inicio quiénes somos normas de uso abreviaturas contacto

BÚSQUEDA DE TÉRMINOS



Acceso a búsqueda avanzada

TÉRMINOS VISITADOS  


TÉRMINOS RECIENTES

AGENDA CULTURAL
   Bodas de Sangre: Programación en Jaén
   Taller de creatividad dinamizado por Yanua para celebrar el Día Internacional del Libro Infantil
   Taller de fin de semana: Fotografía + Ciencia: fotografiando lo imposible



CON LA COLABORACIÓN DE



 

CORIA DEL RÍO

VOLVER
Ver anexos
(SE). Municipio de 24.735 h. y 62 km 2 , a 5 m. de altitud y a 11 km. de Sevilla.

Situación.  Esa proximidad a la capital, acortada ahora en tiempo por autovía, y su localización junto al río Guadalquivir, en la ruta hacia Sanlúcar de Barrameda, es lo fundamental de su situación; si bien, también cuenta el borde del Aljarafe y la ubicación junto al río Pudio, por cuya hendidura en la plataforma aljarafeña conecta con carretera o camino hacia el interior y la ruta del Rocío.

Historia. El acontecer de los pueblos tiene mucho que ver con su situación y emplazamiento; y, en este caso,  el Río Grande explica bastante del pasado de Coria. Hallazgos arqueológicos hablan de poblamientos neolíticos y del Bronce final y se sabe que es una importante colonia fenicia, que explota su riqueza pesquera, ganadera y agraria, llegando a acuñar moneda, convirtiéndose Caura  (seno de peces) en un importante puerto fluvial, terminal hacia el Atlántico desde Sevilla.

Durante la Bética romana la oppida (plaza fuerte, quizás amurallada) Caura-Siarum  mantiene su función portuaria, sigue acuñando monedas (con una figura de pez) e interviene en la exportación que Roma hace de cereales, aceite y vino, según las marcas de los alfareros curienses halladas en el monte Testaccio. En época andalusí, Corah sufre en 885 una terrible invasión normanda, que entra por Sanlúcar, arrasa la población y extermina a sus habitantes. Rehecha la situación desde la capital califal continúa siendo un puerto relevante y durante la conquista castellana de Sevilla el infante don Alfonso concede Coria a 500 catalanes del ejército, que no llegan a poblarla.

Los castellanos entran en Coria sin resistencia de la población autóctona, que permanece en su mayoría, y el citado rey hace una segunda donación a 150 "omes de Cataluña que pueblen en ella", pero, como ocurre en tantos otros lugares, lo más probable es que vendieran las tierras (generalmente a sus antiguos dueños) y se marcharan,  "pues en 1435 no llegaba al centenar su vecindario, borrándose con el tiempo el origen catalán" ( Enciclopedia de Andalucía ). Además, en 1283 la población es totalmente arrasada por el rey de Marruecos, según esa misma fuente, que también recuerda la estancia en 1519 de Hernando de Magallanes y la presencia en la entrada de Felipe II en Sevilla, al que ofrecen, entre otros productos, las alcazarras, tinajas de barro blanco del Guadalquivir, cuya gran porosidad favorecía la evaporación de los líquidos, con el consiguiente enfriamiento de la vasija.

El viajero alemán Erich Lassota dice hacia 1580 que "en Coria, para los que bajan el río, hay establecida   una aduana; más los que suben no pagan nada". Según el historiador francés Lapeyre, a principios del XVII había una morería y durante ese siglo la villa pertenece al conde-duque de Olivares.

En 1614 tiene lugar un hecho singular en la historia de Andalucía. Una expedición de japoneses, dirigida por el samurai Hasekura Tsunenaga, arriba a Coria desde Sendai en su viaje hacia Roma, a fin de pedir ayuda para los cristianos nipones. Pero algunos de los viajeros no regresan, sino que se quedan en Sevilla y Coria, donde el apellido Japón de algunos habitantes recuerda aquella historia, motivo posterior de encuentros y celebraciones entre las  ciudades implicadas.  

En el siglo XVIII, Coria es propiedad del conde de Altamira y entonces la villa cuenta con unos 2.000 h., goza de alcabalas y el rey paga por ellas 8.000 maravedíes, produce aceite y vino, además de fabricar grandes tinajas (de 200 arrobas), exportadas a Cádiz y otros puertos. Y se añade que había en Coria 21 barcos de 100 toneladas para el tráfico en el Atlántico y el Mediterráneo.

