inicio quiénes somos normas de uso abreviaturas contacto

BÚSQUEDA DE TÉRMINOS



Acceso a búsqueda avanzada

TÉRMINOS VISITADOS  


TÉRMINOS RECIENTES

AGENDA CULTURAL
   Bodas de Sangre: Programación en Jaén
   Taller de creatividad dinamizado por Yanua para celebrar el Día Internacional del Libro Infantil
   Taller de fin de semana: Fotografía + Ciencia: fotografiando lo imposible



CON LA COLABORACIÓN DE



 

MENA, JUAN DE

VOLVER
Ver fotografas
(córdoba, 1411-torrelaguna, madrid, 1456). Escritor. Es uno de los poetas más destacados de la lengua castellana en el siglo XV, junto al Marqués de Santillana y Jorge Manrique * . Perteneciente a una familia de la alta nobleza ?su abuelo Ruy Fernández de Peñalosa era caballero veinticuatro de Córdoba?, su trayectoria personal y literaria se encuentran estrechamente vinculadas a su ciudad natal, y a ella le dedica múltiples versos de afecto. En Córdoba permanece hasta los 23 años, cuando decide trasladarse a Salamanca para continuar sus estudios humanísticos. En 1442 se instala en Roma y, posteriormente, en Florencia, donde reside bajo la protección del cardenal Juan de Torquemada. En Italia, Juan de Mena completa su formación, sustentada en los pilares clásicos grecolatinos, y es allí donde se adscribe a la clerecía ?en una orden menor?, solicitando beneficios eclesiásticos. Su personalidad literaria queda, por tanto, perfilada totalmente hacia las letras ?y no hacia las armas, como era común en la época?. Debido a su amplio dominio del latín, es reclamado en la corte de Juan II, donde trabaja como secretario de cartas latinas y cronista oficial tras su regreso a España en agosto de 1443. Poco después hereda el cargo de caballero veinticuatro de Córdoba, que poseía su abuelo.

Existen muchas lagunas en torno a la biografía de Juan de Mena. Contemporáneos suyos, como Juan de Lucena, lo describen como un hombre apasionado por las letras, recluido constantemente en la escribanía y la cámara escolástica. No obstante, la mayor fuente de datos sobre su vida la aporta Valerio Francisco Romero en su Epicedio , compuesto casi cien años después de la muerte del poeta cordobés. De él apenas se obtiene información que esclarezcan sus orígenes. Se nombra como padre a Pedrarias, hombre ?de estado mediano, de buena nación?, aunque algunos estudiosos señalan que era judío converso ?opinión que descarta la mayoría de críticos?. Se conoce, además, que queda huérfano a temprana edad, pero poco se sabe de sus hermanos y sus matrimonios. Es probable que se casara en dos ocasiones, primero con la hermana de García y Lope de Vaca ?en torno a 1440?, y después con Marina Méndez ?hacia 1456?, mujer de alta alcurnia, al menos veinte años más joven que Mena. De ninguna de estas relaciones tendría descendencia.

Otras sombras de su biografía conciernen a la causa de fallecimiento. Gonzalo Fernández de Oviedo escribe en las Quincuagenas que ?una mula lo arrastró, e cayó della de tal manera que murió en la villa de Torrelaguna?. Por otra parte, Valerio Francisco Romero postula que el motivo fue un ?rabioso dolor de costado?. Su entierro, en la localidad de Torrelaguna, sería costeado por el Marqués de Santillana, gran admirador de su poesía.

Obra poética.  Debido a la escasa información existente sobre la vida del poeta, resulta difícil ordenar cronológicamente su obra. En cambio, son fáciles de fechar sus poemas políticos, que pertenecen a su etapa de madurez. En estas composiciones breves se repiten continuamente los elogios a Juan II y Álvaro de Luna, a la vez que se aclama la unidad nacional. Con estos versos, inspirados en los acontecimientos políticos de la época, Mena celebra, por ejemplo, la reconquista de Córdoba por el conde de Niebla (en torno a 1444) o la victoria de Olmedo (1445).

