inicio quiénes somos normas de uso abreviaturas contacto

BÚSQUEDA DE TÉRMINOS



Acceso a búsqueda avanzada

TÉRMINOS VISITADOS  


TÉRMINOS RECIENTES

AGENDA CULTURAL
   Bodas de Sangre: Programación en Jaén
   Taller de creatividad dinamizado por Yanua para celebrar el Día Internacional del Libro Infantil
   Taller de fin de semana: Fotografía + Ciencia: fotografiando lo imposible



CON LA COLABORACIÓN DE



 

CONDADO-DOÑANA, COMARCA

VOLVER
Ver fotografas
 (HU). La comarca del Condado-Doñana, al sureste de la provincia de Huelva, queda delimitada por los municipios de Hinojos, Almonte, Chucena, Bollullos par del Condado, Bonares, Escacena del Campo, Manzanilla, Niebla, Paterna del Campo, La Palma del Condado, Rociana del Condado, Purchena, Villalba del Alcor y Villarrasa. Un ámbito que se singulariza tanto por las estrechas vinculaciones históricas y culturales de las poblaciones que la componen al constituirse en 1319 el Condado de Niebla, como por la relación directa o indirecta con el espacio protegido de mayor valor ecológico de  Europa: el Parque Nacional y Natural de Doñana. Comarca prácticamente plana, famosa por su fértil agricultura y la crianza de exquisitos vinos, hoy bajo la Denominación de Origen Condado de Huelva, es a su vez un espacio de contrastes. Al norte las formaciones del Andévalo y de campiña definen una zona de baja actividad económica, esencialmente agraria, mientras que al sur la abundancia de recursos y la implementación de políticas de desarrollo sostenible perfilan uno de los territorios de mayor dinamismo de Andalucía.

La zona septentrional (El Condado-Campiña) se encuentra dividida en dos unidades paisajísticas bien diferenciadas: al norte el Andévalo, espacio de transición que une la planicie litoral con los más abruptos relieves de la Sierra de Huelva, y al sur, con mayor extensión, la campiña. Territorio constituido por terrenos de materiales pliocenos y cuaternarios con una topografía suave y ondulada, y emplazado en el dominio climático del Mediterráneo con cierta influencia atlántica que, junto con la moderada fertilidad de los suelos, permite históricamente el desarrollo de una agricultura de secano. Un espacio eminentemente agrario (35% de la población activa) caracterizado por los cultivos de la triada mediterránea (cereales, vid y olivos), del algodón, legumbres (garbanzos), industriales (remolacha y girasol) etc., y las actividades transformadoras de éstos como la crianza de vinos y almazaras de aceite.

Pero la crisis de la agricultura cerealista e industrial de secano más la situación y emplazamiento geográfico de los núcleos de población (en el área de influencia de las ciudades de Huelva y Sevilla en disposición longitudinal,  paralelos a la carretera N-431, a la derecha de la autovía del Quinto Centenario, A-49, en consonancia con el trazado de la vía férrea ) provoca un importante trasvase espacial de población hacia las capitales, en un territorio ya de por sí históricamente despoblado y de escasa cohesión interna. No obstante se dibuja una pequeña área central bien articulada funcionalmente por La Palma del Condado en donde se concentra la tercera parte de toda la población y de la actividad terciaria de esta zona.

En definitiva, un territorio con un bajo nivel de  desarrollo socioeconómico, resultado de la incapacidad de su tejido productivo de generar empleo y renta suficiente para mantener la población. Hechos que se constatan por la baja densidad demográfica (38 h. por km 2 ) y el predominio de núcleos pequeños, inferiores a 10.000 h., excepto La Palma, con saldos migratorios negativos, rentas familiares por debajo de la media andaluza y tasas de paro elevadas. Indicadores que cada vez más la diferencian de la parte de Doñana, al sur de la comarca.

Cambio en el tejido productivo . La toma de conciencia de esta situación por parte de los agentes locales está originando en los últimos años un cambio, aunque lento, en el tejido productivo. Se está llevando a cabo una mayor diversificación del sector agrario emergiendo en algunos municipios una nueva agricultura de regadío (frutales de hueso como cítricos, melocotones, ciruelas, kiwis y perales) en estrecha vinculación con la industria agroalimentaria. En la penillanura del Andévalo se fomentan las actividades forestales basadas principalmente en las repoblaciones de eucaliptos, para la fabricación de pasta de papel, cinegéticas y ganadera en las dehesas de las zonas serranas. Y por último, para frenar el retroceso que sufre el cultivo de la vid en las últimas décadas, se apuesta y fomenta la calidad de los vinos bajo la Denominación de Origen El Condado.