Sin embargo, el Diccionario  de Pascual Madoz (1850) no consigna tal hecho, sino que menciona sólo tres barcas: una en los Malecones, para el servicio, principalmente de las labores agrarias y otras dos particulares. Registra 3.183 h. en 532 casas, distribuidas en quince calles, un término con acebuches, monte bajo y olivar, más alguna fabricación de harina, jabón y ladrillos. Parece que  en el siglo XIX abundan las inundaciones y las epidemias, solucionándose las primeras con posteriores encauzamientos y pantanos de regulación y, las segundas, como se sabe, con progresos sanitarios.

Plano urbano y monumentos.  El plano queda delimitado por el Guadalquivir al este, la vía Sevilla-Puebla al oeste y parte del norte (más allá los polígonos industriales de La Estrella y, el más pequeño, de El Rocío) y el Río Pudio al sur, si bien, pasado el mismo, reaparecen las edificaciones, conurbando prácticamente con Puebla del Río. Los ejes principales (avenidas y calles de Andalucía, Cervantes, Blas Infante, Primero de Mayo, Palomares") se orientan de norte a sur más o menos paralelas al río, como es natural, abundando el trazado rectilíneo y quedando muy circunscrito el medieval.

En el apartado de monumentos cabe mencionar la parroquia de la Estrella (de planta y artesonado mudéjar, capillas góticas y reformas barrocas), la ermita de San Juan (mudéjar también y la valiosa escultura de la Vera Cruz, de 1500). El Cerro de San Juan es un conjunto histórico artístico y en la orilla izquierda del Guadalquivir se encuentra la torre árabe de los Cerveros, mientras en el lado del pueblo destaca el parque de Carlos de Mesa, de principios del XX. Su abundante vegetación y animada concurrencia en los numerosos quioscos, al lado del paseo fluvial que se prolonga al norte hacia el Batán, componen un paisaje urbano de amplio espacio con el Guadalquivir y el continuo paso de la barcaza con coches y maquinarias agrícolas. En Coria se encuentra la casa de Blas Infante, líder histórico del nacionalismo andaluz, de arquitectura y decoración neomudéjar. Se citan en las reseñas del pueblo otros personajes, como Fray Francisco de Acosta o los pintores Manuel de la Rosa y Andrés Martínez de León.

Como no puede ser menos, en la gastronomía sobresalen el albur a la lata y la caldereta de sábalo (pez marino que entra a desovar en los ríos). También ligada a la situación, la tradición rociera, ocupando la Hermandad de Coria el octavo lugar, y por ella pasan otras muchas hacia la Aldea (Almería, Granada, Málaga, Córdoba, Ronda, Dos Hermanas o Utrera). Abundando en el carácter fluvial, el albur tiene su fiesta en primavera, mientras en septiembre se celebran las patronales de la Virgen de la Estrella y la feria, fundada en 1838, con el modelo andaluz de casetas, caballos y sevillanas.

Economía, población y área de influencia.  Está situada entre dos vías de comunicación, una fluvial y otra de tráfico rodado, a lo que se une la proximidad de los límites de los municipios colindantes. La trascendencia de este último hecho obedece, no al tamaño reducido del municipio ( 64 ha), sino a las dificultades de paso a la margen izquierda del río (parte oriental del término) por la inexistencia de un puente que atraviese el Guadalquivir, lo que produce que el núcleo principal se localice y se expanda en la margen derecha. Y, a su vez, está generando el que Coria y Puebla del Río estén prácticamente unidos.

Coria desde 1950 no pierde población, salvo en el transcurso de 1991-1990, alcanzando un 80% de crecimiento entre la primera fecha y 1991, debido a la proximidad de Sevilla y al mantenimiento del crecimiento vegetativo con valores positivos, especialmente entre 1950-1970. De esta forma, Coria alcanza 15.064 h. en 1960; en 1986 llega a 21.364 y hoy cuenta con  24.735 (2003). Si bien, el incremento relativo de este último año respecto del anterior (5,9%) es generado por la inmigración. Por lo tanto, se trata de un municipio de población joven donde los efectivos menores de 20 años representan el 24,8% y el porcentaje de mayores de 65 años supone tan sólo el 12,8% (2003).

