inicio quiénes somos normas de uso abreviaturas contacto
Andalucía Cultura

BÚSQUEDA DE TÉRMINOS



Acceso a búsqueda avanzada

TÉRMINOS RECIENTES

AGENDA CULTURAL
   Bodas de Sangre: Programación en Jaén
   Taller de creatividad dinamizado por Yanua para celebrar el Día Internacional del Libro Infantil
   Taller de fin de semana: Fotografía + Ciencia: fotografiando lo imposible



CON LA COLABORACIÓN DE



 
TÉRMINO
- ANDÚJAR
  ANEXOS
 
  • Andújar, elenco de barro, forja y anea  Expandir
  • Barro, cerámica, forja, anea. Muchas y variadas artes e industrias manuales han recorrido la historia de Andújar. Esta ciudad, bañada por el Guadalquivir y que se extiende como una blanca sábana a los pies de Sierra Morena, ha cultivado industrias ancestrales con la más propia habilidad.
        El barro y la cerámica han hecho famosa a la ciudad en algunas épocas: "(...) Hay muchas tiendas donde se venden las alcarrazas de barro, que se llevan a Madrid en abundancia, y a otras mil partes. No las hay mejores para mantener el agua fresca en el verano. Son porosas y delgadas, de una óptima greda blanca, peculiar en estas cercanías. En fin, las alcarrazas de Andújar tienen fama en todas partes (...)" Así se expresaba Antonio Ponz a finales del siglo XVIII, tras escribir las impresiones que de su viaje hizo por España. El pintor Luis W. Meléndez (1716-80) dejó una hermosa Jarra de Andújar en uno de sus bodegones que guarda el Museo del Prado. Julio Romero de Torres, ya a comienzos del siglo XX, en su obra La Niña de la jarra, pintada en 1928, toma otra pieza de Andújar.
        Pero hay que remontarse a los tiempos de los iberos cuando aparecen objetos de alfarería hecha a torno y pintada. En el siglo I se abre un gran centro productor de Terra Sigillata, una “cerámica muy fina, de color rojizo, lisa o ricamente decorada a base de gran variedad de relieves con motivos muy variados como geométricos, vegetales, fauna, mitología, y figuras humanas” como indican Juan Vicente Corcoles y Gema Cuervo y que ha estudiado con detenimiento el profesor Sotomayor Muro. La etapa del al-Ándalus significará un impulso a esta actividad artesanal “ con un vidriado verde, siempre bajo las pautas decorativas del arabesco”, siguiendo a dichos estudiosos de Andújar. Durante el final de la Edad Media hasta llegar al siglo XVI se seguirán haciendo. Gracias a la recoronación renacentista, la decoración ganará en riqueza y complejidad “por los grutescos, roleos, paisajes, escenas bucólicas, heráldica, incorporándose escenas costumbristas, ornamentación que llegará hasta nuestros días con muy pocas variantes”. Las principales piezas de cerámica y alfarería son: Jarra Grutesca, Jarra Estudiante, Botijo de Trampa, El silbato de caballito, Botijo o porrón de erizo y Especieros:
        En Andújar también existe artesanía de guitarras. Hay sólo dos fabricantes de instrumentos musicales: Javier Cayuela y José Rodríguez Peña. En su diminuto taller, Rodríguez Peña trabaja con las maderas más nobles –palisandro o "palo de santo", ciprés, ébano, cedro, pino abeto– para dar forma a instrumentos que poseen un alma especial. No hay dos guitarras iguales, y la elección de la madera dependerá del tipo de guitarra, por ejemplo, si es flamenca o clásica.
        Otro tipo de artesanía que encontramos en estos lugares es la artesanía de anea que se ocupa de confeccionar los asientos de sillas y sillones, actividad que se compaginaba con la del esparto y mimbre. El artesano hereda el oficio de su familia, de sus padres y abuelos. Recoge la anea en las orillas del Guadalquivir, segándola en verano, limpiándola y agrupándola en gavillas, haces o pañetas, teniéndo que darle humedad para que no pierda la elasticidad. Las manos, un pequeño palo y maestría, son suficientes para desempeñar esta labor, darle el correspondiente crecido al asiento y dejar un trabajo bien hecho.
        En este ámbito gremial también cabe destacar la labor de la forja. Estuvo muy vinculada a esta zona a partir del s. XVI cuando se establece en Jaén el maestro Bartolomé de Salamanca, quien dará ejemplos de obras renacentistas más sobresalientes como las rejas de San Andrés (Jaén) o la Capilla Real (Granada). De aquel momento de esplendor hay un buen ejemplo de rejas en las iglesias de Andújar como es la Parroquia de Santa María o de San Bartolomé, además de la que existe en el Museo Arqueológico Nacional, una reja de ventana de la casa palaciega de los Cárdenas.
        La artesanía del cuero, venida a menos con la industrialización, consiste en fabricar a mano aparejos para los arreos necesarios para montar y equipar los equinos que han estado muy arraigados a esta tierra como animal de trabajo, transporte y ocio. "El aparejo" está formado por una seria de piezas que forman una compleja vestidura como el albardón, enjalma, ataharre, ropón, mandil, cincha, sobrejalma, alforjas y jáquima. La materia prima es la piel –cuero–, la lona, el estambre, la guita, paja de centeno o de cebada y el esparto. La albarda es un aparejo más simple, estando formada por el ataharre, cincha, cordeles y manto de esparto. El talabarte es el cinturón de cuero del que cuelgan unos tiros para el sable o espada, nombre que generalizó todo tipo de correajes.

    Juan Rubio Fernández
 
ZONA DE USUARIOS
Usuario:
clave:
 

MUSEOS ANDALUCES
Almería
Museo de Almería
Cádiz
Museo de Cádiz
Córdoba
Museo arqueológico y etnológico
Granada
Museo de la Alhambra
Granada
Parque de las ciencias
Huelva
Museo de Huelva
Jaén
Museo de Jaén
Málaga
Museo Carmen Thyssen
Málaga
Museo de Málaga
Málaga
Museo Interactivo de la Música
Málaga
Museo Picasso Málaga
Sevilla
Centro Andaluz de arte contemporáneo
Sevilla
Museo Arqueológico


Andalucía Cultura
   Andalupedia © 2013 - Todos los derechos reservados      Señas de identidad      Aviso legal      Créditos  16 de julio de 2024