inicio quiénes somos normas de uso abreviaturas contacto

BÚSQUEDA DE TÉRMINOS



Acceso a búsqueda avanzada

TÉRMINOS VISITADOS  


TÉRMINOS RECIENTES

AGENDA CULTURAL
   Bodas de Sangre: Programación en Jaén
   Taller de creatividad dinamizado por Yanua para celebrar el Día Internacional del Libro Infantil
   Taller de fin de semana: Fotografía + Ciencia: fotografiando lo imposible



CON LA COLABORACIÓN DE



 

TRIANA, BARRIO DE

VOLVER
Ver fotografas
El barrio más antiguo de Sevilla se asienta en la margen derecha del río Guadalquivir, al oeste de la ciudad, recortado sobre las suaves lomas del Aljarafe. La leyenda cuenta que la diosa Astarté, perseguida por Hércules, se refugia en la orilla occidental del viejo Betis y funda Triana, collación de marineros, cargadores de Indias y alfareros, cuna de flamencos y toreros de fama. Sobre su origen histórico existen pocos datos, si bien tradicionalmente se asocia su pasado a una colonia romana fundada por el emperador Trajano ( Traiana ). Algunos historiadores aseguran que su nombre proviene de Tri , tres en romano, y Ana , río en celtíbero, ya que por esta zona el Guadalquivir se dividía en tres brazos. Por su parte, Justino Matute y Gaviria asegura en su Aparato para describir la historia de Triana y de su iglesia parroquial que "otros ciertamente más instruidos en materias etimológicas deducen su nombre de Trans amnen , expresión con que los latinos significaban lo que está más allá del río (...) y aún los árabes por esta misma circunstancia llamaban a Triana Ma-Wara-Fnahr , que vale tanto como allende el río: la transfuvial, aunque más comúnmente la decían Atrayana o Athriana (...)" Sea como fuese, durante la dominación musulmana Triana ( Yara Iznalia ) se erige en un enclave de especial relevancia para el aprovisionamiento de la ciudad, conectada con las tierras de cereales, vid y olivo del Aljarafe, y en un bastión defensivo de capital importancia para la musulmana Isbiliya. De hecho, cuando Fernando III el Santo se dispone a tomar Sevilla en 1248, debe antes atacar el castillo de Triana que presta auxilio a la población sitiada. Asimismo, el almirante Bonifaz rompe con su escuadra naval el puente de barcas que conecta las dos orillas y que había mandado construir el califa almohade Abu Yaqub Yusuf en 1171 (567 de la hégira). Mediante esta expeditiva acción las tropas castellanas cortan el suministro de alimentos y la llegada de armas y guerreros. Una vez conquistada la ciudad, la pasarela se reconstruye y sigue cumpliendo su función hasta bien entrado el siglo XIX, cuando se tiende el nuevo puente de Isabel II (1853), inspirado en el Carrusel de París y diseñado por los ingenieros franceses Steinacher y Bernadet.

La iglesia de Santa Ana y el castillo de San Jorge -nombre que recibe la antigua fortaleza musulmana del siglo X- son los edificios más representativos de Triana tras la conquista. El templo mayor del histórico 'Arrabal y Guarda' de Sevilla es la primera construcción religiosa que se erige tras la entrada de Fernando III en la ciudad. La tradición dice que es el rey Alfonso X quien, aquejado de un fuerte dolor en uno de sus ojos -posiblemente se trataría de un glaucoma-, promete a la Santísima Virgen que levantará un templo si remiten las molestias oculares que sufre. El dolor desaparece y cumple su promesa construyendo la iglesia en el año 1280 bajo la advocación de Santa Ana. Acerca de este templo escribe Santiago Montoto en Parroquias de Sevilla : "Consta el edificio de tres naves sostenidas por pilares laterales (...) En la capilla mayor se ve un buen retablo plateresco con las esculturas de la Virgen y Santa Ana, al parecer del siglo XIV, y 17 tablas pintadas por Pedro de Campaña. En varias capillas del templo se conservan hermosos zócalos de azulejos de los siglos XVI y XVII. En el trascoro se admira una tabla de Alejo Fernández (siglo XVI) que representa la Virgen de la Rosa". El interior alberga la conocida como "pila de los gitanos", ya que, según la creencia popular, sus aguas conceden al niño bautizado la esencia del arte flamenco. Además de Santa Ana, el barrio cuenta con templos tan hermosos como las iglesias de San Jacinto (1640) y Nuestra Señora de la O (1697-1702), las capillas de los Marineros (1815) y del Patrocinio (siglo XVIII), y el convento de las Mínimas (siglo XVI). Justo a la entrada de Triana por el puente de Isabel II, a la derecha, se alza la Capillita del Carmen, obra de Aníbal González en 1928 y cariñosamente llamada "el mechero", debido a su apariencia de antiguo encendedor de yesca.

