inicio quiénes somos normas de uso abreviaturas contacto

BÚSQUEDA DE TÉRMINOS



Acceso a búsqueda avanzada

TÉRMINOS VISITADOS  


TÉRMINOS RECIENTES

AGENDA CULTURAL
   Bodas de Sangre: Programación en Jaén
   Taller de creatividad dinamizado por Yanua para celebrar el Día Internacional del Libro Infantil
   Taller de fin de semana: Fotografía + Ciencia: fotografiando lo imposible



CON LA COLABORACIÓN DE



 

GARFIAS, PEDRO

VOLVER
Ver fotografas Ver anexos
(salamanca, 1901-monterrey, méxico, 1967). Poeta. Se trata, pese a su nacimiento en tierras castellanas, de una de las voces líricas de Andalucía más valiosas y elevadas y, por desgracia, más injustamente olvidadas en su tierra de origen tras la Guerra Civil y su exilio en México, donde su obra, sin embargo, nunca pierde ni la actualidad ni el reconocimiento del público. Pedro Garfias se retrata a sí mismo como "un hombre del Sur; / polvo, sol, fatiga y hambre, / hambre de pan y horizontes""; Luis Buñuel lo sitúa entre los "poetas exquisitos, de élite antipopulachera"; Antonio Machado lo tilda de poeta "portentosamente dotado"; y Juan Larrea, escritor vasco vinculado al creacionismo de César Vallejo y Vicente Huidobro, clasifica los poemas y la actividad editora de Pedro Garfias como la conexión necesaria entre generaciones, entre los novecentistas, los ultraístas y los más jóvenes de la Generación del 27, en la que a menudo se integra a Garfias. Su triste postergación, mantenida en España no sólo durante la dictadura, sino también en la democracia, cuando se homenajea y recupera la memoria de casi todos los exiliados, es paliada gracias al trabajo del historiador cordobés Francisco Moreno Gómez, quien ilumina con su exhaustiva investigación Pedro Garfias, poeta de la vanguardia, de la guerra y del exilio  numerosas sombras que oscurecían su biografía.

Infancia en Osuna y Cabra. Hijo de Antonio Garfias Domínguez, natural de Alosno (Huelva), y María Dolores Zurita Chía, nacida en Sevilla, Pedro Garfias Zurita nace el 27 de mayo de 1901 en Salamanca, ciudad donde su padre se ocupaba de la gestión del cobro de Impuestos Municipales. Pedro Garfias era el más joven de dos hermanos "su hermano José viene al mundo un año antes" y sus recuerdos de infancia no están conectados con su ciudad de nacimiento, sino con Osuna, localidad donde su padre consigue poco después la concesión del cobro de impuestos y donde la familia se traslada en 1905. De los años en los que la familia vive en Osuna, el hecho que más repercute sobre la educación de los dos muchachos es la muerte de su madre, fallecida de "anemia aguda" en junio de 1909. La orfandad hace aflorar los sentimientos de desamparo y desarraigo del jovencísimo Pedro Garfias, pero también enciende en su interior la chispa lírica, debido a la gran cantidad de libros que su madre, buena lectora, lega a sus hijos, y que Pedro lee con voracidad. No obstante, la falta de su madre, unida a la inclinación de su padre por la noche, la juerga y el cante, saca al jovencísimo Pedro Garfías de los esquemas normales de la infancia para darle a conocer las noches en vela y la vida en sociedad, lo que determina, en palabras de Moreno Gómez, "su empedernida bohemia, su desarraigo y, también, su alcoholismo", cualidades que, lejos de perjudicar al futuro adulto, lo dotan de una afabilidad y una inquietud social muy seductoras.

En 1911, año en el que su padre contrae matrimonio con una joven de 21 años, la familia se traslada a Cabra (Córdoba), localidad donde a principios de siglo germina una inquieta burguesía intelectual a la que, muy pronto, Pedro Garfias, un niño precoz de sólo 15 años, se une en sus actividades. De ahí surge su primera publicación, un poema titulado "Versos castellanos", aparecido en la revista egabrense La Opinión , que ve continuidad con otras colaboraciones en La Semana de Osuna o con la obra teatral Los hijos de la luna , escrita junto a su amigo Pedro Iglesias Caballero "Picón" y destinada a recaudar fondos para financiar un monumento en Cabra al escritor Juan Valera.

