inicio quiénes somos normas de uso abreviaturas contacto

BÚSQUEDA DE TÉRMINOS



Acceso a búsqueda avanzada

TÉRMINOS VISITADOS  


TÉRMINOS RECIENTES

AGENDA CULTURAL
   Bodas de Sangre: Programación en Jaén
   Taller de creatividad dinamizado por Yanua para celebrar el Día Internacional del Libro Infantil
   Taller de fin de semana: Fotografía + Ciencia: fotografiando lo imposible



CON LA COLABORACIÓN DE



 

MORÓN DE LA FRONTERA

VOLVER
Ver fotografas Ver anexos
(SE). Ciudad cabecera de la comarca Sierra Suroeste-Campiña, a 297 m. sobre el nivel del mar y a 67 km de Sevilla. La superficie municipal es de 432 km 2  y la población en el 2005 de 28.117.

Situación y emplazamiento. Como otras ciudades andaluzas (Jaén, Martos, Baena, Cabra, Lucena, Osuna?), Morón se beneficia de una situación entre la campiña de suelos fértiles y el Subbético cárstico con surgencias y fuentes, lo que en principio proporciona una oferta territorial importante, la agraria en un término extenso. Al agua y buenos suelos allanados se une un clima mediterráneo de  casi 18ºC de temperatura media anual, inviernos suaves y veranos calurosos y secos; pero aquí se encuentra la cabecera del río Guadaíra y otros, además de diversos manantiales. Las sierras subbéticas (Morón, Montejí) han proporcionado algunos minerales, plata, y mármol (utilizado en edificios locales y de Sevilla y Cadiz: catedrales, Lonja?)

Y también, como tantas ciudades andaluzas, Morón se localiza en una encrucijada viaria entre Sevilla y el sur (Ronda, Costa del Sol) y otra transversal entre los llanos de Antequera y el Valle del Guadalquivir. Esa posición geoestratégica se revaloriza entre mediados del XIII y finales del XV por la Frontera con el reino nazarita, formando parte de la llamada Banda Morisca. Y todavía, aunque mirando a un espacio más amplio (el Estrecho y el Mediterráneo), Morón es asiento de una base aérea estadounidense. ( -> véase Bases Norteamericanas ).

El emplazamiento concreto radica en un espacio comprendido entre cuatro cerros: de norte a suroeste, formando un arco, desde donde ha ido bajando el caserío. Son el de la Peñas, Castillo, San Francisco y Calvario.

Historia. La Bética y Al-Ándalus. El poblamiento prehistórico aparece en yacimientos arqueológicos próximos (cerro de Santistebán, Hoyo del Gigante?) y algunos historiadores hacen coincidir el precedente del actual emplazamiento con Arunci, Aruci o Aurugia y, también, se relaciona con un poblado tartésico o de fundación semítica, fenicia o cartaginesa. Asimismo, su topónimo se ha comparado con Mauro o Mauritania, provincia norteafricana en el imperio romano comunicada con la Bética. Es decir, como en tantos otros lugares, hay certezas y especulaciones sobre los orígenes y épocas antiguas.

Lo que sí se sabe es que estas tierras componían una provincia o cora durante el Califato de Córdoba, con capital en Maurur (Morul o Murol), de donde viene el nombre actual; con una actividad agraria de olivar en las laderas y cereal en la campiña, lo que se ha mantenido hasta ahora. Disgregado el Califato, la antigua cora se mantiene hacia 1031, aunque algo más pequeña, como una taifa, gobernada por los Banu Damar. Se incorpora a finales del XI en el extenso reino de los abbasíes sevillanos, aunque no lejos de la frontera con el reino Zirí de Granada. En el XIII  se integraba en el reino almohade de Sevilla y, tras la conquista castellana, se incluye en la Banda Morisca, próxima a la frontera con el estado nazarí, hasta finales del XV.

Morón es entonces una ciudad de cierta importancia, al pie de la alcazaba, amurallada, con varias puertas, mezquita, zoco, etc. Parte de la población autóctona pervive aún después de las últimas expulsiones, por exenciones y regresos. Si bien el cambio institucional, religioso y lingüístico de la conquista es indudable.

Conquista y Edad Moderna. La Banda morisca.   Poco después de la toma por el rey Fernando III, 1240, se ceden estas tierras a varias órdenes religiosas (mitad fraile,

mitad soldados) para defensa de la frontera, adjudicándose Morón a la de Alcántara dentro de la Banda Morisca. Y se sabe que después de la conquista del reino granadino se entregaron numerosos moriscos a don Juan de Téllez, en pago a las ayudas militares, para sus tierras de Puebla de Cazalla y Morón.

