inicio quiénes somos normas de uso abreviaturas contacto

BÚSQUEDA DE TÉRMINOS



Acceso a búsqueda avanzada

TÉRMINOS VISITADOS  


TÉRMINOS RECIENTES

AGENDA CULTURAL
   Bodas de Sangre: Programación en Jaén
   Taller de creatividad dinamizado por Yanua para celebrar el Día Internacional del Libro Infantil
   Taller de fin de semana: Fotografía + Ciencia: fotografiando lo imposible



CON LA COLABORACIÓN DE



 

NAVAS DE TOLOSA, BATALLA DE

VOLVER
El 16 de julio de 1212 en los llanos de las Navas de la Losa o de Tolosa, ubicados en el Puerto del Muradal  en Sierra Morena* , hoy Despeñaperros* , término de Santa Elena* , una pequeña localidad septentrional de la actual provincia de Jaén,  un numeroso  ejercito europeo, feudal y cruzado, que encabezaba el rey de Castilla Alfonso VIII juntamente con Pedro II de Aragón y Sancho VII de Navarra, se enfrentó a un contingente islámico, andalusí y norteafricano, que lideraba el califa almohade Muhammad al-Nasir* . La batalla de las Navas de Tolosa –sus múltiples consecuencias políticas y territoriales– es considerada ya por los propios contemporáneos del siglo XIII como un acontecimiento militar determinante  en la expansión conquistadora de los reinos cristianos peninsulares y,  sobre todo, en el definitivo retroceso  de al-Andalus, que entregaba a los castellanos los accesos a la Andalucía Bética y al Valle del Guadalquivir.
    En aquel singular choque de ejércitos cristianos y musulmanes subyacía también el  secular enfrentamiento  de sociedades distintas y antagónicas,  de modelos dispares de organización social del mismo espacio peninsular. Por lo que cada uno de los dos bandos contrapuestos pusieron en el escaparate bélico de Las Navas gran parte de sus respectivos recursos económicos,  políticos y sobre todo mentales, con argumentos religiosos y jurídicos de conceptos irreducibles como la “reconquista cruzada” de los reinos cristianos y el papado frente a la "yihad" de los norteafricanos y los andalusíes.
Para los territorios meridionales hispánicos de muy poco después –tan sólo cincuenta años más tarde, una generación– se llamaría Andalucía, la batalla fué decisiva y el resultado final, favorable a la coalición cruzada, contundente. Los musulmanes plantearon la lid campalcomo una repetición de la victoria de Alarcos (1195), pero esta vez ni el número de las tropas ni sobre todo el control de terrero les fueron propicios. Por el contrario, la estrategia militar castellana, que describe con detalle el arzobispo de Toledo don Rodrigo Jimenez de Rada en su Historia de los hechos de España, resultaría definitiva en las cargas frontales de ls cristianos frente a las huidas fingidas y las maniobras envolventes de los musulmanes, que resultaron inoperantes por lo heterogéneo del ejercito islámico. Lo que apunta Ibn Abi Zar en el Rawd al-Qirtas como una de las causas fundamentales de la derrota de los almohades.
    En las fuentes cronísticas cristianas, especialmente en la Primera Crónica General, mandada redactar por Alfonso X* , la narración histórica aparece repleta de símbolos propagandísticos, que lógicamente justifican el triunfo cruzados con celo patriótico y religioso, hasta caer en explicaciones milagreras, providencialistas, o narraciones imposibles, que no obstante abundan en la unidad y en la fuerza moral de los cristianos peninsulares bajo la indiscutible autoridad del rey de Castilla, Alfonso VIII* , por la defección de los nobles ultramontanos con el botín conseguido tras la toma y el saqueo del castillo de Malagón, como arenga el mismo rey castellano a sus tropas antes de entrar en combate; “amigos todos, nos somos espannoles, et entraronnos los moros en la tierra por fuerça”.
    Por su parte la cronística musulmana analiza la derrota de Úbeda con datos muy parcos y sobre todo confusos.  Pues incurren en el defecto contrario a los cristianos; no pudiendo  atribuir al cielo su descalabro, ni  reconocer la superioridad táctica y militar de los cristianos, se afanan en explicaciones relacionadas con la azarosa fortuna, la desidia, la avaricia e incluso la inmoralidad de sus líderes políticos, especialmente los andalusíes, indolentes y traidores. Y sobre todo insisten en la  inexplicable violencia de los cristianos una vez vencidos y en retirada los musulmanes: “Los heraldos de Alfonso gritaban; matad y no apresad. El que traiga un prisionero será muerto con el”.
    Tan solo unos días después de Las Navas, Alfonso VIII  entraba en Baños de la  Encina y Vilches, ya en Andalucía.  La ciudad de Baeza, abandonada por sus autoridades islámicas locales, es incendiada; mientras que Úbeda, tomada al asalto por los aragoneses, se convirtió en un montón de ruinas. Cumplidos sus objetivos militares, el rey de Castilla abandonó Sierra Morena. En 1213 los almohades, en franca decadencia, intentaron, no obstante, una aproximación militar a la ciudad de Toledo que terminó también en un completo fracaso. Los problemas dinásticos en Marruecos y los nacionalismos emergentes andalusíes resquebrajaban progresivamente la unidad de los musulmanes ante castellanos y leoneses. Lo que sería aprovechado por Fernando III –rey de Castilla desde 1217 y de León desde 1230– para poner cerco definitivo a las poblaciones del Valle del Guadalquivir.  [ Manuel García Fernández ].

Para más información, visite Wikanda: http://www.wikanda.es/wiki/Batalla_de_las_Navas_de_Tolosa

 
ZONA DE USUARIOS
Usuario:
clave:
 

MUSEOS ANDALUCES
Almería
Museo de Almería
Cádiz
Museo de Cádiz
Córdoba
Museo arqueológico y etnológico
Granada
Museo de la Alhambra
Granada
Parque de las ciencias
Huelva
Museo de Huelva
Jaén
Museo de Jaén
Málaga
Museo Carmen Thyssen
Málaga
Museo de Málaga
Málaga
Museo Interactivo de la Música
Málaga
Museo Picasso Málaga
Sevilla
Centro Andaluz de arte contemporáneo
Sevilla
Museo Arqueológico


   Andalupedia © 2013 - Todos los derechos reservados      Señas de identidad      Aviso legal      Créditos  01 de diciembre de 2020