inicio quiénes somos normas de uso abreviaturas contacto

BÚSQUEDA DE TÉRMINOS



Acceso a búsqueda avanzada

TÉRMINOS VISITADOS  


TÉRMINOS RECIENTES

AGENDA CULTURAL
   Bodas de Sangre: Programación en Jaén
   Taller de creatividad dinamizado por Yanua para celebrar el Día Internacional del Libro Infantil
   Taller de fin de semana: Fotografía + Ciencia: fotografiando lo imposible



CON LA COLABORACIÓN DE



 

DOMECQ

VOLVER
 Encaste de reses de lidia que tiene su origen en la compra de la ganadería del duque de Veragua realizada en 1930 por Juan Pedro Domecq y Núñez de Villavicencio, industrial bodeguero de Jerez de la Frontera, que buscaba prestigiar la imagen de sus vinos con la fachada del toro bravo. La ganadería del duque de Veragua, previo paso por el tratante Martín Alonso, es trasladada desde las tierras de Borox y Aranjuez, en la que pastaban, hasta la finca gaditana de Jandilla. La vacada ducal, que descendía de la ganadería formada en el siglo XVIII por el criador utrerano Vicente José Vázquez, iría recibiendo en manos de la familia Domecq sucesivas aportaciones de puntas de reses del Conde de la Corte, de origen Vistahermosa, que se va imponiendo a la sangre vazqueña y conformando las características futuras del encaste. Ramón Mora-Fiqueroa, gran conocedor de la ganadería del Conde de la Corte sería uno de los principales responsables de la fijación de las características principales de los toros de Domecq. En 1937, a la muerte de Juan Pedro Domecq y Núñez de Villavicencio, la ganadería es heredada por sus hijos Juan Pedro, Salvador, Álvaro y Pedro Domecq y Díez. Será el primero quien lleve las riendas de la ganadería, a la que vuelve a añadir sangre Vistahermosa en sucesivas compras al Conde de la Corte y al propio Mora-Figueroa, a la vez que elimina la mayoría de las reatas de sangre vazqueña, que queda de forma testimonial. En los años cincuenta y sesenta ya están fijadas las características principales del encaste que empieza a diferenciarse en morfología y comportamiento a otras ramas de la misma procedencia. El toro de Juan Pedro Domecq y Díez se distingue por su capacidad de entrega y un concepto de bravura integral que le lleva aceptar pelea en los tres tercios, dando un paso más en la evolución de la ganadería brava al seleccionar un toro para el toreo moderno, el que surge tras la Guerra Civil y se fija definitivamente en los años cincuenta del siglo XX. En los últimos 30 años la sangre Domecq se extiende por toda la cabaña brava española, imponiéndose al resto de los encastes y dando lugar a numerosas ganaderías secundarias. La bravura picante que caracteriza a las reses de los años cincuenta y sesenta se suaviza progresivamente en las últimas décadas del siglo XX, aunque a comienzos del siglo XXI se empieza a ver la recuperación de esa nobleza encastada en los productos de ganaderías como Jandilla o Fuente Ymbro, de puro encaste Domecq. El toro más clásico del encaste es un animal bajo, de cuello largo, lomo recto y morrillo proporcionado, de astas proporcionadas y ligeramente vueltas hacia arriba y de capas predominantemente negras, salpicadas, coloradas, chorreadas, castañas y mulatas con la presencia testimonial del pelo jabonero, reliquia de la sangre vazqueña. En encaste, Domecq es la madre de ganaderías como Jandilla, Luis Algarra, Fuente Ymbro, Zalduendo o Juan Pedro Domecq Solís, nieto del creador del encaste que mantiene el hierro, la divisa y la antigüedad originales.

 
ZONA DE USUARIOS
Usuario:
clave:
 

MUSEOS ANDALUCES
Almería
Museo de Almería
Cádiz
Museo de Cádiz
Córdoba
Museo arqueológico y etnológico
Granada
Museo de la Alhambra
Granada
Parque de las ciencias
Huelva
Museo de Huelva
Jaén
Museo de Jaén
Málaga
Museo Carmen Thyssen
Málaga
Museo de Málaga
Málaga
Museo Interactivo de la Música
Málaga
Museo Picasso Málaga
Sevilla
Centro Andaluz de arte contemporáneo
Sevilla
Museo Arqueológico


   Andalupedia © 2013 - Todos los derechos reservados      Señas de identidad      Aviso legal      Créditos  21 de noviembre de 2019