Había, pues, una carga señorial entre los vecinos y, además de las epidemias de entonces, la población no crece mucho y, en consecuencia, tampoco el plano urbano. Si bien los cambios comienzan en seguida con la transformación de la mezquita en iglesia y el principio del barrio de Santa María al este del Castillo y, más tarde, los inicios de viviendas al norte y oeste del recinto, menos montañoso. Se acepta en algunas fuentes que los límites del siglo XVI eran las calles San Miguel y su continuación de la Corredera, al este; al suroeste la Carrera y al sur San Francisco, lo que da un perímetro pequeño desde el Castillo, plaza Ayuntamiento, San Sebastián, Carretera de Utrera hasta quizá el nivel del plano de San Francisco. Esta referencia sería la calle, no el convento, fuera de la ciudad todavía a mediados del siglo XIX, teniendo en cuenta que algunos planos de la época no están bien orientados, lo que conduce a errores. Se acepta también que en los siglos XVII y XVIII el crecimiento tiene lugar al suroeste y norte; aunque lo veremos con más detalle para 1845.

Pero quedan algunas noticias. Así en 1617 el pueblo compra las alcabalas y, antes de eso, se sitúa la historia o leyenda del Gallo de Morón, según dos versiones. Una sería el recaudador foráneo, que los vecinos hicieron salir del pueblo ?cacareando y sin plumas?. Otra se refiere a la existencia de dos bandos, con sus respectivos alcaldes, enfrentados sobre todo a la hora de elegir autoridades, lo que motiva el envío de Juan de Esquivel, al que (quizás unidos todos los contendientes, que no admitían arbitrajes de fuera) echan del pueblo ?sin plumas?. Hubo, por otra parte, una serie de segregaciones: en 1632 El Arahal, en 1782 Montellano, y en 1835 Puerto Serrano.

Morón a mediados del siglo XIX.  Un plano de Coello, incluido en la obra de Madoz, permite saber exactamente cuáles eran los límites de la ciudad comparando con la actualidad, porque, como se ha dicho, la orientación no es exacta. Por el Norte el camino de Marchena llegaba a La  Merced; cerca, y hasta precisamente la Puerta de Sevilla, existía otro eje, la vía a la capital, que en la parte occidental sólo articulaba una hilera de viviendas hasta llegar a la plaza de la Victoria (hoy cruce de esa calle con la Corredera y de Pisuerga), cuya calle también tenía hacia fuera sólo una fila de casas. Desde la plaza Meneses, pasando por la Puerta de Utrera, se acababa el plano en la Alameda Vieja. Después, por el Camino de los Puertos, se terminaba el caserío al borde del Calvario y desde ahí había un eje articulador hasta el castillo por las calles Ponce, Molinos y Ancha. Por la falda del cerro fortaleza se llegaba a la iglesia Mayor y, bordeando por el norte, a Santa María, formándose un eje constreñido por la Peña; en cuya parte oeste discurría el citado camino de Marchena, acabándose así el perímetro.

Ahí vivían 10.191 h. en 1.829 casas, además de algunos cortijos, en 72 calles, algunas estrechas e irregulares y 6 plazas principales: Constitución, Carrera, Abastos, San Miguel (o iglesia Mayor), Santa María y Victoria. Había cuatro escuelas públicas y otras tantas particulares y un estudio de latín, la parroquia de San Miguel (?con torre imitando a la Giralda?) y, antes de la exclaustración, 6 conventos de frailes y, existentes entonces, dos de monjas, Jerónimas y de Santa Clara. Se mencionan varias ermitas y los restos de la fortaleza.

Casi todas las casas disponían de pozos y había agua abundante en el término con los ríos Guadaíra, Guadalporcún y Guadalete, sobre todo las cabeceras. El secano ocupaba una tercera parte de las tierras, el olivar el 14%; mientras que  las viñas (450 fanegas) y huertas (100 fanegas) no sumaban el uno por ciento. El 20 y el 22%,  eran de monte alto de bellota y monte bajo, respectivamente, quedando el resto (poco más del 10%) entre baldíos, sierras, arroyos, caminos, veredas y población. Así que las principales producciones eran aceite (50.000 arrobas), trigo (40.000 fanegas), cebada (20.000). vino (10.000 arrobas) y, a distancia, leguminosas, escasa frutas y verduras. La lana, exportada la mayoría, así como el aceite, era abundante y de calidad; y la cabaña (sobre todo de ovejas y cabras), considerable. Se importaban vestidos y algunos comestibles (arroz, frutas?) y se repara en la dejadez de los caminos, recomendándose la apertura de una carretera  desde Ronda a la general de Andalucía por Utrera. Por lo demás, fabricación de harina y aceite (60 molinos) y algo de sombreros, alfarería y la dedicación de 20 o 30 vecinos a la arriería.