Anterior en el tiempo, se estima su lírica amorosa. Juan de Mena retoma la temática del amor cortés, que perdía vigor en el siglo XV, y la engalana, como hace también el Marqués de Santillana, con imágenes sugerentes y fórmulas sencillas, despojadas de los complicados recursos estilísticos que venían imperando en la literatura castellana. Dentro de este grupo de poemas trovadorescos o de cancionero se sitúan algunos juegos líricos ingeniosos, basados en preguntas, respuestas y triviales adivinanzas.

Más valorada es su poesía doctrinal y moralizante, compuesta por ?decires? sobre asuntos como la muerte, la justicia o la vanidad humanas. Se trata de razonamientos que recurren a tópicos medievales como el ubi sunt o la danza macabra. El más importante de estos poemas menores es el ?Debate de la razón contra la voluntad?, obra inacabada ?última de Mena?, que reflexiona sobre los pecados capitales.

Sus obras poéticas más importantes son La coronación y, sobre todo, Laberinto de fortuna . La primera de ellas  no es reconocida por la crítica en su justa medida hasta bien entrado el siglo XX. La coronación  es, según Feliciano Delgado León, una obral moral si atendemos a su contenido; una obra alegórica si observamos su técnica; y una obra de circunstancias si nos fijamos en su finalidad. El poema, fechado en torno a 1438 y 1440, se compone de 53 estrofas de diez octosílabos cada una, que exaltan la figura del Marqués de Santillana, coronado en el monte Parnaso en presencia de los autores preferidos de Mena: Homero, Lucano, Virgilio, Séneca, Ovidio, Vegecio y Boecio.  

Por su parte, Laberinto de fortuna es considerada como una obra didáctica y política, quizás el poema épico culto más importante de la literatura medieval castellana. Está compuesto por 297 coplas de arte mayor, a las que un autor apócrifo añade tres más en su epílogo, conformando las trescientas coplas por las que era conocido. El poema, finalizado el 22 de febrero de 1444, se dirige al rey Juan II con elogios y consejos para su gobierno: alerta de los vicios que estaban debilitando Castilla y exhorta al monarca su fuerza para dirigir el movimiento nacional que acabe por expulsar a los musulmanes. Laberinto de fortuna , que bebe del estilo de Dante, propone reformar el ambiente moral castellano y advertir que el espíritu guerrero no debía ahogarse en luchas fratricidas, sino conducirlas hacia los invasores.

Obra en prosa. Eclipsada por Laberinto de fortuna , la aportación prosística de Mena permanece oculta hasta prácticamente la segunda mitad del siglo XX. Hasta esas fechas, solamente se le atribuía la Ilíada en romance ?versión de Homero traducida no directamente del griego, sino de una versión latina? y los Comentarios en prosa a La coronación . A ellos se le suman tres obras más: Memorias de algunos linajes , Tratado de amor y Tratado de duque , que, a pesar de ser obras menores, corroboran la información existente sobre Mena, su sobresaliete conocimiento de los clásicos y su tendencia ideológica.

De tal modo, Juan de Mena se presenta en la historia de la literatura como el primer humanista castellano. Es un referente de las letras españolas ya en el siglo XVI y XVII, puesto que sus versos ?principalmente, Laberinto de fortuna ? sirven de modelo para los poetas de décadas posteriores. Asimismo, su obra es tomada como norma de ?recto hablar?, reconocida en la Gramática de Nebrija por su aportación culta y enriquecedora a la lengua castellana. [ José Romero Portillo ].

 

 
ZONA DE USUARIOS
Usuario:
clave:
 

MUSEOS ANDALUCES
Almería
Museo de Almería
Cádiz
Museo de Cádiz
Córdoba
Museo arqueológico y etnológico
Granada
Museo de la Alhambra
Granada
Parque de las ciencias
Huelva
Museo de Huelva
Jaén
Museo de Jaén
Málaga
Museo Carmen Thyssen
Málaga
Museo de Málaga
Málaga
Museo Interactivo de la Música
Málaga
Museo Picasso Málaga
Sevilla
Centro Andaluz de arte contemporáneo
Sevilla
Museo Arqueológico


   Andalupedia © 2013 - Todos los derechos reservados      Señas de identidad      Aviso legal      Créditos  13 de noviembre de 2019