillano en el teatro San Fernando, el espectáculo gira por diferentes ciudades sin cosechar los resultados económicos esperados. La empresa está a punto de llevar a la ruina a Pepe Pinto, quien decide finalizar con el espectáculo, para desolación de Pastora Pavón.

Epílogo. En sus últimos años de vida, la Niña de los Peines pierde a sus seres más cercanos, entre ellos a su madre y sus hermanos Arturo y Tomás. Recibe grandes homenajes, como el organizado en Córdoba el 14 de mayo de 1961, en el que participan sus compañeros de profesión y otros artistas que la admiraban "Rafael Laffón, José María Pemán, Juan Bernier, Antonio Murciano". En diciembre de 1968, a iniciativa de la Tertulia Flamenca de Radio Sevilla, capitaneada por Antonio Mairena, se inauguraba un monumento dedicado a la cantaora en la Alameda de Hércules, obra de Antonio Illanes. Finalmente, el 26 de noviembre de 1969 "un mes y veinte días después de la muerte de su marido, Pepe Pinto", fallecía Pastora Pavón. Maestra tanto de los cantes básicos como de los festeros, inigualable por soleares, peteneras, bulerías o alegrías, la Niña de los Peines es recordada, asimismo, por inmortalizar un cante andaluz poco conocido, la bambera, que graba por primera vez en 1950 junto al guitarrista Melchor de Marchena. En total, registra más de 250 cantes a lo largo de su trayectoria, cuyo legado es declarado Bien de Interés Cultural por la Junta de Andalucía en 2001. [ Manuel Bohórquez ].

 

 
ZONA DE USUARIOS
Usuario:
clave:
 

MUSEOS ANDALUCES
Almería
Museo de Almería
Cádiz
Museo de Cádiz
Córdoba
Museo arqueológico y etnológico
Granada
Museo de la Alhambra
Granada
Parque de las ciencias
Huelva
Museo de Huelva
Jaén
Museo de Jaén
Málaga
Museo Carmen Thyssen
Málaga
Museo de Málaga
Málaga
Museo Interactivo de la Música
Málaga
Museo Picasso Málaga
Sevilla
Centro Andaluz de arte contemporáneo
Sevilla
Museo Arqueológico


   Andalupedia © 2013 - Todos los derechos reservados      Señas de identidad      Aviso legal      Créditos  31 de octubre de 2020