Historia reciente.  El ferrocarril llega en 1864, contribuyendo la estación a la expansión urbana por el Norte y conectando a Morón con Utrera y Sevilla y, a través de Marchena, con Córdoba, Málaga y Granada. Así se  beneficia la exportación agraria, que, a su vez, contribuye al crecimiento demográfico, alcanzándose los 16.000 h. en 1887. A principios del XX hay un retroceso (14.459) y después un aumento hasta el máximo censal de 35.754 en 1960, indicando inmigración y un consiguiente crecimiento del plano urbano, sobre todo al norte (barriada del Pantano) y, en menor medida, al sur por la existencia de los cerros mencionados antes.

Morón, al igual que tantos pueblos y ciudades andaluzas, se ve afectado por la emigración, especialmente a Cataluña; de manera que la disminución se produce hasta 1991 (27.207 h.), suponiendo una pérdida media anual en 31 años de 9 por mil. En 2001 el aumento es pequeño, 500 habitantes, y en los últimos cuatro años sube 400 para alcanzar en 2005 los 28.117; es decir, un crecimiento casi  natural (algo más de 3.6 por mil anual) sin apenas balance migratorio positivo o negativo. Desde los años setenta la expansión urbana se produce sobre todo al oeste, eje de Sevilla, con la barriada La Paz y un polígono industrial.

Plano, monumentos y turismo.  La estructura urbana de la ciudad presenta una forma de abanico extenso que se expande a través de las carreteras de Montellano, Utrera, Arahal, Marchena, Écija o Puebla de Cazalla y según se avanza del suroeste al nordeste, en torno al castillo-alcazaba árabe, situado en el centro de la localidad sobre una colina de 300 m. de altura.

La ciudad originaria o histórica, herencia de la del XIX, esta formada por diversos barrios como los del Centro, Merced, Victoria, Salesianos o Santa María, cuya morfología se caracteriza por calles estrechas de trazado morisco, que se adaptan topográficamente al terreno y una tipología de viviendas de planta tradicional principalmente unifamiliares, las cuales constituyen un patrimonio que merece ser conservado. Se pueden identificar los límites de este espacio central de Morón en la calle Camino del Cementerio y el entorno de la Puerta de Sevilla al Norte; la plaza de la Merced y el propio entono del Castillo por el Este; las barriadas de San Francisco (que datan de los años cincuenta y sesenta en tono a la plaza del mismo nombre) y de La Milagrosa, más allá de la calle Álamos, y por donde lo permite la topografía, constituyen el límite sur; y la calle Suárez Trassierra, los Jardines Alameda, la Ronda de la Trinidad y la barriada La Paz, por el Oeste, como continuación con la A-361.

Con la instalación al Norte del núcleo histórico del ferrocarril y la estación a finales del siglo XIX (que permitió, como dijimos, la comunicación con Utrera y Sevilla), se produce la primera expansión, generándose todo un desarrollo urbanístico a lo largo de la Avenida de la Asunción  y en su entorno. No será hasta mitad del siglo XX cuando la ciudad crece por otros bordes: primero por el Sur aparece la barriada de San Francisco (años cincuenta), mientras que por el Oeste, la de La Paz, la Alameda y el polígono industrial Cemgsa (en los años setenta). Ello trae consigo un cambio en la tipología edificatoria, puesto que serán ahora los edificios de viviendas colectivas formados por bloques aislados los que definan esta expansión.

Otras piezas urbanas de la ciudad actual aparecen a finales del siglo XX siguiendo las principales vías de comunicación. Así, en la zona noreste, y por la carretera que va a Puebla de Cazalla, tenemos la zona residencial de promoción pública El Rancho (que originariamente iba a ser un polígono industrial) con una morfología de amplias calles y grandes manzanas ocupadas por viviendas plurifamiliares y numerosos espacios libres. También en esta zona se concentran los usos industriales con la localización de polígonos en torno al eje que constituye la Avenida del Pilar y junto a la travesía de Marchena. Por su parte, alrededor de la carretera de Alcalá de Guadaíra surgen urbanizaciones como Alameda I, Alameda II, Vista Alegre o El Balcón de la Victoria, que reflejan una morfología distinta basada en una tipología arquitectónica de viviendas unifamiliares y ajardinadas.

