inicio quiénes somos normas de uso abreviaturas contacto

BÚSQUEDA DE TÉRMINOS



Acceso a búsqueda avanzada

TÉRMINOS VISITADOS  


TÉRMINOS RECIENTES

AGENDA CULTURAL
   Bodas de Sangre: Programación en Jaén
   Taller de creatividad dinamizado por Yanua para celebrar el Día Internacional del Libro Infantil
   Taller de fin de semana: Fotografía + Ciencia: fotografiando lo imposible



CON LA COLABORACIÓN DE



 

ARACENA, COMARCA DE

VOLVER
Ver fotografas Ver anexos
 (HU). Se localiza al norte de la provincia de Huelva e incluye a los municipios de Aracena, Alájar, Almonaster la Real, Aroche, Arroyomolinos de León, Cala, Cañaveral de León, Castaño del Robledo, Corteconcepción, Cortegana, Cortelazor, Cumbres de Enmedio, Cumbres de San Bartolomé, Cumbres Mayores, Encinasola, Fuenteheridos, Galaroza, Higuera de la Sierra, Hinojales, Jabugo, Linares de la Sierra, Los Marines, La Nava, Puerto Moral, Rosal de la Frontera, Santa Ana la Real, Santa Olalla de Cala, Valdelarco y Zufre. El ámbito territorial queda bien delimitado por el Norte, en donde Sierra Morena separa claramente la provincia. Pero la transversalidad de los relieves y valles comunican la comarca con el Guadalquivir y Sevilla, a la que ha estado ligada la zona históricamente. En el Censo de 1954 aparece un distrito, Sierra de Aroche con centro en Aracena, núcleo este último que encabeza un partido judicial en 1834, cuya demarcación es similar a la comarca actual, en la que no están Campofrío y Granada de Riotinto, correspondientes a un espacio indiscutible que es la Cuenca Minera. La mencionada delimitación coincide con la mayoría de las comarcalizaciones realizadas y con el conjunto de tres ámbitos, Cortegana, Aracena y Santa Olalla, propuesto por la Junta de Andalucía en 1983. Existen tres mancomunidades de desarrollo "Sierra Oeste, Sierra Minera y Ribera de Huelva" y dos áreas de influencia, Aracena (6.831 h.) y Cortegana (5.007 h.), y la parte oriental (Santa Olalla) pertenece al ámbito de Sevilla. La escasez de enlaces viarios, y la disposición de las alineaciones montañosas diferencia con claridad estas tres zonas desde el punto de vista funcional, dificultando la total integración territorial de la zona. Pero el sentimiento de pertenencia a una única comarca con cabecera en Aracena es muy intenso. Hecho que se correlaciona, por una parte, con la existencia de un Parque Natural, que no abarca toda la Sierra, pero del que sólo queda totalmente fuera Rosal de la Frontera (1.816 h.) y parcialmente Almonaster, Aroche y Cortegana; y por otra, sobre todo, por la unión económica existente entre los municipios serranos a través de la iniciativa comunitaria Leader II denominada Sierra de Aracena y Picos de Aroche, SA.

Clima y vegetación. La singularidad de la Comarca de Aracena reside en su carácter serrano, pues se sitúa en las estribaciones más occidentales de Sierra Morena. Se trata de un territorio perteneciente a la Andalucía húmeda con un clima mediterráneo oceánico, en el que llegan a superarse los 1.000 litros por metro cuadrado de precipitaciones anuales. Estas características climáticas y topográficas otorgan a este espacio una enorme riqueza natural, que hace de este lugar una de las comarcas europeas con mayor superficie arbolada de bosque autóctono, principalmente encinares y alcornocales, y que el hombre ha aclarado para transformarlo en dehesas donde convive con el ganado y la fauna silvestre. Para conservar la vegetación y el hábitat de especies excepcionales de la fauna ibérica mediterránea se establecen los siguientes espacios protegidos: Parque Natural Sierra de Aracena y Picos de Aroche (182.000 ha), Paraje Natural Sierra Pelada (13.700 ha), Paraje Natural las Peñas de Aroche (700 ha) y Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA). Las mencionadas características climáticas y topográficas, además de las litológicas, posibilitan que este espacio atesore las reservas de agua más importantes de Andalucía, gracias a una intrincada red de riveras, arroyos y barrancos que vierten sus aguas superficiales a tres cuencas hidrográficas: por el Norte y el Oeste, el Chanza aporta un gran caudal al tramo final del Guadiana al drenar la vertiente septentrional de la Sierra de Aracena y de los Picos de Aroche; al Sur, la cuenca del Odiel y, al Este, la del Guadalquivir, en donde se han construido varios embalses sobre el afluente Rivera de Huelva, entre ellos el de Aracena con 128 hm 3 , que abastecen de agua al valle, en concreto al área metropolitana de Sevilla.

