inicio quiénes somos normas de uso abreviaturas contacto

BÚSQUEDA DE TÉRMINOS



Acceso a búsqueda avanzada

TÉRMINOS VISITADOS  


TÉRMINOS RECIENTES

AGENDA CULTURAL
   Bodas de Sangre: Programación en Jaén
   Taller de creatividad dinamizado por Yanua para celebrar el Día Internacional del Libro Infantil
   Taller de fin de semana: Fotografía + Ciencia: fotografiando lo imposible



CON LA COLABORACIÓN DE



 

COSTA DE GRANADA, COMARCA

VOLVER
(GR).Situada al sur de la provincia, entre la Costa del Sol y la de Almería, la Costa de Granada ocupa una privilegiada franja de 788 km 2 sobre el litoral mediterráneo andaluz. Hacia su interior se localizan los municipios de Otívar, Lentejí, Los Guájares, Vélez de Benaudalla, Molvízar y Jete, mientras que abriéndose hacia la costa lo hacen Almuñécar, Itrabo, Salobreña, Motril, Gualchos, Lújar, Rubite, Polopos, Sorvilán y Albuñol.

Sobre estas tierras el Guadalfeo-Dúrcal aprovecha  un paso natural desde la Vega de Granada a través del Valle de Lecrín y las Alpujarras a la costa, donde la presencia de acantilados, calas y extensas playas configuran el paisaje característico de la costa granadina. Su situación mediterránea, la cercanía con el norte de África y Sierra Nevada, con las mayores alturas de la Península, que protegen esta franja litoral de los vientos fríos del norte, dan lugar a la existencia en la zona de un microclima mediterráneo subtropical, con precipitaciones que fluctúan sobre los 400 milímetros, temperaturas en torno a los 17-19ºC y 320 días de sol al año, que hacen posible el cultivo de frutos subtropicales en sus vegas y el desarrollo pujante de la actividad turística.

La agricultura presenta caracteres diferenciados en torno a las siguientes áreas: Valle del río Verde en Almuñécar, Vega de Motril-Salobreña y Costa Alpujarreña. En la primera, el Valle del río Verde, la principal peculiaridad de la actividad agraria estriba en el cultivo de frutos tropicales existente: chirimoyos, aguacates y, en menor medida, papayas, guayabos, mangos y plataneras, que se entremezclan en Almuñécar formando un paisaje integrado. Dentro de la zona, la extensión de los huertos subtropicales se debe a la iniciativa del pequeño campesino, cuyas explotaciones raras veces superan 0,5 ha. Su auge viene dado por los buenos rendimientos que proporciona, los escasos cuidados que requieren, la posibilidad de compatibilizar esta agricultura con otras actividades "fundamentalmente con el turismo y la construcción", la fácil comercialización de estas frutas subtropicales "tanto en los mercados de los núcleos turísticos de la franja costera, como de las grandes capitales españolas, Madrid y Barcelona" y los avances que proporcionan los resultados de las investigaciones, que en materia de cultivos subtropicales, sobre todo del aguacate, desarrolla el Centro de Experimentación La Mayora en Algarrobo, perteneciente al CSIC, que permite un incremento sustancial de la productividad y la calidad de la producción agraria en la zona.

Por su parte, la Vega de Motril-Salobreña constituye uno de los focos de resistencia a los nuevos cultivos, a pesar de sus buenas condiciones, debido a la persistencia de una estructura de la propiedad fundamentada en explotaciones de mayor tamaño y su vinculación a las azucareras y cultivo de la caña de azúcar. No obstante, en la actualidad el cambio se impone y los tradicionales cultivos de huerta tienden a adoptar las nuevas técnicas del enarenado e invernaderos. Éstos se presentan generalizadamente en la costa alpujarreña granadina, que se extiende desde Calahonda hasta La Rábita, ya en el límite con la provincia de Almería. Dentro de este espacio, el reborde de la Sierra de Contraviesa funciona como laboratorio de nueva agricultura, ya que es en La Rábita y El Pozuelo donde se inventa la técnica del enarenado. En este sector, como en casi todos, la explotación es minifundista y el régimen de tenencia con frecuencia es de aparcería. Así pues, con una ocupación muy antigua, el escaso espacio cultivable de la costa alpujarreña está intensamente ocupado y las nuevas conquistas agrícolas se hacen en las laderas orientadas al Sur, a grandes costes, en tanto exigen la construcción de bancales y nivelación del terreno en una topografía poco favorable.