Pionero del ultraísmo. En el otoño de 1916 Garfias se traslada a Sevilla para cursar Derecho, una estancia que aunque no aprovecha para estudiar sus asignaturas, sí afianza su vocación poética. Sevilla era una ciudad pionera del movimiento poético ultraísta, gracias, sobre todo, a la actividad cultural de un grupo de jóvenes "Isaac del Vando, Adriano del Valle, Miguel Romero Martínez, Juan González Olmedilla o el propio Pedro Garfias, entre otros" y la posterior revista Grecia , cuyos componentes celebran las primeras veladas ultraístas en el Ateneo de la ciudad hispalense. En 1918 aparece en Los Quijotes  la primera foto y el primer poema de Garfias publicados en la prensa de Madrid. El poeta aspira a residir en esta ciudad y a ella se traslada muy pronto, en abril de ese mismo año, con la excusa de proseguir sus estudios de Derecho, pero con el silencioso propósito de unirse al mundo literario de Madrid y, en concreto, a la tertulia de Rafael Cansinos Assens, figura intelectual del momento "en rivalidad con Gómez de la Serna y su tertulia del Pombo" y principal promotor e inspirador del ultraísmo en España. En Madrid, Garfias se muestra fiel a Cansinos Assens, quien pronto le muestra cierta predilección, le otorga un lugar preferente entre los jóvenes creadores y lo describe como "andaluz, moreno, con aire de estudiante ruso, por sus lentes y sus alborotados cabellos". Cansinos Assens no es, en cambio, la única figura que favorece con su amistad a Pedro Garfias, quien también mantiene una estrecha relación con el círculo de la Residencia de Estudiantes, en especial con Federico García Lorca, con el que inicia una relación epistolar.

Empapado del ambiente cultural de la ciudad, el poeta andaluz transforma su domicilio, situado en una pensión de la calle Humilladero, en redacción de la revista que él mismo funda, Horizonte , convertida pese a su corta existencia en una de las publicaciones poéticas más importantes de la época. En diciembre de 1922, Garfias incluye en el número tres de Horizonte los primeros versos jamás publicados de Rafael Alberti. Su labor al frente de Horizonte es uno de los acontecimientos más afortunados de la vanguardia española: José Bergamín, Moreno Villa, Dámaso Alonso, Bacarisse, Antonio Machado, Juan Ramón Jiménez, Gómez de la Serna, Eugenio D´Ors o García Lorca, las plumas más agudas del momento conviven en ella con ilustraciones de Bores, Cossío, Norah Borges, Wladyslaw Jahl, Barradas o Paszkiewicz. Mientras tanto, continúa con sus recitales poéticos "en los que destaca por su oratoria y sentido teatral" y sus publicaciones periódicas de poemas en revistas nuevas o ya conocidas, como Los Quijotes , Cervantes , Grecia , Cosmópolis , Ultra , Reflector o Alfar . Asimismo, nunca pierde la conexión con la prensa local de Cabra y Osuna. Toda esta actividad literaria cristaliza al fin, en mayo de 1926, en su primer poemario, El ala del sur .

Compromiso político.  Durante todos estos años y hasta el final de la Guerra Civil española, Garfias mantiene un fuerte compromiso social y desarrolla una intensa actividad política. La simpatía de algunos de los ultraístas por el movimiento anarquista queda patente en las palabras de Buñuel, quien sitúa los comienzos políticos de Garfias en 1919: "Entre los ultraístas había algunos anarquistas, como Garfias y Ángel Samblancat. Yo sentía simpatía por los anarquistas. Nos reuníamos en los cafés, como el de Platerías, donde encontrábamos a Santolaria, que tenía un periódico de ideas ácratas" En aquel tiempo los que, como yo, se interesaban por el aspecto socio-político de la época, no podían sino acercarse al anarquismo".

Sus artículos de corte social y reivindicativos son frecuentes y, salvo el periodo entre 1928 y 1931, durante el que decide romper con la vida literaria de la capital, contrae matrimonio con Margarita Fernández y fija temporalmente su residencia conyugal primero en Sevilla y luego en La Carolina (Jaén), Pedro Garfias no deja de trabajar, a menudo en la clandestinidad, para la causa revolucionaria. Su filoanarquismo inicial, no obstante, había virado desde fecha temprana hacia el movimiento comunista, que experimenta un fervoroso auge. En octubre de 1935, cuando los acontecimientos parecían precipitarse hacia la guerra, impulsa en Madrid la revista Línea , que pervive hasta finales de año, y trabaja recaudando fondos para el PCE.

