inicio quiénes somos normas de uso abreviaturas contacto

BÚSQUEDA DE TÉRMINOS



Acceso a búsqueda avanzada

TÉRMINOS VISITADOS  


TÉRMINOS RECIENTES

AGENDA CULTURAL
   Bodas de Sangre: Programación en Jaén
   Taller de creatividad dinamizado por Yanua para celebrar el Día Internacional del Libro Infantil
   Taller de fin de semana: Fotografía + Ciencia: fotografiando lo imposible



CON LA COLABORACIÓN DE



 

FELIPE V

VOLVER
(versalles, francia, 1683-madrid, 1746).  Rey de España. Hijo de Luis de Borbón, delfín de Francia y de María Ana de Baviera. Se convierte en rey de España por disposición testamentaria de Carlos II, el último de los Austrias españoles, que fallece sin descendencia; convirtiéndose en el primero de los Borbones españoles.

Su asentamiento definitivo en el trono de España, sin embargo, no es posible sino después de un largo conflicto internacional conocido con el nombre de Guerra de Sucesión española. En ella se enfrentan los Borbones de España y de Francia con una poderosa alianza formada por Inglaterra, Holanda y el Imperio alemán. Las dos primeras porque recelaban de una posible unión de las coronas de España y Francia en una misma persona, lo que hubiese significado una grave amenaza política para ambas. Los imperiales porque rechazan un testamento que consideraban nulo, entendiendo que como familiares de los Austrias españoles eran los legítimos herederos de su Corona.

La guerra, que comienza en 1701, es larga y costosa. La paz solo llega en 1713 y es firmada en la ciudad holandesa de Utrecht. Por ella Felipe V era aceptado como rey de España, pero renunciaba a cualquier derecho sobre la corona de Francia. España liquidaba sus posesiones en Europa "ducado de Milán, Nápoles, Sicilia, Cerdeña, Países Bajos Españoles", que pasaban en su mayor parte a los imperiales y a Inglaterra se entregaba Gibraltar y Menorca, además de concedérsele importantes ventajas comerciales en América.

Una buena parte del reinado de Felipe V, después de la paz de Utrecht, estuvo dedicada a recuperar los territorios perdidos en la misma; sobre todo porque con ello se daba satisfacción a las maternales ambiciones de Isabel de Farnesio, la segunda de las esposas de Felipe V, que buscaba de esa forma encontrar acomodo para sus hijos, ya que el trono de España parecía alejado porque del primero de los matrimonios reales habido con Luisa Gabriela de Saboya había doble descendencia masculina. Como consecuencia de esa política, en la que tienen notable influencia algunos personajes extranjeros que alcanzan notoriedad y poder en la corte madrileña, como es el caso de Alberoni o Ripperdá, España se ve involucrada en buena parte de los numerosos conflictos bélicos que sacuden a Europa en aquellos años.

La llegada de los Borbones al trono de España también significa importantes reformas que afectan a todos los órdenes de la vida. Desde la administración y las formas de gobierno a la organización militar, las costumbres y las formas de vida. Todo ello supone un proceso de reconstrucción interior que da lugar a una lenta, pero continuada recuperación para superar la grave crisis en que queda sumido el Estado en el siglo XVII.

Felipe V era persona melancólica y de débil temperamento, lo que le convierte en un juguete en manos de su segunda esposa. Isabel de Farnesio es quien en realidad marca las directrices de la política española. El rey caía en profundas depresiones que, en algunos periodos revistieron formas de verdadera locura, que dan lugar a no pocos problemas. Para tratar de levantar los decaídos ánimos del monarca, que a la altura de 1729 pasaban por una fase crítica, Isabel de Farnesio decide el traslado de la corte a Sevilla, donde estuvo instalada hasta 1734. Los sevillanos, que reciben alborozados la noticia de que su ciudad sería la corte, acaban deseosos de que la pareja real y todos los innumerables cortesanos y cargos que la corte requería para su complejo funcionamiento abandonasen su ciudad, sobre la que habían caído como una verdadera plaga bíblica. Durante los años en que la corte estuvo establecida en Sevilla, se firma una paz con Inglaterra a la que se da el nombre de la capital andaluza.

Felipe V realiza varios viajes al territorio andaluz, uno de ellos a Cádiz para ver la botadura del primero de los navíos de línea que salía de las astilleros, donde se llevaba a cabo un programa de construcción naval. Otro a Granada, ciudad que no gusta al monarca, quien la abandona mucho antes de lo que había previsto en la planificación cortesana para refugiarse en algunos pueblos de la Sierra Norte de Sevilla, como Cazalla de la Sierra o Constantina, creando no pocos problemas de intendencia.

 
ZONA DE USUARIOS
Usuario:
clave:
 

MUSEOS ANDALUCES
Almería
Museo de Almería
Cádiz
Museo de Cádiz
Córdoba
Museo arqueológico y etnológico
Granada
Museo de la Alhambra
Granada
Parque de las ciencias
Huelva
Museo de Huelva
Jaén
Museo de Jaén
Málaga
Museo Carmen Thyssen
Málaga
Museo de Málaga
Málaga
Museo Interactivo de la Música
Málaga
Museo Picasso Málaga
Sevilla
Centro Andaluz de arte contemporáneo
Sevilla
Museo Arqueológico


   Andalupedia © 2013 - Todos los derechos reservados      Señas de identidad      Aviso legal      Créditos  18 de junio de 2019