Aunque el relieve no es especialmente abrupto, la configuración orográfica de montaña determina la casi inexistencia de suelos aptos para el desarrollo de actividades agrícolas. La forma más rentable y típica, hasta su entrada en crisis, es la explotación agroganadera y forestal de la dehesa, y en la zona más oriental de la comarca la explotación minera de concentrados de hierro y cobre y pellets. Pero la crisis de la minería y de la agricultura de montaña, y por tanto de la dehesa, potencia la aparición de actividades turísticas, cinegéticas y forestales sobre una abundancia considerable de recursos naturales vivos, animales y vegetales, manteniéndose la tradicional explotación del espacio forestal: corcho, carbón vegetal, leña, madera y las apreciadas bellotas para una cabaña porcina considerable y de alta calidad. No obstante, pese a la abundancia de recursos naturales, en el ámbito serrano han prevalecido los factores de repulsión socioeconómica que dan lugar a hechos como el despoblamiento y la regresión demográfica. La evolución demográfica de los años sesenta y setenta, y en menor medida desde 1981, configuran una estructura demográfica envejecida que mantiene en la actualidad un crecimiento vegetativo negativo a pesar de la reducción de la emigración. Realidades que se deben sobre todo a dos hechos fundamentales: la inhospitalidad del medio físico para el desarrollo de actividades productivas y las transferencias económicas, demográficas y de recursos naturales que se dirigen hacia el Valle del Guadalquivir. Se trata, por tanto, de un espacio escasamente poblado y con un bajo dinamismo socioeconómico, visible por las tasas de paro elevadas y rentas familiares bajas, y en consecuencia de alto contenido natural, hecho que se manifiesta en la porción territorial declarada como protegida.

El empobrecimiento demográfico, consecuencia de la incapacidad de su base productiva para generar empleo y renta suficiente, constata la existencia de un bajo nivel de desarrollo en la comarca. Pero gracias en gran parte a las Iniciativas Leader la situación de la comarca evoluciona favorablemente en la última década. Las estrategias de desa­rrollo rural implantadas a través de estos programas, apoyando soluciones adaptadas a las peculiaridades del territorio, revalorizan los recursos naturales, paisajísticos, culturales y la larga tradición artesanal en la modernización de los sistemas productivos. Las bases del desarrollo de este territorio están en la consolidación industrial de sectores tradicionales como la agroindustria del cerdo ibérico, amparada en la calidad mediante la Denominación de Origen Jamón de Huelva, y en la potenciación del sector corchero. El segundo motor de desarrollo económico de la zona es la actividad turística, estrechamente ligada al valor natural y paisajístico del espacio protegido, el rico patrimonio cultural, monumental-histórico y gastronómico presente en los núcleos y en la Sierra en general, y, en la zona más oriental de la comarca, en la historia y paisajes generados por miles de años de minería. Pero esta actividad necesita reducir su estacionalidad, aumentar la calidad de servicios e infraestructuras y reducir la concentración espacial a través de una mayor dispersión desde la zona central de la comarca hacia las más periféricas, no incluidas en los límites de los espacios protegidos. Para ello se requiere la creación y mejora de las instalaciones turísticas "hoteles y establecimientos de turismo rural, muy concentrados en la zona central, los primeros en Aracena y Galaroza, y en Fuenteheridos los segundos", y la mejora de la conexión viaria entre los numerosos núcleos de la Sierra.