Un poeta en pie de guerra.  El 21 de julio de 1936, dos días después del alzamiento de las tropas sublevadas, acude al local del Partido Comunista para enrolarse como miliciano, siendo destinado a la Sierra de Madrid. Allí permanece sólo unas semanas, ya que vuelve a Madrid al enterarse de que se están formando las Milicias Andaluzas. Su primer destino militar es Villafranca de Córdoba "motivo por el que la milicia cambia su nombre por el de Batallón Villafranca", aunque con los meses tiene que combatir para la defensa de los pueblos que componen el frente de Córdoba, Montoro, Adamuz, Pozoblanco, etc. En estas circunstancias trágicas, la poesía de Pedro Garfías se revela como un arma de gran poder paliativo para la escasa moral de sus compañeros de armas. Es ahora cuando sus versos suenan más verdaderos, más limpios y llenos de oralidad, siempre, según Víctor García de la Concha, "como contribución a la defensa del suelo nativo, más que como preocupación estética para continuar una obra o construir otra nueva".

Poemas como el "Himmo del Batallón Villafranca y de la 74 división", "Peleamos, peleamos", "Guerrilleros", "Mutilados de guerra" o "Frío en las trincheras", esparcidos en publicaciones como Milicia Popular , El Liberal , El Mono Azul , Frente Sur o Frente Extremeño , o bien reunidos en sus dos libros escritos en el frente, Poesías de Guerra y Héroes del Sur , se convirten, en muchos casos, en verdaderos himnos de la resistencia republicana. En 1938, Pedro Garfias obtiene el Premio Nacional de Literatura por su recopilación de Poesías de la guerra , un premio compartido con Destino fiel , de Emilio Prados. La importancia de la poesía de guerra de Pedro Garfias es puesta de manifiesto por el historiador Moreno Gómez: "Garfias estuvo presente en casi todos los romanceros de la Guerra Civil, desde el primero, de 1936, siguiendo después en el Romancero general de 1937, en el Homenaje al poeta Federico García Lorca , en el Homenaje de despedida de las Brigadas Internacionales , en el Romancero general de 1944, seleccionado por Alberti, en el Romancero de Buenos Aires , de 1967, en El gran romancero , de Darío Puccini, tanto en su original italiano como en su adaptación al francés y al castellano. Después, en todas las recopilaciones que han surgido en España, a raíz de la restauración democrática, Garfias se halla presente, por ejemplo, en el Romancero de Francisco Caudet, en el Romancero  de Antonio Ramos-Gascón, y en el de Serge Salaün, entre otros". Pese a la importancia literaria y la calidad indudable de esta poesía de guerra, el resultado del conflicto es por todos conocidos. En la noche del 9 al 10 de febrero de 1939, Pedro Garfias cruza la frontera francesa y, de inmediato, al día siguiente, es internado en el campo de concentración de Saint Cyprien. Jamás vuelve a España.

El exilio. Su dolorosa estancia en el campo de concentración de Saint Cyprien no es demasiado larga. En torno al 20 de febrero, el Comité Británico, organización de ayuda a los exiliados republicanos comandada por el filántropo lord Faringdon, le ofrece a Garfias una estancia de seis meses en Eaton Hastings, un pequeño y bucólico pueblo inglés del condado de Berks. Su esposa, por su parte, se encuentra en París, a salvo y bien atendida en el domicilio del escritor Corpus Barga. La tranquilidad y la paz que el poeta encuentra en estos meses le permiten escribir el que, sin duda, es su libro más conseguido, Primavera en Eaton Hastings (Poema bucólico con intermedio de llanto) , considerado por la crítica como el poemario que mejor aborda el tema del exilio tras la Guerra Civil. No ve la luz, en cambio, el mismo año de su creación, sino un poco más tarde, ya en tierras mexicanas.