A pesar de la importancia de la actividad agraria, el turismo es hoy base principal del desarrollo económico de la Costa de Granada. Aquí, junto a la tradicional oferta de turismo de sol y playa de los centros de La Herradura, Almuñécar, Salobreña, Motril, Castell de Ferro y La Rábita, se comercializa también el turismo deportivo "windsurf, surf, submarinismo, pesca, vela, esquí acuático, golf, tenis, squash, equitación" y de golf, en esos mismos centros, y el turismo verde, asociado a la Ruta de los Guájares (Guájar Fondón, Guájar Faragüit y Guájar Alto y Lobres-Molvízar-Itrabo) y la Ruta del río Verde (Almuñécar-Jete-Otívar-Lentejí).

La mayor parte de la infraestructura turística se concentra en los municipios de la franja litoral, relativamente poco afectados por el desarrollo urbanizador como consecuencia de las menores facilidades que ofrece la conformación orográfica de la fachada litoral, pudiéndose distinguir todavía la trama tradicional de asentamientos costeros con nitidez. Esta trama tiene su centro neurálgico en Motril, probablemente el núcleo más diversificado de toda la Costa del Sol, y en menor medida en Almuñécar. El primero ejerce funciones de lugar central tanto para los núcleos costeros de Salobreña, Castell de Ferro, como para los penibéticos de Itrabo, Molvízar, Los Guájares, Vélez Benaudalla y Lújar, erigiéndose en capital de las tres comarcas costeras granadinas propuestas en 1983, centro del área comercial "que engloba también parte de la Alpujarra", del partido judicial y de la Mancomunidad de Municipios de la Costa Tropical de Granada. A ello contribuye su localización estratégica y facilidad de comunicación tanto con Granada (A-44), como con Málaga y Almería (A-7), a la vez que el auge económico que viene experimentando en los últimos años. Este desarrollo es consecuencia del crecimiento de su puerto comercial, la difusión del cultivo de frutos tropicales y flores en sus vegas, y la actividad turística de las Playas de Poniente y de Granada. Por su parte, Almuñécar, la población más occidental de la Costa Granadina, incluye dentro de su área de influencia a los tres pequeños núcleos penibéticos de Otívar, Jete y Lentejí.

Además, el pasado histórico de estos núcleos contribuye a cohesionar sólidamente este territorio comarcal. La historia de Motril, Almuñécar o Salobreña se identifica con la historia misma de su comarca. Por sus tierras pasan fenicios, romanos y, sobre todo, árabes que dejan profundas huellas en sus alrededores. Ellas, junto con el legado de obras y construcciones de siglos posteriores, dotan a estos núcleos de un importante patrimonio histórico-artístico que ofrece gran atractivo y complementa la oferta turística de la comarca.

Evidencia de ello ofrece en Motril la iglesia del Carmen, edificio de estilo barroco que se construye en el siglo XVI como ofrenda a las víctimas de la peste, por lo que el promontorio sobre el que se sitúa es en realidad una tumba colectiva; la iglesia Mayor de la Encarnación (siglo XVI), de estilo mudéjar con modificaciones posteriores en gótico, renacentista y barroco; el Ayuntamiento construido en 1631 en estilo barroco, cuyo valor principal radica en el artesonado mudéjar situado en la entrada principal y en la sala de juntas; el Santuario de Nuestra Señora de la Cabeza de estilo barroco que se levanta sobre el antiguo palacio de Aixa, madre de Boabdil; el teatro Calderón de la Barca, construido en 1880 en estilo neoclásico, que cuenta con un bonito techo de madera con óleos de las musas del arte; y la Casa de la Palma, un ingenio azucarero morisco del siglo XVI.