Muy próximo a la capillita del Carmen se halla el lugar que en tiempos pretéritos ocupa el mencionado Castillo de San Jorge. La sombra de esta fortaleza causaría pavor y horror entre los sevillanos, ya que a partir de 1481 es sede del Tribunal de la Inquisición y en sus entrañas sufren tortura las víctimas de la intolerancia religiosa. Posteriormente pertenece al conde-duque de Olivares y al duque de Medina de las Torres. En el siglo XIX el castillo de San Jorge es derribado y en su solar es edificado un mercado de abastos que termina de levantarse en 1823, aunque también será demolido a finales del siglo XX para realizar otro de nueva planta. A sus puertas se abre la plaza del Altozano, punto neurálgico de la vieja Triana desde el que se extienden sus principales calles: San Jacinto, la vía que comunicaba la ciudad con Tomares y San Juan de Aznalfarache; Pagés del Corro, dividida durante muchos años en la Cava de los Civiles y la Cava de los Gitanos, con sus corrales de vecinos; Pureza, la Calle Larga de Triana en la que recibe culto la Esperanza; Castilla, paso obligado para los caminantes que emprendían sus viajes hacia el norte de España; y Betis, que contempla embelesada la llegada de los barcos en los tiempos en que Sevilla ejerce el monopolio del comercio con las Indias.

Precisamente la calle Betis es el escenario entre el 21 y el 26 de julio de una de las fiestas más famosas del barrio: la velá de Santa Ana, donde el visitante puede degustar platos típicos como los albures en adobo, las pavías de bacalao o las avellanas verdes. Triana también celebra con gran fervor el Rocío y la Semana Santa, que alcanza su punto culminante en la jornada del Viernes Santo, con la salida de la Esperanza durante la Madrugá y del Cachorro y la O ya por la tarde. Triana, orgullosa de su pasado y de sus tradiciones, ha paseado su nombre por el mundo a través de las grandes figuras del toreo (Juan Belmonte, Gitanillo de Triana, Cagancho...), del cante (Marifé de Triana, Remedios Amaya, Pepe el de la Matrona, Naranjito de Triana...) y el baile (Matilde Coral, Milagros Mengíbar, Antonio Canales...), y, por supuesto, de la literatura (Demófilo, Alberto Lista). Un barrio que avista por primera vez tierras americanas a través de los ojos de uno de sus vecinos, Rodrigo de Triana, y que cría en sus orillas a las santas protectoras de Sevilla, las hermanas alfareras Justa y Rufina. [ Javier Vidal Vega ].

 

Para más información, visite Wikanda: http://www.wikanda.es/wiki/Triana

 

 
ZONA DE USUARIOS
Usuario:
clave:
 

MUSEOS ANDALUCES
Almería
Museo de Almería
Cádiz
Museo de Cádiz
Córdoba
Museo arqueológico y etnológico
Granada
Museo de la Alhambra
Granada
Parque de las ciencias
Huelva
Museo de Huelva
Jaén
Museo de Jaén
Málaga
Museo Carmen Thyssen
Málaga
Museo de Málaga
Málaga
Museo Interactivo de la Música
Málaga
Museo Picasso Málaga
Sevilla
Centro Andaluz de arte contemporáneo
Sevilla
Museo Arqueológico


   Andalupedia © 2013 - Todos los derechos reservados      Señas de identidad      Aviso legal      Créditos  22 de noviembre de 2019