Los principales ejes de comunicación interior y distribuidores estructurantes del tejido histórico de la ciudad los constituyen las calles transversales de Utrera-La Carrera-Pozo Nuevo y Ponce-Molinos-Álamos-Ancha y Avenida del Cementerio en sentido oeste-este (que además son el centro histórico, administrativo, cultural y comercial de Morón). Mientras que las calles Puerta de Sevilla-Santiago Lara-San Sebastián, la de Calzadilla y la de Fray Diego de Cádiz (en el barrio de la Victoria) y las Avenidas de la Asunción, Arahal y Coca de la Piñera configuran los ejes principales norte-sur, conectando con la A-360 a Sevilla y la zona Industrial.

Por su parte, los ejes viarios exteriores más importantes son: la Ronda de La Trinidad (travesía de la A-361) que tiene un papel crucial en la articulación Norte-Sur como por el lado este de la ciudad, tal y como se ha comentado, actuando como una ronda intermedia; la histórica Avenida de Pruna, que permite la unión transversal este-oeste y con sector norte de la ciudad, conectando con la Ronda de la Trinidad; y, por último, al sur estaría la travesía de la C-339 hacia Sevilla (históricamente ha sido el límite meridional de la ciudad) que debe facilitar la conexión de los barrios de Santa María, Los Remedios, San Francisco y la Cruz Verde con el Centro Histórico de Morón.

La parte más antigua es el castillo, con origen romano o anterior; fortaleza andalusí, como dijimos, y añadidos posteriores (torre del Homenaje, del XVI). Fue residencia de los duques de Osuna y casi destruido en 1812. La iglesia de San Miguel, o ?la pequeña catedral de la Sierra Sur?, se construye en 1503 sobre la mezquita; cuenta con portada grecorromana y su torre imita a la Giralda de Sevilla. Del siglo XVI es la iglesia de San Francisco del barroco inicial y en cuyo convento destaca el atrio. El templo de la Victoria se erige entre los siglos XVI y XVII; fecha

ésta de algunos palacios, como el del marqués de Pilares. La Merced se reforma en el XVIII y en este siglo se construyen el convento de Santa Clara, la iglesia de la Compañía, la ermita de la Cañada y la cilla (almacén de granos) del Cabildo.

En la Peña se asienta la estatua del famoso Gallo (que tiene réplicas en otras ciudades de igual nombre, especialmente Argentina y Cuba) y un jardín con mirador, desde donde se divisa un variado paisaje de campiñas y montañas, con la catedral en primer plano. Morón cuenta con otros espacios verdes, parques, jardines plazas: paseo de la Alameda, la Carrera, Parque de Boruja, de los Cipreses?

Durante la Semana Santa procesionan 16 pasos barrocos y en el 2002 es declarada Fiesta de interés turístico nacional de Andalucía, habiéndose celebrado en el 2000 el Santo Entierro Magno. La Romería de Gracia, en octubre, es también de estilo andaluz, al igual que la Feria de septiembre (con origen, como tantas, en venta de ganados en el siglo XVI) con casetas, baile y cante por sevillanas. La gastronomía tradicional reúne productos silvestres, caza, aceite, aceitunas y repostería variada, alguna de origen andalusí. Y, precisamente, el itinerario turístico promovido por la Junta de Andalucía, denominado Banda Morisca (Sevilla, Carmona, Marchena, Écija, Estepa y Antequera) debería incluir a Morón, por las razones históricas comentadas antes.

Población, economía y área de influencia.  Morón de la Frontera, en la Comarca Suroeste, es el principal núcleo de población de una rica zona agrícola regada por el río Guadaíra, y asume funciones de lugar central, incluyendo dentro de su ámbito de influencia a los municipios de  Montellano, Coripe, Villanueva de San Juan y Pruna. Su principal actividad económica es la agricultura tradicional (25.763 ha cultivadas en el 2004), en secano, sobre todo la relacionada con el olivar (5.549 ha) y los cultivos herbáceos (8.954 ha de trigo). Esto explica que la renta media declarada no sea muy alta (11.419,40 euros en el año 2003), por debajo de la media andaluza (14.159,60 euros). Dentro de la industria destaca especialmente la agroalimentaria, en concreto la dedicada a la producción de aceite y aderezo de aceitunas de mesa. También son importantes las actividades extractivas relacionadas con la cal y el yeso, así como la industria gráfica.