En Almuñécar, tres importantes necrópolis fenicio-púnicas situadas dentro de su término municipal atestiguan la presencia de los fenicios. Con posterioridad, los romanos fortifican la ciudad dejando como legado el gran acueducto que aún hoy puede contemplarse, sin embargo es durante la época árabe cuando el núcleo cobra mayor importancia gracias al comercio de la seda que florece por toda la costa. De esta época se conserva el castillo, actual cementerio, edificado sobre una antigua fortificación romana, algunas casas distribuidas por el casco antiguo, restos de muralla, arcos o aljibes. Cerca del castillo se encuentra la Cueva de los Siete Gatos que es sótano de una construcción romana y en la actualidad alberga el Museo Arqueológico, donde se pueden apreciar, además de los restos hallados en las necrópolis, un vaso egipcio perteneciente a la época del faraón Apofis I. Gran valor artístico posee también la iglesia diseñada por Juan Herrera, con su torre del artista granadino Diego de Siloé.

Destacable resulta igualmente en Salobreña la Cueva del Gran Capitán, que conserva vestigios del periodo Neolítico; el castillo árabe, el cual gracias a su situación estratégica se convierte en fortaleza inexpugnable y es utilizada también como residencia veraniega de la familia real nazarí y como alcázar-prisión; y la iglesia, situada cerca del castillo, que es construida sobre una mezquita musulmana, en estilo mudéjar (siglo XVI), en cuyo interior conserva el coro y una alacena en la sacristía con tableros de madera ricamente tallados e imágenes de los siglos XVI y XVII.

Desde el punto de vista demográfico, es preciso notar la evolución positiva experimentada por la población comarcal en el transcurso de las últimas décadas. Ésta alcanza en 2001 la cifra de 105.460 h., como consecuencia del dinamismo demográfico que mantienen los municipios turísticos de la franja litoral, en claro contraste con los del interior. Significativo resulta en este sentido el caso de Motril, municipio que concentra al 48,7% de la población comarcal y que ve duplicada su población entre 1960-2001, como consecuencia de la misma dinámica natural de la población y del saldo migratorio positivo (1,1%) que ostenta.

Ello tiene a su vez paralelismo con el comportamiento socieconómico de la población, dado que son los municipios turísticos de la franja costera los que poseen mejores infraestructuras y equipamientos tanto sanitarios, como educativos o culturales, manteniendo a su vez niveles de paro que se sitúan por debajo de la media comarcal (11,5%) y de renta media familiar por encima tanto de la media comarcal (2.616,2 euro/h.) como de la andaluza (3.288,7 euro/h.).

El desarrollo futuro de la Costa granadina se vincula a las actuaciones que tanto los propios ayuntamientos como la Mancomunidad de Municipios de la Costa Tropical de Granada promueven de manera coordinada con el objetivo último de contribuir a la mejora de las infraestructuras y servicios públicos y, en definitiva, a la dinamización socioeconómica de este espacio. Para ello se puso en marcha el Plan de Excelencia Turística de la Costa de Tropical de Granada, con la finalidad de fomentar la actividad turística en el ámbito de la Mancomunidad e incrementar las rentas que genera, consolidando esta actividad como principal motor de la economía de la comarca, persiguiendo además que su oferta turística sea competitiva y sostenible.      [ Inmaculada Espaañ Ríos ].

 

 
ZONA DE USUARIOS
Usuario:
clave:
 

MUSEOS ANDALUCES
Almería
Museo de Almería
Cádiz
Museo de Cádiz
Córdoba
Museo arqueológico y etnológico
Granada
Museo de la Alhambra
Granada
Parque de las ciencias
Huelva
Museo de Huelva
Jaén
Museo de Jaén
Málaga
Museo Carmen Thyssen
Málaga
Museo de Málaga
Málaga
Museo Interactivo de la Música
Málaga
Museo Picasso Málaga
Sevilla
Centro Andaluz de arte contemporáneo
Sevilla
Museo Arqueológico


   Andalupedia © 2013 - Todos los derechos reservados      Señas de identidad      Aviso legal      Créditos  25 de noviembre de 2020