inicio quiénes somos normas de uso abreviaturas contacto
AndalucŪa Cultura

BÚSQUEDA DE TÉRMINOS



Acceso a búsqueda avanzada

TÉRMINOS VISITADOS  


TÉRMINOS RECIENTES

AGENDA CULTURAL
   Bodas de Sangre: Programación en Jaén
   Taller de creatividad dinamizado por Yanua para celebrar el Día Internacional del Libro Infantil
   Taller de fin de semana: Fotografía + Ciencia: fotografiando lo imposible



CON LA COLABORACIÓN DE



 

CONTRABANDO

VOLVER
Ver fotografŪas
La etimolog√≠a de la palabra remite al hecho de "ir contra el bando", contra la disposici√≥n legal, aunque este significado quede reducido aqu√≠ a la transgresi√≥n del orden legal mediante el tr√°fico de g√©neros de il√≠cito comercio. El objeto del contrabando es muy diverso seg√ļn los momentos y las √©pocas. En cada caso determinado fluct√ļa y se proyecta sobre aquello que en cada momento est√° prohibido en su tr√°fico o su comercio por la ley, as√≠ como a los g√©neros que escasean y permiten ping√ľes beneficios a sus contraventores. No es privativa la regi√≥n andaluza del fen√≥meno del contrabando, pero tal vez se trate de la zona donde este tr√°fico ilegal se produce con m√°s reiteraci√≥n que en ninguna otra. Casi todos los documentos de la √©poca hablan de una confirmaci√≥n geogr√°fica muy a prop√≥sito para la pr√°ctica de este delito, circunstancia que se une a la miseria secular de la regi√≥n y a una extraordinaria extensi√≥n costera vecina al continente africano, v√≠a casi siempre obligada del contrabando.

Unas veces se hace tr√°fico ilegal de dinero, como ocurre en la segunda mitad del siglo XVII; otras veces son los animales, como el caballo, en una regi√≥n en que √©stos abundan y cuando una copiosa legislaci√≥n protege a este animal. En otras ocasiones en que las guerras asolan el pa√≠s "guerras carlistas", son las armas objeto de un persistente contrabando. Muchas veces son los tejidos, cuando las f√°bricas espa√Īolas de la seda protegen y, en cierto modo, estancan los productos; tambi√©n los g√©neros coloniales que tienen su momento por consecuencias del comercio ultramarino. Pero, sin duda, es el tabaco "y lo sigue siendo durante mucho tiempo" el g√©nero m√°s abierto y codiciado del contrabando, por la importancia que adquiere en tiempos de Felipe IV su comercio y asiento. Toda Andaluc√≠a es un foco inmenso de contrabando de este producto o de cacao.

En nuestra comunidad autónoma los delincuentes de este género escriben una verdadera epopeya de lucha y sangre con los ministros del antiguo Resguardo, los Escopeteros de Andalucía, los Guardas fijos de la Costa de Granada, los Carabineros Reales, la Guardia Civil o cualesquiera fuerzas o funcionarios que se encargan siempre de su represión en beneficio de la Hacienda real o del Estado.

La p√©rdida de Gibraltar * ¬†en 1704, ratificada m√°s tarde por el Tratado de Utrecht el 3 de julio de 1713, abre las puertas a un contrabando furibundo, que ya el 14 de diciembre de 1750 se hace patente por el capit√°n general de Andaluc√≠a al ministro Marqu√©s de la Ensenada con motivo de la fundaci√≥n de la Compa√Ī√≠a de Escopeteros de Getares para guarecer la zona del contrabando y el comercio il√≠cito que se produce a trav√©s de Gibraltar.

Geografía del contrabando.  Las localizaciones del contrabando andaluz coinciden, en gran medida, con las del bandolerismo. Los límites de las provincias de Sevilla, Córdoba y Málaga, los pueblos de Cuevas Bajas y Cuevas Altas, Encinas Reales y Rute se mencionan en la Instrucción, y se faculta a Juan Ortiz para vigilarlos estrechamente y entregar cualquier vecino sospechoso que se emplee en el contrabando. Pueblos dedicados especialmente al contrabando de tabaco primordialmente son Estepona, Ronda y Marbella en Málaga, y Lucena en Córdoba; todos ellos de indudables resonancias bandoleras, asociados "como Ronda", al nombre del gran perseguidor de contrabandistas y malhechores, el famoso Mil Hombres, Francisco Romero Paloque, o, patria "como Lucena" de célebres contrabandistas como el propio Francisco Esteban. Igualmente, destaca la ciudad de Cádiz, principalemente desde que suplanta a Sevilla como cabeza del comercio ultramarino.

Un informe del coronel José de Alabes, comandante del Cuerpo de Escopeteros Voluntarios de Andalucía, aclara la ruta del contrabando: Lucena, Carcabuey, Cuevas Altas, Algarinejo, Rute, Iznájar, Cuevas Bajas y Montefrío. Su informe, que lleva fecha de 16 de abril de 1782, asegura la aprehensión de 15 caballos, 80 libras de tabaco de Brasil, 14 escopetas, tres trabucos y ocho pistolas.