Vestigios del pasado.  Por otra parte, los restos arquitectónicos más importantes datan de la época medieval pese a que el poblamiento de la comarca se remonta al Neolítico (Cueva de la Mora, dólmenes y menhires conocidos como las Piedras del Diablo en el Paraje de las Peñas, cercano a Aroche) y se ha constatado el paso de romanos "Aracena, la antigua Arunda romana" y musulmanes. Una hilera de castillos defensivos levantados o reconstruidos en su mayoría en el siglo XIII por los castellanos como línea de defensa del Reino de Sevilla, ante el recelo que suscita el vecino reino de Portugal, se convierten en espléndidos miradores y centros de información sobre la riqueza cultural, natural y paisajística del espacio protegido. Entre ellos sobresalen el Castillo de Cortegana (siglos XIII-XVI), de Aracena (siglo IX), de Aroche (siglo XII), de Cumbres Mayores (siglo XIII), de Almonaster  y el Castillo de Santa Olalla. Junto a la abundancia de fortalezas defensivas destaca la arquitectura religiosa de la comarca. Fundamentalmente las contrucciones gótico-mudéjares como la ermita-mezquita de Almonaster la Real, la de Asunción y la ermita de San Mamés en Aroche, la iglesia del castillo de Aracena. Especial mención merece esta última al ser un buen exponente del sincretismo islamo-cristiano del que los templarios hacen su credo, incorporando elementos del gótico a la simbología sufí. La orden del Temple convierte a Aracena en una de sus plazas fuertes. Símbolos de la presencia misteriosa de esta orden de caballeros cristianos se encuentran por toda la ciudad de Aracena y su entorno. Así debajo del castillo templario se encuentra una de las cuevas más singulares de Andalucía: La Gruta de las Maravillas, lugar donde se ocultan mientras son perseguidos

y en donde, con una extensión visitable de 1.200 m., se puede contemplar uno de los mejores ejemplos de morfología kárstica de Andalucía. A poca distancia de Aracena se encuentra otro lugar de gran interés por sus connotaciones espirituales: Alájar y la famosa Peña de Arias Montano, con la ermita de Nuestra Señora de los Ángeles. También sobresale la arquitectura religiosa renacentista de la mano de Hernán Ruiz II, a quien se debe la iglesia de la Asunción y el Cabildo Viejo o Pósito de Aracena, y las portadas de las iglesias de Aroche y Encinasola.

Junto a ello la práctica totalidad de los pueblos ofrece una rica gastronomía, basada en el famoso jamón de pata negra de Jabugo, y una característica arquitectura popular serrana, con los típicos tejados a una o dos aguas y el blanco dominante de la cal de las fachadas en poblaciones serranas de calles empinadas y escalonadas, que conservan mucho de sus viejos pavimentos de piedra y plazas de toros centenarias, como las de Aroche y Almonaster la Real, dentro de castillos medievales. Asimismo, hay que resaltar las construcciones rurales que enriquecen el paisaje (eras, molinos, tenerías, hornos de cal, zahurdas, bujardas, norias, pozos, albercas y canalizaciones para regadío), como la red de caminos, flanqueados de singulares muros de piedra, que forman una tupida malla que manteniene comunicados los numerosos pueblos de la comarca y que permiten, en unos 700 km. de longitud, practicar el senderismo, montar a caballo y en bicicleta.[ Francisca Ruiz Rodríguez ]

 

 
ZONA DE USUARIOS
Usuario:
clave:
 

MUSEOS ANDALUCES
Almería
Museo de Almería
Cádiz
Museo de Cádiz
Córdoba
Museo arqueológico y etnológico
Granada
Museo de la Alhambra
Granada
Parque de las ciencias
Huelva
Museo de Huelva
Jaén
Museo de Jaén
Málaga
Museo Carmen Thyssen
Málaga
Museo de Málaga
Málaga
Museo Interactivo de la Música
Málaga
Museo Picasso Málaga
Sevilla
Centro Andaluz de arte contemporáneo
Sevilla
Museo Arqueológico


   Andalupedia © 2013 - Todos los derechos reservados      Señas de identidad      Aviso legal      Créditos  30 de septiembre de 2020