Muy secundariamente se está apoyando otras actividades industriales y turísticas, limitándose la mayor parte de las medidas a ayudas a actividades artesanales (alfarería, bordados, muebles) y a la promoción de la ciudad Conjunto Histórico-Artístico de Niebla. Todavía existe una infrautilización de los recursos turísticos procedentes de la antigua historia de la comarca, de su rico patrimonio cultural (restos del paso de los tartessos, púnicos, romanos, musulmanes y de la mezcla de la arquitectura islámica y mudéjar con la gótica, barroca y neoclásica). Por otra parte, y en el marco de una estrategia de desarrollo turístico para la zona, impera un desaprovechamiento de las dehesas de encinas y alcornoques y parajes naturales asociados a las áreas más serranas y a la ribera del río Tinto como espacios de ocio y de gran belleza paisajística (Villarrasa o Niebla), y de toda una valiosa industria artesanal alfarera (Niebla), del mueble (Paterna del Campo), de talleres de tonelería vinculados a la crianza de vinos (La Palma del Condado), bordados, etc.

Las vías de desarrollo para este espacio son difíciles y pasan tanto por mejorar las conexiones y la articulación del propio territorio, y con el resto de la comarca, la potenciación de la demanda y oferta de servicios, y la complementariedad de éstos entre los municipios de La Palma del Condado y Niebla, como por nuevas orientaciones productivas, especialmente diversificar aún más la agricultura y consolidar los vinos comarcales. También se debe impulsar la industria agroalimentaria, sin olvidar aquella que provenga de la descentralización espacial de la ciudad de Huelva, apoyándose en la presencia de un fuerte y tradicional cooperativismo entre los agricultores y la cercanía geográfica a la capital provincial respectivamente.

Por el contrario, el sur de la comarca (Doñana), se muestra como uno de los territorios más dinámicos de Andalucía. Sobre terrenos neógenos y cuaternarios, y bajo la influencia del clima mediterráneo oceánico, se pueden diferenciar varias zonas en función del medio físico y tipos de aprovechamientos. Al norte, los relieves denudativos, lomas, llanuras y colinas con suelos fértiles, propicios para el uso agrícola de secano: cereal, vid y olivo. Mientras que más al sur predomina el aprovechamiento forestal y ganadero (equino) sobre las extensas formaciones dunares y llanuras de acumulación eólica, salpicadas de zonas endorreicas y sistemas lagunares que se extienden hasta las costas bajas y arenosas del litoral atlántico, introduciéndose en uno de los espacios de más alto valor ecológico y de mayor grado de protección del continente: el Parque Natural de Doñana (tramo Abalario-Asperillo y gran parte de las marismas al sur de Villamanrique de la Condesa). Uno de los más singulares e importantes desde el punto de vista ecológico y medioambiental de Andalucía, de España y de Europa, el Parque Nacional de Doñana se extiende por 50.720 ha. La variedad, exuberancia y riqueza ecológica lleva al Parque a la máxima protección que, además de la figura de Parque Nacional, le confiere el ser también Reserva de la Biosfera y estar incluido en el ZEPAS y en el Convenio de RAMSAR.

Transformaciones.  Desde 1960 este sector más meridional de la comarca experimenta un gran crecimiento económico como consecuencia de las transformaciones introducidas en los sistemas agrarios tradicionales. Cambios que se producen por la aplicación en el sector agrícola de tecnología punta y la expansión de cultivos de regadío, casi 9.000 ha de hortalizas y frutas; y sobre todo por el desarrollo turístico del complejo Torre de la Higuera (Matalascañas) que ocupa un kilómetro de ancho por cuatro y medio de largo y que posee la mayor capacidad hotelera de la Costa de Huelva. La dinámica turística de toda la zona se sustenta tanto en las hermosas playas atlánticas, la belleza paisajística y el alto valor ecológico del entorno de Doñana, como en la gran demanda de turismo de sol y playa de la cercana e interior área urbana de Sevilla, sin olvidar la atracción que ejerce la aldea y romería de El Rocío (Almonte), celebrada el sábado, domingo y lunes de Pentecostés (mayo-junio) de cada año.

