inicio quiénes somos normas de uso abreviaturas contacto
Andalucía Cultura

BÚSQUEDA DE TÉRMINOS



Acceso a búsqueda avanzada

TÉRMINOS VISITADOS  


TÉRMINOS RECIENTES

AGENDA CULTURAL
   Bodas de Sangre: Programación en Jaén
   Taller de creatividad dinamizado por Yanua para celebrar el Día Internacional del Libro Infantil
   Taller de fin de semana: Fotografía + Ciencia: fotografiando lo imposible



CON LA COLABORACIÓN DE



 

AGRESIVIDAD

VOLVER
La agresividad es una nota distintiva de los seres vivos, los cuales pueden desplegarla sobre otras especies (agresividad de supervivencia), sobre sujetos de su misma especie (agresividad intraespecífica) e incluso sobre ellos mismos (autolesiones). En el caso de los seres humanos, la agresividad se transforma en violencia por el tamiz de la cultura, que permite que factores como la exacerbación de la masculinidad o la negación del otro por cualquier motivo (raza, edad, género y creencia) actúen en contra del principio de preservación de la propia especie, llevando en ocasiones a auténticos actos de crueldad.

En sí mismo, el término agresividad es bastante com­plejo, pues acoge un amplio conjunto de significados dependiendo del momento histórico en que se estudie, de la lengua empleada en su verbalización, de la perspectiva académica desde la cual se enfoque, o incluso desde la corriente filosófica o religiosa que la interprete. Además, palabras como "violencia", "ira", "hostilidad", "fuerza", "conflicto" o "coerción" se emplean habitualmente como sinónimos de "agresividad", por lo que parece difícil aprehender tantos significados en un único concepto.

Entidades e instituciones de todo tipo se interesan en la investigación de la agresividad humana, con objeto de establecer propuestas de actuación. Esto motiva un conjunto de perspectivas que van desde la concepción más amplia de la agresividad hasta la más estrecha y limitada en su sentido. Las primeras entienden la agresividad como un hecho social estructural, es decir, como toda forma de dominación en la que prima la desigualdad social. Bajo este prisma, situaciones de racismo, sexismo, marginación o pobreza se conciben como agresividad. Las segundas, más restrictivas, consideran que la agresividad, para ser considerada como tal, exige la presencia de un daño físico observable en la víctima, situándose más en la esfera de la criminología. En suma, la agresividad se identifica con las lesiones a los derechos de los demás, con las provocaciones y con los ataques directos que causan daño.

La agresividad sería, entonces, una interacción so­cial en la que los actores son plenamente conscientes de ella. Pero existe una gran distancia entre el significado de las palabras en la vida cotidiana y el que se maneja en la co­munidad científica. En el ámbito científico más reciente se considera muy oportuno escindir los conceptos de agresividad y violencia. De este modo, hablar de agresividad es hablar de neurobiología, es decir, de algo necesario, innato e incluso positivo para la evolución de la especie en su capacidad de adaptación al medio. Mientras que, a través de la cultura, la agresividad puede devenir violencia, en la cual se pierde ese sentido positivo e inevitable de la agresividad.

Sin embargo, lo que más interesa es saber cuáles son las causas de las agresiones humanas, es decir, de dónde nace el comportamiento agresivo humano. En general, tres son los modelos de explicación de la agresividad humana. El primero, elModelo de la psicología del aprendizaje,que considera que todo comportamiento agresivo nace de un aprendizaje previo. Desde pequeños, los niños son socializados en la violencia como un método para alcanzar logros sociales, y el éxito en la utilización de la conducta violenta con­lleva un refuerzo de la misma, por lo que es normal que tienda a convertirse en un hábito con resultados positivos en la vida social. El segundo, el Modelo de frustración-agresión, auspiciado por Dollard y sus compañeros de la Uni­versidad de Yale desde 1939, concibe los comportamientos humanos como reacciones generadas por estímulos externos, por lo que la agresión sería una respuesta a todo tipo de frustraciones humanas. Cuando estas frustraciones se en­quistan en la vida de las personas, éstas tienden a comportarse de forma agresiva en todo momento. Finalmente, el tercer modelo explicativo de la agresividad, el Modelo de los impulsos, concibe la agresión como uno de los impulsos innatos en la naturaleza humana. Tanto Konrad Lorenz (de la etología) como Sigmund Freud (desde la psicología) contemplan esta teoría de los impulsos como una explicación válida de la conducta agresiva humana.

Se considera que el comportamiento agresivo humano es demasiado complejo como para ser explicado a través de un único factor, pues en toda acción agresiva influyen tanto estresores internos como ambientales. Entre estos últimos, se han estudiado en las últimas décadas los posibles efectos mentales de los contenidos violentos de los medios de comunicación, especialmente de la televisión. En general, se considera que los medios masivos tienen escasa capacidad para inducir directamente a la agresión, pero sí pueden ge­nerar tres efectos a medio y largo plazo: aprendizaje de destrezas agresivas, insensibilización ante la visión de la violencia y, finalmente, temor a ser víctima de una agresión.

La preocupación social por la violencia ha llevado a las instituciones a crear foros para la investigación de las causas de la violencia y a impulsar acciones que difundan la cultura de la paz desde edad temprana. En Andalucía, el Plan Andaluz de Educación para la Cultura de la Paz y la No Vio­lencia establece un sistema formativo integral para que los alumnos an­daluces se formen en la no violencia. Es­te Plan tie­ne como fundamento el Manifiesto Andaluz a fa­vor de la Cul­tura de la Paz y la No Violencia, que recono­ce el legado de acon­te­ci­mientos, personas, instituciones, prác­­ti­cas y pensamientos que han sido promotores y exponentes de paz en An­da­­lucía, y que apuesta por el sistema edu­cativo como impulsor de la formación en el res­peto a los de­rechos y libertades fun­­damentales dentro de los principios democráticos de convi­vencia, paz, coo­peración y so­lidaridad entre los pueblos. Esta y otras apues­tas pretenden educar en la prevención de algunas de las ma­nifestaciones de agresividad y violencia más comunes en An­dalucía, co­mo son la violencia doméstica, los delitos sexuales, las agre­siones re­lacionadas con el tráfico de drogas o in­clu­so las agresiones en­tre me­nores en el ámbito escolar.[ Manuel Garrido Lora ]

 

 
ZONA DE USUARIOS
Usuario:
clave:
 

MUSEOS ANDALUCES
Almería
Museo de Almería
Cádiz
Museo de Cádiz
Córdoba
Museo arqueológico y etnológico
Granada
Museo de la Alhambra
Granada
Parque de las ciencias
Huelva
Museo de Huelva
Jaén
Museo de Jaén
Málaga
Museo Carmen Thyssen
Málaga
Museo de Málaga
Málaga
Museo Interactivo de la Música
Málaga
Museo Picasso Málaga
Sevilla
Centro Andaluz de arte contemporáneo
Sevilla
Museo Arqueológico


Andalucía Cultura
   Andalupedia © 2013 - Todos los derechos reservados      Señas de identidad      Aviso legal      Créditos  24 de julio de 2024