La mejor noticia para el matrimonio Garfias durante los meses siguientes es la inclusión de ambos en el pasaje del buque Sinaia, la primera y la más numerosa expedición de huidos republicanos hacia México. Se embarcan en el puerto francés de Sète y a bordo coinciden con personas ilustres de las artes y las letras, como el poeta Juan Rejano y el novelista jiennense Manuel Andújar. Ambos, con la ayuda de una multicopista, emprenden la publicación de un diario de abordo, el boletín Sinaia , en el que colabora Garfias y en el que publica por primera vez el poema "Entre España y México", uno de los cantos más bellos escritos en agradecimiento a México, patria adoptiva de tantos españoles.

Garfias llega a México con fama merecida de excelente poeta, y como tal se le recibe. Desde los primeras semanas inicia sus colaboraciones en publicaciones como España Popular , Romance , España Peregrina , Nuestro Tiempo o España y La Paz , firma manifiestos y acude a fiestas y actos a favor de la extinta República, ofrece recitales y conferencias y, sobre todo, es distinguido con un trato de favor por parte de los intelectuales mexicanos e iberoamericanos, entre ellos Pablo Neruda, que escribe aquello de "España desangraba su inmenso árbol de sangre, / cuando Londres peinaba, como nos cuenta Pedro / Garfias, su césped y sus lagos de cisnes". Poco a poco irá apareciendo el resto de su obra, tanto poemarios ya escritos, como Primavera en Eaton Hastings , obra cumbre impresa en 1941, y Poesías de la guerra española (1942), como otros de nueva factura, entre ellos Elegía a la presa de Dnieprostoi (1943), De soledad y otros pesares (1948), Viejos y nuevos poemas (1951) y Río de aguas amargas (1953), título este último surgido por la angustia que genera en el poeta la muerte sucesiva en España de su padre, su hermano y su madrastra. Durante todos estos años y hasta su muerte, excepto en el periodo en el que trabaja como profesor en la Universidad de Monterrey, la escasez económica y el alcoholismo persiguen a Pedro Garfias, sin que consigan derrotar del todo su espíritu combativo, alegre y afable.

Muere en 1967 cuando se hallaba hospitalizado en el Hospital Universitario de Monterrey y recibe sepultura en el cementerio de El Carmen de la ciudad. Su muerte, de la que apenas llegan noticias a España, tiene una enorme repercusión en México, donde en los años siguientes se publica un libro póstumo, Cante, toros y poesía , y se le dedican numerosos homenajes. En España tienen lugar sólo dos homenajes, uno organizado por el Centro Cultural de la Villa de Madrid y otro respaldado por el Ayuntamiento de Osuna, que pretenden, de forma fallida, recuperar la memoria de Pedro Garfias, tan recordado en México como olvidado en su propio país. De lo que no cabe duda es de su valía artística y personal, testimoniada por escritores de ambos lados del océano. Octavio Paz lo llama "vagabundo por los pueblos y ciudades de la provincia mexicana" y recuerda que "compuso, antes de morir, algunos poemas que me conmueven y que son como una desengañada respuesta al poeta vanguardista que había sido en su juventud". De igual manera, Max Aub escribe: "Pedro Garfías, que tantos años había callado, volvió en sí en la guerra y con la emigración. Su poesía sencilla y popular ha dado en esos largos años de esperanza y desesperación, muestras de lo que puede un corazón sin trampas cuando tiene algo que decir y sabe hacerlo; en él no hay más retórica que la indispensable, un hilván: El verso humano pesa, / yo lo cojo en mis manos / y siento que me dobla las muñecas". [ Pablo Santiago Chiquero ].

 

 
ZONA DE USUARIOS
Usuario:
clave:
 

MUSEOS ANDALUCES
Almería
Museo de Almería
Cádiz
Museo de Cádiz
Córdoba
Museo arqueológico y etnológico
Granada
Museo de la Alhambra
Granada
Parque de las ciencias
Huelva
Museo de Huelva
Jaén
Museo de Jaén
Málaga
Museo Carmen Thyssen
Málaga
Museo de Málaga
Málaga
Museo Interactivo de la Música
Málaga
Museo Picasso Málaga
Sevilla
Centro Andaluz de arte contemporáneo
Sevilla
Museo Arqueológico


   Andalupedia © 2013 - Todos los derechos reservados      Señas de identidad      Aviso legal      Créditos  21 de noviembre de 2019