El olivo está siempre presente en la cultura y formas de vida de los habitantes de Morón, cuyo campo cuenta con condiciones climatológicas óptimas para el olivar de aceituna de mesa, el principal cultivo de la zona y una de las actividades que confiere dinamismo a su economía y genera más empleos. Se exportan a todo el mundo por su calidad, exquisito sabor y alto valor nutritivo y el proceso de elaboración combina todo el saber ancestral y las más modernas aplicaciones tecnológicas. Provenientes de variedades específicas de olivos cultivados con dedicación a lo largo de los años, las aceitunas son recolectadas en el estado de madurez preciso y elaboradas siguiendo las recetas tradicionales.  

Entre las empresas a destacar está por una parte Ángel Camacho, cuyo origen se remonta a 1897. La tradición familiar de esta firma se inicia con el negocio de aceite de oliva, materializándose pronto en el reconocimiento a nivel internacional, como productores, envasadores y distribuidores de aceitunas y aceite de oliva bajo la marca Fragata. Con ventas a más de 40 países, es de hecho, hoy en día, una de las mayores compañías aceituneras andaluzas y españolas en todo el mundo. Por otra, el grupo Aceitunas Guadalquivir es una empresa familiar dedicada a producir, elaborar, envasar y comercializar aceitunas de mesa, aceite de oliva, alcaparras, cebollitas, pimientos y otros encurtidos. Su fundación data de 1962, aunque las instalaciones en Morón son de 1980, donde se encuentra su sede, empleando a unas 200 personas. Actualmente, el grupo comercializa sus productos tanto en el mercado nacional como a través de la exportación, actividad que representa cerca del 60% de su facturación global. En este sentido, la compañía está presente de forma significativa en más de 50 países, siendo los Estados Unidos su principal cliente internacional. Sin embargo, el futuro de la industria pasa por un compromiso más fuerte con el desarrollo sostenible y se están llevando a cabo medidas en esa dirección.

A todo ello se suma una incipiente actividad turística en base, no sólo a edificaciones y monumentos de interés artístico de la ciudad de Morón, sino también en el turismo rural. Pues aquí la agricultura de secano alcanza sus mayores expresiones etnológicas y hay formidables instalaciones turísticas como la del cortijo de los Arenales, propiedad de los condes de la Maza, donde se muestran el proceso de las faenas propias de la agricultura y el que se sigue para la consecución de las ganaderías bravas. Y todo en la Ruta del Aceite y la Aceituna de Mesa, que recorre los municipios más identificados con el ?oro líquido?: Dos Hermanas, Pilas, Morón de la Frontera, Arahal, Utrera, Los Molares, El Coronil, Montellano, Coripe, Marchena, Osuna, Estepa y La Roda de Andalucía.

Estas actividades están permitiendo un cierto resurgimiento económico del municipio, que se traduce en un cambio demográfico de carácter ascendente. La población municipal (28.117 h. en el 2005), que había experimentado, como vimos, un importante retroceso en el transcurso de las últimas décadas como consecuencia de la crisis agraria y la emigración de la población, adquiere un crecimiento vegetativo y saldo migratorio de signo positivo, aunque bajo, y se puede pronosticar una tendencia ligera al alza. El envejecimiento demográfico es lento en tanto la población menor de 20 años supone el 22,5% frente a un 16,12 de población mayor de 65 años (media andaluza, 23 y 14.8, respectivamente). [ Gabriel Cano / Francisca Ruiz Rodríguez / Ángel Luis Lucendo Monedero ].

 

 
ZONA DE USUARIOS
Usuario:
clave:
 

MUSEOS ANDALUCES
Almería
Museo de Almería
Cádiz
Museo de Cádiz
Córdoba
Museo arqueológico y etnológico
Granada
Museo de la Alhambra
Granada
Parque de las ciencias
Huelva
Museo de Huelva
Jaén
Museo de Jaén
Málaga
Museo Carmen Thyssen
Málaga
Museo de Málaga
Málaga
Museo Interactivo de la Música
Málaga
Museo Picasso Málaga
Sevilla
Centro Andaluz de arte contemporáneo
Sevilla
Museo Arqueológico


   Andalupedia © 2013 - Todos los derechos reservados      Señas de identidad      Aviso legal      Créditos  28 de mayo de 2020