inicio quiénes somos normas de uso abreviaturas contacto

BÚSQUEDA DE TÉRMINOS



Acceso a búsqueda avanzada

TÉRMINOS VISITADOS  


TÉRMINOS RECIENTES

AGENDA CULTURAL
   Bodas de Sangre: Programación en Jaén
   Taller de creatividad dinamizado por Yanua para celebrar el Día Internacional del Libro Infantil
   Taller de fin de semana: Fotografía + Ciencia: fotografiando lo imposible



CON LA COLABORACIÓN DE



 

FILLO, EL

VOLVER
(puerto real, cádiz, segunda década del siglo XIX-sevilla, hacia 1878).  Cantaor, de nombre Francisco Ortega Vargas. Es discípulo de El Planeta y transmite su arte a Silverio Franconetti y a su sobrino, El Nitri. Se trata de un cantaor pionero, cuya trayectoria nos llega a través de la gran cantidad de anécdotas que sobre él existen: hombre de fisonomía algo más que peculiar, de amores aireados y tragedias personales "a las que saca letras". Creador de tonás, siguiriyas, cabales y la caña, está considerado el punto de partida de la historia profesional del flamenco. Al parecer, El Fillo y su maestro, El Planeta, son los primeros en poner precio a su cante. Quienes tienen ocasión de conocer a El Fillo, como el escritor Estébanez Calderón, le describen como un hombre sencillo, que cubre su cabeza con antigua gorra miliciana, ropajes poco cuidados y zapatillos bastante averiados que se pone sin calceta.

Se cuenta que El Fillo descubre a Silverio en Morón y le anima para que se haga cantaor, enseñándole algunos cantes que luego el discípulo engrandece. Por otro lado, transmite su escuela a su sobrino Tomás El Nitri, quien, por celos artísticos, nunca quiere cantar delante de Silverio para que éste no aprenda más cantes de su tío. Parece ser que, en cierta ocasión, el torero Paquiro paga al Fillo por una actuación con moneda de oro falta de peso. Entonces el cantaor se la devuelve, al tiempo que le dice: "Si cabales han sido mis siguiriyas, págueme con moneda cabal". Difundida la anécdota entre los aficionados, se hace popular la "siguiriya cabal" que, por solicitud de sus seguidores, canta en todas sus actuaciones, creando así el nuevo estilo que se conoce como "cabales". Con la figura de El Fillo, asegura Pedro Alcántara, "la historia del flamenco nos ofrece la persona que canta, nos muestra por primera vez la humanidad del cantaor conocido en su época y en el entorno en que vivió. Ya no es el personaje descrito en las páginas de un libro, sinoque estamos ante alguien de quien se puede apreciar su realidad humana, su familia, sus amores, su "buscarse la vida" a diario y hasta el tono de su voz". Demófilo, en 1881, le describe así: "Este cantaor, considerado como el mejor de todos ellos, ha vivido hasta mediados de este siglo". Tiene dos hermanos, Juan Encueros y Curro Pabla, quienes también cantan. El primero de ellos muere de una puñalada en una riña con otro cantaor; precisamente, El Fillo alude a este hecho en una de sus seguiriyas: "Mataste a mi hermano. / No t´he perdoná. / Tú l´has matao liao en su capa, / sin jaserte ná".

En Triana, El Fillo se enamora de La Andonda, gitana mucho más joven que él y gran solearera, de la que se dice que es muy fiel al cantaor. Según recoge Rafael Molina en su Obra Flamenca , El Fillo es muy cariñoso con los niños y le agrada verse rodeado de ellos mientras canta. De ahí, la soleá que reza: "La Andonda le dijo al Fillo: / ¡Anda y vete gallo ronco / a cantarle a los chiquillos!".

Y es que la voz de El Fillo es ronca y grave, y este estilo de voz queda como tipo de voz flamenca, llamándosela voz "afillá". Demófilo le considera como el "rey de todos los cantaores" y lo califica en su famosa lista como "cantaor generalísimo", es decir, que domina todos los cantes. Se le  llega a llamar "padre del cante" y "Juan Sebastián Bach del flamenco". Pero El Fillo brilla con luz propia por seguiriyas, siendo el más popular de sus cantes las seguiriyas de cambio o "cabales". Rafael Molina dice: "Respecto a las cabales, aunque la mayoría de las antologías del cante recogen dos, son tres las que se conservan tradicionalmente. Algunos, ignorando a lo que suenan, las clasifican aparte de las siguriyas, como si fuesen cante aparte. Su error es completo, porque son una modalidad especial de las seguiriyas primitivas, de marcado sabor trianero". En este sentido, Ángel Álvarez Caballero apunta: "El cante más popular de El Fillo son las siguiriyas de cambio, o cabales, atribuidas durante mucho tiempo a Silverio, aunque parece ser que éste las aprendería de aquél, a quien se considera su maestro".

 
ZONA DE USUARIOS
Usuario:
clave:
 

MUSEOS ANDALUCES
Almería
Museo de Almería
Cádiz
Museo de Cádiz
Córdoba
Museo arqueológico y etnológico
Granada
Museo de la Alhambra
Granada
Parque de las ciencias
Huelva
Museo de Huelva
Jaén
Museo de Jaén
Málaga
Museo Carmen Thyssen
Málaga
Museo de Málaga
Málaga
Museo Interactivo de la Música
Málaga
Museo Picasso Málaga
Sevilla
Centro Andaluz de arte contemporáneo
Sevilla
Museo Arqueológico


   Andalupedia © 2013 - Todos los derechos reservados      Señas de identidad      Aviso legal      Créditos  30 de octubre de 2020