La buena articulación territorial de este área gracias a la disposición y proximidad geográfica de los núcleos de población, aunque pequeños, en el borde sur de la campiña junto a la autovía del Quinto Centenario, más las presentes vinculaciones socioeconómicas, culturales e históricas (El Condado) de sus poblaciones se convierten en factores claves del desarrollo económico y las transformaciones que experimenta la zona en las últimas décadas. Por una parte, los tradicionales cultivos de la triada mediterránea y frutales como la higuera ceden espacio a la agricultura intensiva de regadío bajo plástico. La mayor rentabilidad del fresón propicia que desde finales de los años setenta del siglo XX, y fundamentalmente en los municipios más occidentales, el cultivo haya llegado a ocupar una gran extensión superficial y suponga el emplazamiento de grandes cooperativas exportadoras a mercados nacionales e internacionales. El sector se convierte en el verdadero motor de la economía local no sólo por su mayor rentabilidad agrícola frente a los cultivos de secano, sino también por los jornales que genera la recolección y los empleos que se originan en las tareas de manipulación y envasado de la cosecha. Igualmente, la riqueza se sustenta en el sector vitivinícola amparada en el sello de calidad que imprime la denominación de origen de El Condado.

En definitiva, en un territorio eminentemente agrícola y natural, las actividades industriales y de servicios tienen una menor presencia. Por una parte, la actividad manufacturera se caracteriza por el minifundismo empresarial, algunas de carácter artesanal, con un mercado local, dedicadas principalmente a la fabricación de ladrillos y cerámica artística, carpintería y herrerías, extracción de áridos, tonelería. Por otra, el sector terciario experimenta un crecimiento en torno a la actividad turística que genera el Parque Natural y Nacional y otros espacios forestales públicos, la playa de Matalascañas y la aldea de El Rocío (Almonte), y en menor medida en función de las actividades agrarias. Así, en algunos municipios, aparte de la zona costera, se desarrolla la hostelería, como son los conocidos bodegones en Bollullos Par del Condado, en los que se aprovecha el amplio espacio disponible en las antiguas bodegas y en los que se puede degustar la rica gastronomía de Huelva. De la misma forma, la introducción y dinamismo de la nueva agricultura está impulsando el desarrollo del subsector del transporte de mercancías.

Naturaleza y desarrollo.  Sin embargo, la zona no está exenta de problemas que pueden reducir e incluso hacer negativo este proceso de desarrollo sostenible por el que se intenta unir la conservación de la naturaleza con el desarrollo económico. En primer lugar, la riqueza turística y natural está concentrada en municipios de gran tamaño y sometida a la especulación e intereses privados constantemente. Igualmente, el acelerado proceso de urbanización de la playa de Matalascañas está mostrando en la actualidad sus debilidades, falta de infraestructuras y servicios, congestión, etc., perjudicando seriamente el futuro del centro turístico y del espacio natural del entorno.

Tampoco la moderna agricultura de regadío está libre de dificultades ya que, en los próximos años, tiene que adaptarse a la nueva política agrícola comunitaria (Agenda 2000) y a la competencia de países terceros. Además, es una gran consumidora de agua, haciendo peligrar los recursos hídricos de la zona y del Parque. Mientras, el futuro de la agricultura de secano, en particular del cultivo de la vid, pasa necesariamente por la consolidación de la Denominación de Origen vinos de El Condado de Huelva que abarca actualmente unas 6.000 ha de superficie.

No obstante, el modelo de desarrollo sostenible para Doñana, que tanta dificultad entraña su implantación, se está logrando hacer realidad gracias a la ejecución de un Plan Operativo impulsado por la administración autonómica, apoyado financieramente por la Unión Europea desde 1992 y liderado por el municipio de Almonte. Los programas desarrollados logran, aparte de conservar el medioambiente y aumentar el nivel de vida de sus habitantes a través de una importante reactivación del tejido económico, afianzar en la población la consideración del Parque Natural como el principal recurso para el desarrollo de la zona y no como un obstáculo para el mismo. [ Francisca Ruiz Rodríguez ].

 

 
ZONA DE USUARIOS
Usuario:
clave:
 

MUSEOS ANDALUCES
Almería
Museo de Almería
Cádiz
Museo de Cádiz
Córdoba
Museo arqueológico y etnológico
Granada
Museo de la Alhambra
Granada
Parque de las ciencias
Huelva
Museo de Huelva
Jaén
Museo de Jaén
Málaga
Museo Carmen Thyssen
Málaga
Museo de Málaga
Málaga
Museo Interactivo de la Música
Málaga
Museo Picasso Málaga
Sevilla
Centro Andaluz de arte contemporáneo
Sevilla
Museo Arqueológico


   Andalupedia © 2013 - Todos los derechos reservados      Señas de identidad      Aviso legal      Créditos  15 de agosto de 2020