Otra de las características relevantes de esta ciudad es el que aún no esté incluida en el área metropolitana de Sevilla (AMS), a pesar de su proximidad. Se comunica con la capital a través de la autovía Sevilla-Coria, estando ya ésta saturada prácticamente (incluso en un tramo se convierte en calle, por ejemplo en Gelves), debido a que se encuentra en los límites del área metropolitana y va a enlazar con el anillo de circunvalación de la SE-30, tras su paso por Gelves y San Juan de Aznalfarache. Por ello está previsto, primero, una vía alternativa que libere al cauce central del Guadalquivir de los tráficos de paso mediante un nuevo cruce del río a la altura del polígono de La Isla y entre Coria y Gelves. Y segundo, construir una nueva variante de conexión de la autovía de Coria con la A-49 y un anillo de enlace de dicha variante con la actual autovía de acceso a Mairena del Aljarafe por el norte.

Sin embargo, a pesar de las buenas comunicaciones y de su proximidad a la capital, Coria mantiene todavía un cierto alejamiento de las tensiones urbanizadoras presentes en todo el Aljarafe. Y en este sentido cabe afirmar que prácticamente no existen urbanizaciones fuera del núcleo principal, indicativas del inicio de un proceso de descentralización urbana. La promoción privada es la que asume la parte más importante del crecimiento urbano, pero casi siempre con iniciativas de pequeña escala, lo que no supone cambios sustanciales en las estructuras territoriales preexistentes. Otra prueba de la escasa influencia metropolitana es que, si bien el Guadalquivir tiene un gran valor paisajístico a su paso por la ciudad, ésta zona no se promociona desde el punto de vista urbanístico. Por otro lado, Coria vive prácticamente de espaldas al río y únicamente se recupera una parte del frente para construir una amplia zona de esparcimiento, refiriéndose las actuales normas subsidiarias a este espacio como una zona a proteger.

El municipio se asienta mayoritariamente sobre suelos de vega aluvial con una vocación agrícola importante. La clase de cultivo viene determinado por el tipo edáfico, por el régimen de lluvias de los últimos años y por la política de ayudas comunitarias percibidas (aplicación de la PAC). Dentro de los cultivos herbáceos destacan principalmente el algodón (3.621 ha), a distancia le siguen el girasol, la soja, arroz y los cereales, obteniéndose unos rendimientos altos; y en los leñosos, sobresalen el naranjo (1.351 ha) y el olivar para verdeo y almazara. En la parte occidental del término la propiedad está muy dividida, con propietarios pequeños; mientras que en la margen izquierda del río la estructura de propiedad y las explotaciones agrícolas son de mayor tamaño. Zona, que, a pesar de la dificultad señalada en relación al cruce del río, dispone de una buena comunicación con Sevilla a través de las carreteras SE-685 y la SE-687 que va a Dos Hermanas.

La disponibilidad de nuevos suelos industriales (polígono de El Rocío en la carretera de Almensilla, el situado en la vía de Palomares-Puebla y el polígono de La Isla), el mayor dinamismo empresarial, el establecimiento de medidas por parte del Ayuntamiento para la atracción de inversiones y  la creación de la nueva autovía de circunvalación SE-40 (atraviesan el término por su zona norte) hacen vislumbrar cambios en la estructura económica de Coria a medio plazo que reincetiven el desarrollo industrial. En la actualidad existen en el municipio un total de 32 empresas del sector secundario (2001)

Por último, el mercado laboral cuenta con una oferta de mano de obra de 10.651 personas (2001) de las que 7.787 constituyen la población ocupada, con una tasa de actividad  bastante elevada; si bien conviene advertir que en Coria existe una masa importante de población que se encuentra en paro (1.225 en 2003) o que trabaja de forma eventual (450). La actividad que concentra mayor número de empleos es la construcción con 1.622 (2001) y la renta familiar disponible se sitúa ligeramente por debajo de la media andaluza (9.500 euros en 2003), ya que se encuentra en el intervalo 8.100 y 9.000 euros. [ Gabriel Cano / Rosa Jordá Borrell ]. 

 

 
ZONA DE USUARIOS
Usuario:
clave:
 

MUSEOS ANDALUCES
Almería
Museo de Almería
Cádiz
Museo de Cádiz
Córdoba
Museo arqueológico y etnológico
Granada
Museo de la Alhambra
Granada
Parque de las ciencias
Huelva
Museo de Huelva
Jaén
Museo de Jaén
Málaga
Museo Carmen Thyssen
Málaga
Museo de Málaga
Málaga
Museo Interactivo de la Música
Málaga
Museo Picasso Málaga
Sevilla
Centro Andaluz de arte contemporáneo
Sevilla
Museo Arqueológico


   Andalupedia © 2013 - Todos los derechos reservados      Señas de identidad      Aviso legal      Créditos  23 de octubre de 2019