inicio quiénes somos normas de uso abreviaturas contacto

BÚSQUEDA DE TÉRMINOS



Acceso a búsqueda avanzada

TÉRMINOS VISITADOS  


TÉRMINOS RECIENTES

AGENDA CULTURAL
   Bodas de Sangre: Programación en Jaén
   Taller de creatividad dinamizado por Yanua para celebrar el Día Internacional del Libro Infantil
   Taller de fin de semana: Fotografía + Ciencia: fotografiando lo imposible



CON LA COLABORACIÓN DE



 

NEBRIJA, ELIO ANTONIO DE

VOLVER
Ver fotografas
(lebrija, sevilla, 1441-alcalá de henares, madrid, 1522). Gramático y humanista. Antonio Martínez de Cala y Jarana, nombre real de Elio Antonio de Nebrija, nace en el seno de una familia cuyo linaje había partipado en la conquista cristiana de la Baja Andalucía, lo que les permite acumular cierta fortuna. Recibe de sus parientes los primeros conocimientos de Gramática y Retórica y una notable formación militar. Estudia Humanidades en Salamanca y con 19 años se marcha a Bolonia (Italia), donde permanece gracias a una beca en el Colegio de San Clemente. Allí entra en contacto con el rico manantial del humanismo renacentista italiano. Elio Antonio perfecciona sus conocimientos de Humanidades, de los autores clásicos y latinos, Ciencias, Hebreo, Jurisprudencia, Medicina y Teología. De vuelta a España, entre 1470 y 1473 está al servicio en Sevilla del cardenal Fonseca. A partir de ese año comienza a dar clases de Gramática y Poesía en la Universidad de Salamanca, una ciudad en la que vive su primera etapa de madurez intelectual. La primera gran obra de Elio Antonio de Nebrija son las Introducciones latinae de 1481, un método de estudio que es utilizado como libro de texto hasta bien entrado el siglo XIX. Mucha más repercusión tiene, sin embargo, su célebre Gramática castellana, publicada en 1492 como la primera gramática de la historia de una lengua vernácula. Se compone de cinco partes, Gramática y Ortografía, Prosodía y sílaba, Etimología, Sintaxis y Estilística y, finalmente, instrucciones para los extranjeros que quieran hablar castellano. En ella, además, realiza una minuciosa descripción de los sonidos, lo que permite clasificar la fonética medieval, y distingue las sílabas átonas y tónicas castellanas, estableciendo de forma definitiva la función del acento en la versificación hispana.
    Sólo estas dos obras bastan para que Elio Antonio de Nebrija se considere uno de los intelectuales más importantes de la historia de España y Europa, no sólo por su aportación en la consolidación definitiva del español, sino también porque su obra manifiesta la necesidad de efectuar una observación directa de la lengua viva e impulsa la redacción de gramáticas de las demás lenguas romances. En 1521, aparece la primera gramática del francés, realizada por Barclay, en 1625 la del italiano, obra de Bembo, y en 1536 la del portugués de Oliveira. En el contexto de la expansión de la imprenta, estas obras redundan en el conocimiento general de las lenguas y en la asimilación de los conocimientos que éstas contienen.
    Pero la ingente producción de Elio Antonio de Nebrija no se detiene ahí. También en 1492 publica un Vocabulario español-latín, latín-español, que alcanza más de 30.000 vocablos en su primera parte y más de 20.000 en la segunda y que es fundamental para la comprensión y la afirmación del castellano en territorio peninsular. En 1517, aparecen Las reglas de la ortografía castellana. Su actividad abarca, de igual modo, trabajos de análisis y comentario erudito, que en el presente pueden considerarse ediciones críticas de autores como Prudencio y Virgilio, los Evangelios y las Epístolas, así como una obra sobre cómo educar a los hijos, De liberis educandi, y la traducción del latín de Historia de los Reyes Católicos, que incluye numerosos fragmentos de la obra en castellano de Hernán Pérez del Pulgar. Junto a todo ello, otro aspecto innovador en la obra de Elio Antonio de Nebrija es la caligrafía y los tipos de letras, ya que sustituye los ilegibles tipos góticos de la Edad Media por letras romanas y antiguas, moldeadas por él mismo, que resultan más sencillas, holgadas y claras. De esta forma, es precursor de la cursiva o la redonda.
    El sabio de Lebrija, que ya había sido nombrado con anterioridad cronista real de los Reyes Católicos, pasa los últimos años de su vida en Alcála de Henares, en cuya universidad desarrolla la docencia tras abandonar la Universidad de Salamanca, donde no le es concedida la cátedra que reclamaba. En 1522, muere con el general reconocimiento de sus alumnos y compañeros y recibe sepultura en la Capilla de San Ildefonso de la Universidad de Alcalá, donde descansan también los restos de Miguel de Cervantes. De su tierra natal deja escrito: “Dionisio, a quien se llamó también padre Líbero, llegó a España con un ejército, movido no por el deseo de dominarla, sino para conseguir una gloria semejante a la que había alcanzado tras la victoria de la India. Por eso no dejó entre nosotros como vencedor ningún otro recuerdo de su venida, más que el haber fundado en la Bética, entre los estuarios del Guadalquivir, a Nebrija, como patria. Mucho debo a mi patria, pero más me debe ella a mí. Ella me dio esta vida; yo la he hecho a ella inmortal con mis estudios. Gracias a mis letras viviremos los dos muchos siglos en la memoria de los hombres”.
 
ZONA DE USUARIOS
Usuario:
clave:
 

MUSEOS ANDALUCES
Almería
Museo de Almería
Cádiz
Museo de Cádiz
Córdoba
Museo arqueológico y etnológico
Granada
Museo de la Alhambra
Granada
Parque de las ciencias
Huelva
Museo de Huelva
Jaén
Museo de Jaén
Málaga
Museo Carmen Thyssen
Málaga
Museo de Málaga
Málaga
Museo Interactivo de la Música
Málaga
Museo Picasso Málaga
Sevilla
Centro Andaluz de arte contemporáneo
Sevilla
Museo Arqueológico


   Andalupedia © 2013 - Todos los derechos reservados      Señas de identidad      Aviso legal      Créditos  26 de febrero de 2021