inicio quiénes somos normas de uso abreviaturas contacto

BÚSQUEDA DE TÉRMINOS



Acceso a búsqueda avanzada

TÉRMINOS VISITADOS  


TÉRMINOS RECIENTES

AGENDA CULTURAL
   Bodas de Sangre: Programación en Jaén
   Taller de creatividad dinamizado por Yanua para celebrar el Día Internacional del Libro Infantil
   Taller de fin de semana: Fotografía + Ciencia: fotografiando lo imposible



CON LA COLABORACIÓN DE



 

ORFEBRERíA

VOLVER
f.El labrado de los metales nobles tiene una gran tradición en Andalucía, donde se utilizan con regularidad las técnicas de la orfebrería, el repujado, el cincelado, la filigrana, la fundición y la incrustación de piedras preciosas, prácticamente desde los comienzos de la historia. Los fenicios, fundadores de Cádiz hacía el 2.000 a.C., dejan algunas de las primeras joyas conocidas de la Península, como la colección de joyas de oro y plata conservada en el Museo de Cádiz, en la que destaca por su realismo una maravillosa abeja con las alas desplegadas. De factura tartessia, en torno al siglo VII a.C., son los candelabros de Lebrija y el tesoro del Carambolo * , espectacular conjunto bellamente labrado de oro muy puro. Los intercambios comerciales con otros pueblos del Mediterráneo y la existencia en Andalucía de minas de oro y plata explican la abundancia y exquisitez de la orfebrería en Tartessos.

La ocupación romana deja una gran cantidad de pequeñas joyas esparcidas por el territorio andaluz, casi todas ellas objetos de uso cotidiano como anillos, pendientes y fíbulas. De mayor dimensión es, sin embargo, el espectacular conjunto de época visigoda que un agricultor encontró en un olivar del término municipal de Torredonjimeno (Jaén), y que está depositado en el Museo Arqueológico Nacional de Madrid. De época árabe no se conservan muchas joyas, ya que en su mayoría son llevadas consigo por los expulsados o refundidas en tiempos cristianos para la creación de nuevas piezas.

La orfebrería andaluza de los primeros tiempos del cristianismo, en torno al siglo XIII, es también bastante escasa, aunque se conservan piezas tan valiosas como las Tablas Alfonsíes de la Catedral de Sevilla. Es más abundante la orfebrería de los siglos XIV y XV, donde los artesanos locales comienzan a elaborar bellísimas cruces procesionales, relicarios, bustos de plata, cálices, copones, portapaces, etc., aunque siguen siendo mayoritarias las obras procedentes de lugares como Toledo, ciudad en la que existen talleres muy prestigiosos en la época. El capítulo más importante de la orfebrería gótica andaluza es la construcción de custodias procesionales, entre las que destacan la de la catedral de Córdoba, sin duda una de las obras maestras de la orfebrería española. La obra fue realizada entre 1510 y 1528 por Enrique de Arfe, artesano alemán establecido en España y primer miembro de la familia Arfe * .  

El Renacimiento marca la primera cima de la orfebrería moderna en Andalucía. La llegada de metales preciosos a Sevilla procedentes de América marca un periodo de gran riqueza, durante el que trabajan orfebres de enorme maestría como Juan de Arfe, Francisco Merino, Francisco de Alfaro, Diego de Alfaro, Hernando de Ballesteros, Juan Ruiz el Vandalino, Hernando de Soto o Gaspar de Ledesma, quienes realizan obras para toda Andalucía. Aunque hay una gran abundancia de piezas en esta época, algunas de gran valor como la custodia de Fuenteovejuna o la custodia-ostensorio de la iglesia del Salvador de Baeza. La obra más representativa de este periodo es la custodia grande de la Catedral de Sevilla, realizada por Juan de Arfe entre 1570 y 1578. Asimismo, la orfebrería manierista, que surge a finales del siglo XVI como paso previo al Barroco, deja una gran cantidad de pequeñas obras con una decoración sobria a base botones de esmalte, como la arqueta eucarística de Villalba del Alcor o la de ébano y plata del convento de Santa Inés de Sevilla.

El Barroco supone el segundo periodo de esplendor para la orfebrería andaluza. La figura más importante de esta época es la del jerezano afincado en Sevilla Juan Laureano de Pina, cuya obra maestra es la urna de San Fernando de la Capilla Catedral de Sevilla. En la etapa barroca del rococó predomina la escuela cordobesa del XVIII, con figuras como Alonso de Aguilar, Bartolomé de Aranda, Bernabé García de los Reyes, Tomás de Pedrajas, Antonio de Santa Cruz y, sobre todo, Damián de Castro, un excepcional y prolífico artista de quien existen obras esparcidas por buena parte de Andalucía, e incluso en el Victoria and Albert Museum de Londres. En esta época también cobran importancia las escuelas malagueña, con José de Peralta como máximo exponente, y la jiennense, sobre todo gracias Miguel de Guzmán, autor de la urna de San Juan de Dios para la iglesia del santo en Granada.

El siglo XIX y el comienzo del XX abren un proceso de crisis para la orfebrería religiosa, pero establecen, en cambio, las bases de una orfebrería civil, casi siempre destinada a la mujer, que culmina con la joyería modernista. La aportación de los joyeros andaluces es más limitada debido a que prevalecen las obras y los modelos industrializados procedentes de Barcelona o Madrid. Será la Semana Santa y su demanda de objetos preciosos ?cetros, coronas, potencias, varales, respiraderos, insignias? la que impulse en el siglo XX una prolífica orfebrería religiosa, principalmente centrada en Sevilla, que se nutre fundamentalmente de los modelos prefijados en el Renacimiento y el Barroco. La revitalización de esta orfebrería destinada al culto religioso se debe a maestros como los sevillanos Cayetano González y Fernando Marmolejo Camargo, el cordobés González del Campo y la familia granadina de los Moreno Romera.

A finales del siglo XX la ciudad andaluza donde la joyería adquiere mayor relieve es Córdoba. En esta ciudad existen en la actualidad unos 2.000 talleres, en los que se realiza un trabajo sobresaliente tanto por el diseño de las joyas como por la aplicación en la producción de nuevas tecnologías. La feria Joyacor *  es un buen ejemplo de esta vitalidad de la joyería cordobesa, en la que se impone progresivamente la joya de autor.

 
ZONA DE USUARIOS
Usuario:
clave:
 

MUSEOS ANDALUCES
Almería
Museo de Almería
Cádiz
Museo de Cádiz
Córdoba
Museo arqueológico y etnológico
Granada
Museo de la Alhambra
Granada
Parque de las ciencias
Huelva
Museo de Huelva
Jaén
Museo de Jaén
Málaga
Museo Carmen Thyssen
Málaga
Museo de Málaga
Málaga
Museo Interactivo de la Música
Málaga
Museo Picasso Málaga
Sevilla
Centro Andaluz de arte contemporáneo
Sevilla
Museo Arqueológico


   Andalupedia © 2013 - Todos los derechos reservados      Señas de identidad      Aviso legal      Créditos  30 de noviembre de 2020