inicio quiénes somos normas de uso abreviaturas contacto

BÚSQUEDA DE TÉRMINOS



Acceso a búsqueda avanzada

TÉRMINOS VISITADOS  


TÉRMINOS RECIENTES

AGENDA CULTURAL
   Bodas de Sangre: Programación en Jaén
   Taller de creatividad dinamizado por Yanua para celebrar el Día Internacional del Libro Infantil
   Taller de fin de semana: Fotografía + Ciencia: fotografiando lo imposible



CON LA COLABORACIÓN DE



 

GUERRA DE SUCESIÓN

VOLVER
 Recibe el nombre de Guerra de Sucesión española el conflicto que sacude Europa entre 1701 y 1714, como consecuencia de la muerte sin descendencia del último de los Habsburgos españoles. La muerte de Carlos II el Hechizado, acaecida el 1 de noviembre de 1700, tiene entre otras consecuencias el desencadenamiento de un conflicto bélico de grandes proporciones que ensangrienta una buena parte de Europa durante más de una década. La falta de sucesión hace que, en virtud del testamento del monarca difunto, la corona de España y sus extensos dominios fuesen a parar a manos de un nieto del rey Luis XIV de Francia, Felipe duque de Anjou, quien es coronado rey de España con el nombre de Felipe V. Sin embargo, su entronización en España levanta las protestas de la otra rama imperial de los Habsburgo, que cuenta con el apoyo de ingleses y holandeses, que ven con malos ojos el dominio de los borbones a ambos lados de los Pirineos.

La guerra comienza en la primavera de 1701 en el norte de Italia, donde se enfrentan tropas imperiales y francesas y se prolonga hasta septiembre de 1714, cuando las tropas de Felipe V entran en Barcelona después de un largo y duro asedio. Esta guerra, considerada por algunos como un conflicto dinástico entre los austrias y los borbones, es una contienda internacional donde se decide el equilibrio entre las potencias europeas. Pero también es una Guerra Civil dentro de la propia España, ya que la Corona de Aragón se muestra, mayoritariamente, partidaria de los Habsburgo, que proclaman rey a un hijo del emperador de Alemania, al que dan el nombre de Carlos III. Frente a esa opción la Corona de Castilla se muestra, también con pocas excepciones, partidaria de Felipe V.

En Andalucía, partidaria con muy escasas excepciones de Felipe V, se desarrollan algunos de los hechos de armas más relevantes del conflicto. Así, en 1702 se produce el primer hecho bélico al desembarcar en algunas de las poblaciones de la bahía de Cádiz (Rota, Puerto Real, Puerto de Santa María) tropas inglesas y holandesas que saquean a placer dichas localidades, sin exceptuar los lugares de culto, lo que granjea mala fama a los soldados que apoyan la candidatura de Carlos de Habsburgo, al considerársele como herejes, enemigos de la religión católica. En el verano de 1704 una flota angloholandesa, mandada por el almirante Rooke, se apodera de la plaza de Gibraltar, poco guarnecida pese a su importante valor estratégico. Frente a las costas de Málaga se libra la más importante batalla naval de la guerra, entre una flota francesa y otra angloholandesa, cuyo resultado queda indeciso.

Durante los años de la guerra las poblaciones andaluces aportan grandes cantidades de hombres y medios, sobre todo dinero y caballos, a la causa de Felipe V. Son aportaciones muy costosas que se hacen más difíciles conforme la guerra avanza y las exigencias son mayores. También son muchos los lugares que han de soportar los alojamientos de tropas, por no existir cuarteles donde los soldados pasasen los meses de invierno, durante los que las operaciones militares perdían intensidad. Esos alojamientos son fuente de continuos enfrentamientos entre militares y vecinos. Los archivos municipales de las poblaciones andaluzas, que aguardan una rica documentación referente a este conflicto, están llenos de quejas, pleitos y enfrentamientos por dicho motivo. A pesar de la resistencia de los pueblos a que se efectuasen reclutas entre sus vecindarios para pelear bajo las banderas borbónicas, es cierto que los éxitos de las armas de Felipe V eran celebrados con repiques de campanas, celebraciones litúrgicas y hasta corridas de toros.

El final de la guerra llegó con la firma de los tratados de Utrecht y Rassttatt y significa la entronización definitiva de los borbones en España a cambio de ceder a los Habsburgo las posesiones españolas en Europa (Nápoles, Sicilia, Cerdeña, Milán y los llamados Países Bajos españoles). Por su parte, los ingleses se apoderaron de Gibraltar y Menorca. Es acogido con alivio por los vecindarios y las autoridades locales, agobiados con la exacciones y peticiones que se les habían exigido durante años por necesidades bélicas.

 
ZONA DE USUARIOS
Usuario:
clave:
 

MUSEOS ANDALUCES
Almería
Museo de Almería
Cádiz
Museo de Cádiz
Córdoba
Museo arqueológico y etnológico
Granada
Museo de la Alhambra
Granada
Parque de las ciencias
Huelva
Museo de Huelva
Jaén
Museo de Jaén
Málaga
Museo Carmen Thyssen
Málaga
Museo de Málaga
Málaga
Museo Interactivo de la Música
Málaga
Museo Picasso Málaga
Sevilla
Centro Andaluz de arte contemporáneo
Sevilla
Museo Arqueológico


   Andalupedia © 2013 - Todos los derechos reservados      Señas de identidad      Aviso legal      Créditos  28 de mayo de 2020