Desde 1730 a 1787 los contrabandistas tienen a maltraer al Gobierno. Llevan tabaco del Brasil a los pueblos de Andalucía y lo venden delante de los mismos administradores o estanqueros, como pasa en La Rambla (Córdoba) a fines de 1789, no sin que el mismo secretario de Hacienda, Lerena, tenga noticia del hecho y ordene a la Chancillería de Granada y a la Audiencia de Sevilla que los prenda y ahuyente. El escándalo es notorio y las personas implicadas, de relevancia social, como en el caso de los eclesiásticos.

Las especias son otros de los objetos de contrabando, y el azafr√°n, entre ellas, un art√≠culo codiciad√≠simo y de alto valor comercial. El asalto a un arriero que desde Jerez a √Čcija conduce una cantidad importante de libras de azafr√°n motiva el prendimiento de la famosa Cuadrilla de los Berracos.

Las Compa√Ī√≠as de Infanter√≠a Fija de la costa de Granada son un firme baluarte frente al contrabando. Vigilan m√°s de 400 millas en la extensi√≥n de la costa, desde Tarifa hasta Almer√≠a y guarnecen en sus destinos Estepona, Marbella, V√©lez, Almu√Ī√©car, Motril, Vera, N√≠jar, Adra y Almer√≠a, donde se ubican dos Compa√Ī√≠as. Aunque muy eficaces, nunca pueden desarraigar el contrabando ante la imposibilidad de luchar contra √©l en evidente inferioridad de condiciones; un sueldo muy bajo, mal armamento, soldados reclutados entre la propia gente del pa√≠s, son entre otras muchas e importantes razones las causas de su parcial utilidad. Otro intento se realiza por el Gobierno en 1830, a√Īo en el que vuelve a crearse una comisi√≥n especial para la persecuci√≥n del contrabando en las provincias de Andaluc√≠a, que se pone bajo el mando del intendente honorario de provincia, Juan Manuel Chac√≥n. El √©xito de la comisi√≥n es del agrado del rey, porque en enero de 1831 se sustituye a Juan Manuel Chac√≥n por el intendente de rentas de la provincia de Jerez de la Frontera, Jos√© Villa y Front√≠n. Las partidas comandadas por este √ļltimo se encuentran repartidas por la mencionada poblaci√≥n gaditana, Sevilla, C√≥rdoba, M√°laga, Granada, Ja√©n y el Campo de San Roque. Es evidente que el mal no se soluciona y que el contrabando contin√ļa creciendo y constituyendo una alarma para el poder p√ļblico en este primer cuarto del siglo XIX.

El corregidor de Ronda, el 17 de agosto de 1821, en una exposici√≥n dirigida al ministro de Gracia y Justicia dice: "La topograf√≠a de este pa√≠s √°spero por naturaleza, car√°cter poco laborioso y miseria en lo general, cebaron en el tiempo del imperio revolucionario a estos habitantes en fraude del contrabando, para cuyo objeto se prostituyen toda clase de personas sin distinci√≥n de clase ni estado, depositando gruesas sumas en dicha Plaza de Gibraltar diariamente, y formando almacenes de g√©nero y tabaco en los pueblos de Grazalema, Ubrique, Benaocaz y otros"; y a√Īade: "acostumbrados a tal vida, llegada la gloriosa restauraci√≥n en el a√Īo anterior, no es posible en d√≠as ni velar des√≥rdenes de tanto tiempo, m√°xime cuando estos pueblos en lo com√ļn de corto vecindario son manejados por Alcaldes de su misma vecindad que son los primeros contrabandistas". En 1824, el subdelegado de Polic√≠a de Ronda da cuenta al regente de la Chanciller√≠a de Granada del escandaloso contrabando que hay en los pueblos de Cortes de la Frontera, Grazalema, Benaocaz, Jimena, Benaoj√°n, Casares e Igualeja y dice "ser muy raro el vecino de toda clase que no se ocupa exclusivamente de aquel vicio". Las acciones armadas contra el contrabando llegan a ser en ocasiones verdaderas acciones de guerra ( -> v√©ase Carrasquilla, Acci√≥n de la ).

A menudo, el contrabando encuentra un gran apoyo en funcionarios venales, quienes facilitan el camino a las partidas. Aunque lo tendr√°n m√°s dif√≠cil a partir de 1844 con la creaci√≥n de la Guardia Civil, que conseguir√° disminuir de una forma acusada la virulencia con que se hab√≠a producido el contrabando en los a√Īos anteriores. ( -> v√©ase Bandolerismo ).

 
ZONA DE USUARIOS
Usuario:
clave:
 

MUSEOS ANDALUCES
Almería
Museo de Almería
C√°diz
Museo de C√°diz
Córdoba
Museo arqueológico y etnológico
Granada
Museo de la Alhambra
Granada
Parque de las ciencias
Huelva
Museo de Huelva
Jaén
Museo de Jaén
M√°laga
Museo Carmen Thyssen
M√°laga
Museo de M√°laga
M√°laga
Museo Interactivo de la M√ļsica
M√°laga
Museo Picasso M√°laga
Sevilla
Centro Andaluz de arte contempor√°neo
Sevilla
Museo Arqueológico


AndalucŪa Cultura
   Andalupedia © 2013 - Todos los derechos reservados      Señas de identidad      Aviso legal      Créditos  21 de mayo de 2024